Lo “público”: ineficaz, lento, caro… y, por si fuera poco, “corrupto”

27 Abr
 En medio de un imparable proceso de “saqueo” y “privatización” de lo público, con la escusa de esta “bendita crisis”. Cansados ya de oír una y otra vez la cantinela de que “lo publico” (= lo de “todos” y para “todos”) es “ineficaz, lento y caro”…

Cansados de nuestros políticos (aquellos en los que hemos confiado nuestro voto con el fin de que “gestionen” lo de todos), o mejor dicho: cansados de que sean precisamente los encargados de defenderlo, los primeros en apuntarse a las campañas de ridiculización.

Hartos de ver cómo “dilapidan” de mala manera los servicios esenciales (“Perdón: quería decir externalizan”)…. asistimos a una vuelta de tuerca más en esta espiral de rebajas, regalos y privatizaciones.

Lo público no sólo no funciona, sino que es un verdadero peligro para la integridad moral de los políticos. Y es que, a juicio de nuestro ministro de Hacienda, las empresas públicas son un “pozo sin fondo de corrupción”. Se une así Cristóbal Montonro a lo que doña Esperanza Aguirre, dos años antes afirmó: “la corrupción es inherente a las instituciones”.

Vamos, que no hay políticos corruptos, sino “instituciones corruptas”. En consecuencia, al corrupto no hay que castigarlo, sino “compadecerlo”, pues el pobre, en el ejercicio de sus funciones (en un acto de entrega sin igual a la comunidad), ha sido atrapado por las garras de esa bestia maldita que es “lo público” y ha sido arrastrado contra su voluntad al foso de la corrupción.

 

 A este respecto, os dejo un artículo de Ramón Cotarelo (Catedrático de Políticas Públicas) en Público (5 de mayo del 2010) titulado “¿Instituciones o políticos corruptos?

En 1980, Ronald Reagan ganó las elecciones presidenciales con el lema El Estado no es la solución sino el problema. En 1987, Margaret Thatcher dictaminaba en una revista para mujeres que “la sociedad no existe”. Hace unos días, Esperanza Aguirre completó el cuadro de hostilidad y desprecio hacia lo colectivo y lo público al afirmar que “la corrupción es inherente a las instituciones”.

No son exabruptos, sino manifestaciones de la lógica liberal y neocon: no al Estado, a la sociedad, a las instituciones. Sustituidos por la desregulación, el individualismo de rapiña, la ley del más fuerte o de quien mejor saquee las arcas públicas. No es contradictorio que quienes demuestran tal animadversión hacia los mecanismos tradicionales de protección de los intereses generales formen partidos políticos, se presenten a las elecciones y gestionen las instituciones del Estado concebidas para proteger a la sociedad civil.

Los políticos no son igualesLo hacen con la finalidad de dinamitarlas para que se expandan la codicia, el muy famoso y siempre mal interpretado ¡enriqueceos! y se obtengan resultados tan óptimos como la actual crisis mundial en donde, gracias a la falta del Estado y las instituciones y al imperio de la desregulación, la inmensa mayoría se arruina y una exigua minoría se enriquece.

La idea de que la corrupción es inherente a las instituciones es un intento de desviar la responsabilidad de las fechorías de los presuntos corruptos sobre los mecanismos de que se valen, y una muestra de ignorancia y mala fe. Ignorancia porque no sabe que, siendo las instituciones puros medios o instrumentos, carecen de toda condición inherente. Y ya no digamos si, dada la flexibilidad del concepto institución, recordamos que la más característica de nuestra sociedad es la familia. Mala fe porque el matiz de que lo que importa no es que la corrupción se dé, sino si se toman o no medidas cuando se haya dado, viene a decir que carece de sentido la actividad preventiva de comportamientos ilícitos y sólo lo tiene la punitiva.

O sea, la corrupción únicamente es condenable si se detecta; si no se detecta, forma parte de las reglas del juego de unos políticos que entienden su mandato como una ocasión de enriquecerse personalmente o facilitar que lo hagan los parientes y allegados. No pueden ser corruptas las instituciones, sino los/as políticos/as que las ocupan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: