Manual para evitar dar explicaciones sobre la corrupción

13 Jul

Recogido del blog “sinsentidocomun“, de “eldiario.es”.

  • El Partido Popular está agotando las formas de no dar explicaciones sobre los distintos casos de corrupción que le asolan, creemos que necesitan ayuda.
  • Sinsentido Comun “Excusas Lab Fest” (Un festival de verano que hacemos para escaquearnos de cosas) presente algunas ideas.

Reconozcamoslo: partimos de un listón muy alto. Salir a dar explicaciones embutido en una pantalla de plasma es una genialidad dificilmente superable y que nos lo pone muy difícil a la hora de plantear innovaciones a la hora de escaquearse ante graves casos de corrupción. Sin embargo, tras una intensa sesión de trabajo en el Excusas Lab Fest hemos sacado algunas ideas posibles para que el gobierno siga batiendo marcas en el arte de marer la pérdiz mientras aquí fuera, por decirlo suavemente, vamos muriendo.

Proponemos distintos paquetes según la urgencia, nivel de imputación o fecha y lugar de vacaciones del interpelado:

Nociones Básicas: Ninguno de los métodos anteriormente utilizados deberá ignorarse. No por manidos dejan de ser eficaces.  Se pueden poner encima de la mesa y apostar por ellos gracias a su probada e irritante capacidad para la urticacia social. El y tú más el viejo quiebro de la responsabilidad institucional (ojo, para nada incompatible con el primero y hará de paso las delicias de la oposición)

Nociones Básicas Premium: Denunciar a Anonymous ha sido un golpe de efecto que, la verdad, no esperabamos, y que merece todo el aplauso.

A evitar: Hacer campañas defendiendo el honor en redes sociales. Suelen terminar en mofa y son poco productivas. Los hashtags los  carga el diablo, ya lo sabemos.

DECÁLOGO DE BUENAS PRÁCTICAS PROPUESTO POR EL EXCUSAS LAB FEST

  1. El silencio es su mejor arma. Si no puede contenerse y estar callado, puede graznar, maullar, píar y hasta poner querellas, pero, ante la duda, y si es preguntado, haga como Gonzalez Pons: eche los brazos al cielo, de tres vueltas y manifieste posesión infernal.
  2. La tradicional “ bomba de humo Ninja“, especial para ruedas de prensa, comparecencias públicas y saraos. Aquí un simpático ejemplo.
  3. Amenaza terrorista: Está un poco vista pero puede funcionar. Requiere el uso de fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, pero ¿acaso no están ahí para servirte? La alternativa es la Llamada por Falso Aviso de Bomba. Inolvidable.
  4. Abducción alienigena: A partir del sexto mes de no dar explicaciones empieza a ser recomendable lanzar este tipo de órdagos.
  5. Golpe de Estado: Socorrido, pero costoso y a la gente no suele gustarle por lo de los Derechos Humanos. Ojito con eso.
  6. Silbido y Tarareo: Al rato es molesto y probablemente la gente se vaya marchando. Un ejemplo del presidente del gobierno exponiendo su plan económico.
  7. Dimisiones falsas: Se dice que alguien va a dimitir. Pongamos Ana Mato (un poner) y luego no hace falta que dimita. Si los periodistas preguntan siempre puede decir que es otra persona que se le parece. O su doble malvado. Tampoco preguntan tanto así que tirando.
  8. Viva dentro de una tele… No. Este ya lo ha hecho. Vale. Viva dentro de una tele que está dentro de una tele. Rollo trompe l’oeil muy currado. Se puede conseguir y dará para ensayos de ciencia ficción.
  9. Méese encima en una rueda de prensa: OJO, muy importante no mear a otras personas. No es lo mismo finjir senilidad que representar gráficamente el “Nos estan meando y dicen que llueve”. Otra opción es fingir un orgasmo repentino. A Rafa Nadal le funcionó.
  10. Compre a los ciudadanos: Es caro, pero puede resultar. A partir de un determinado nivel de corrupción se puede hablar incluso de reparto de beneficios. Hablamos eso si de negocios muy millonarios. Tipo “El Ladrillo” (para más información ver los años noventa y/o estafa inmobilaria).

DISCLAIMER

Este post es falso, no creemos que el gobierno necesite ayuda para no dar explicaciones, de momento se le da bastante bien porque han decidido que la democracia es un monologo y el ejercicio de la misma el único delito sobre el que merece la pena hablar o legislar. Así, quienes revindican sus viviendas, su salud o su educación son delincuentes y quienes roban sin dar explicaciones, son demócratas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: