Platón, Gallardón y el “mundo de las Ideas”.

29 Ene

¿Quién dice que Platón no sigue vivito y coleando en nuestros días? El Mundo inteligible, ese en el que nuestro pensador situaba la verdadera realidad (aquella de la dimana el ser, la verdad y la justicia), está hoy tan presente como cuando el filósofo griego tuvo a bien crearlo.

Gallardón

Es cierto que ya no quedan sofistas a los que rebatir. Mejor dicho: son los nuevos sofistas (los de nuestro tiempo) los que curiosamente ahora se apuntan al carro de lo inmutable. Situados desde la altura intelectual y moral que ofrece ese “plano de realidad superior”, movilizan todas sus energías para condenar cualquier disidencia y discrepancia, calificándola de “relativismo”, “peligro” o “amenaza”, bien sea contra la democracia, la fe, las rectas costumbres, los valores morales, la “Marca España”, los derechos del “no nacido”… De paso, consiguen algo realmente sorprendente: que nadie pueda atreverse a cuestionar sus afirmaciones, por tratarse de verdades inmutables y absolutas (quizás por lo infundado de las mismas).

Veamos un ejemplo. El Ministerio de Justicia, dirigido por el señor Gallardón, con el fin de legitimar la “Contrarreforma de la Ley del Aborto” y conseguir que, a pesar del retroceso que supone, obtenga el visto bueno por parte de la opinión pública, ha tenido la brillante genialidad de afirmar que dicha ley tendrá un impacto económico “neto positivo, por los beneficios esperados, debido al incremento de la natalidad,

Consecuentemente cuestionar la Contrarreforma del aborto es poco menos que oponerse a que España salga de la crisis. Defender el derecho de la mujer a decidir sin intromisiones (y del no nacido a tener una vida digna) es tanto como apostar por más paro, más pobreza, más desesperación.

Desde esta perspectiva (desde ese “otro mundo” al que apelan -la esfera económica-), lo que hace legítima una ley, lo que la hace justa, no es su contenido, sino las supuestas ventajas económicas que traerá; ventajas que, por otra parte, no es necesario documentar o justificar…

¿Acaso la sola mención de “beneficios netos positivos” no es ya de por sí una legitimación en toda regla?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: