Tag Archives: brecha salarial

“Es un engaño que el trabajo asalariado sea la clave para liberar a las mujeres”. Silvia Federici

8 Abr

8/4/2018

https://m.eldiario.es/economia/engano-trabajo-asalariado-liberar-mujeres_0_262823964.html

Anuncios

El feminismo boomerang (Barbijaputa)

30 Mar

31/3/2018

“El feminismo no se va a dejar engañar a estas alturas de la película por mujeres conservadoras con poder, que usan la lucha feminista como un boomerang: la lanzan cuando les sacan los colores y la esconden cuando son el resto de mujeres quienes más la necesitan. El feminismo es una forma de entender la política, y también la vida: cuidar unos de otras y viceversa, mirar por el bien común, acabar con las opresiones y hacerlo de forma transversal

“No por haber mujeres en el poder, las cosas van a hacerse de otro modo. Por eso, una cosa es la paridad y otra la liberación de las mujeres. Y por eso no da igual a qué partido votes”

Cristina Cifuentes: “no iré a la huelga del 8 de marzo”

22 Feb

22/02/2018

Cristina Cifuentes (defensora incansable del ejercicio del derecho a huelga -tal y como demostró años atrás, siendo Delegada del Gobierno en Madrid-), no irá a la huelga del 8M. En primer lugar, por “ser el día de la mujer trabajadora” (menudo contrasentido sería “hacer huelga” el día de la mujer “trabajadora”); en segundo lugar, por encerrar dicha huelga en su opinión, “motivos políticos”; algo que, por el tono de sus palabras, suena a “asunto poco limpio”, algo “tóxico”, “nocivo”, “turbio”… (Por cierto: no habría que tomarse el comentario a la ligera, aunque solo sea por el hecho de que Cifuentes lleva unos cuantos años metida en “cosas políticas”).

Preguntada si, en su opinión, la huelga del día 8 es “contra la brecha salarial o contra el gobierno”, responde… con un poco de todo (nada de que “un plato es un plato y un vaso en un vaso”).

En concreto: que ella defiende como la que más el “derecho a huelga”; que, como no podría ser de otro modo, está en contra de la brecha salarial (que “debería ser ilegal… vamos, que es ilegal” y su gobierno lo hace muy bien); y, por último, que si no va a hacer huelga (ella que “no entiende el concepto de vacaciones”), una huelga convocada precisamente en contra de la brecha salarial, es porque la huele a huelga “política”.

¿Supone esto que, hoy por hoy,  términos como “feminismo”, “igualdad” y “política” son incompatibles en ciertos espacios?

Por qué Arrimadas tiene razón | ctxt.es

3 Feb

3/2/2018

Inés Arrimadas insiste en rechazar la huelga feminista del 8M porque esconde “cuestiones ideológicas”

2 Feb

3/2/2018

Inés Arrimadas, al igual que el resto de Ciudadanos, ya había mostrado su rechazo a la huelga feminista. Fuentes de la dirección aseguraron a eldiario.es que esta convocatoria tiene “un componente ideológico y partidista” y que, por tanto, no participarían en ella.

Nosotros respetamos la huelga feminista del 8 de marzo pero consideramos que no es la mejor opción mezclar la igualdad con cuestiones ideológicas“, ha apuntado la líder de Ciudadanos en Catalunya. Para Arrimadas “no es la mejor opción reivindicar un derecho que es de todos con cuestiones ideológicas“.

Este mismo sábado, en La Sexta Noche, Inés Arrimadas aseguraba que algunas reivindicaciones del movimiento 8M “van contra el sistema capitalista“.

 

“No nos metamos en eso” (M. Rajoy y la igualdad de género)

25 Ene

25/1/2017

Cuando ayer, miércoles 24 de enero,  el señor Mariano Rajoy fue preguntado por un locutor de Onda Cero acerca de si el gobierno debería intervenir para acabar con la brecha salarial existente entre hombres y mujeres, éste respondió lo siguiente:

“No nos metamos en eso, eh. Demos pasos en la buena dirección, que normalmente es como mejor se resuelven los problemas”. 

¿Qué decir de todo esto? Dejando a un lado lo de “eh” (y reflexiones del tipo “un vaso es un vaso y un plato… no”), nos atrevemos a deducir unas cuantas cosas:

  • En primer lugar, queda claro que a M. Rajoy le gusta (como buen “runner”) “dar pasos” en la “buena dirección”; aunque, dicho esto, no nos resulte demasiado fácil saber “cuál” ha de ser esa dirección “buena” (si es que la hay), ni tampoco si es cierto que hay una dirección más allá de la que nos vaya marcando el “dios mercado“, sus profetas y sacerdotes.

  • En segundo lugar, que eso de dar pasos en la “buena dirección” debe consistir en “no meternos en eso”; esto es: dejar las cosas como están o como van estando, aunque estén como estén o estén de “déjamela estar”. También se puede deducir que, para este señor,  “normalmente”, lo normal es que los problemas se resuelvan solos… O no se resuelvan y, a fuerza de convivir ellos, los consideremos como “de la familia”. Problemas como el paro juvenil, la precariedad laboral o esa especie de “privilegio” de verme obligado a firmar un contrato basura; la falta de pluralismo informativo, los sueldos de miseria, los casos “aislados” de corrupción política (y empresarial), los sobres negros, la financiación ilegal de políticos y partidos, los Gürtel, los Pokemon, los Taula, los Lezo y los Campeones y así hasta más de 70 casos abiertos ante la justicia;  los desahucios y los rescates a la banca (esa banca que desahucia sin miramientos); la manipulación televisiva,  el control político y económico de los medios de comunicación, la LOMCE, el impuesto al sol, la violencia de género, las privatizaciones y externalizaciones de lo público, las puertas giratorias para los de siempre, todos esos “Wert” que ven como sus “destrozos” en materia educativa y social son generosamente premiados, con generosos sueldos y retiros en embajadas y “parises”; los niveles escandalosos de pobreza con los que convivimos desde hace más de ocho años; el reparto desigual de esa “recuperación económica“, en la que un 1% se ha beneficiado del 40% de la misma; la pérdida de poder adquisitivo entre los jóvenes trabajadores en un 33%, en relación al 2008, la sangría de los Máster (algunos de dudosa utilidad para el que lo paga), la mala educación de Andrea Fabra; la persecución a tuiteros, titiriteros y raperos, por fiscales y jueces que “nada tienen que ver con el poder ejecutivo”; las leyes hechas para robagallinas, las vallas de Ceuta y Melilla, los abusos cometidos en los CIES contra los extranjeros, las concertinas del PP, las devoluciones en caliente -denunciadas por la UE y la comunidad internacional, la persecución a Helena Maleno por impedir que el Mediterráneo se trague a más seres humanos; el conflicto olvidado de Yemen (porque, mientras siga olvidado, no resultará tan escandaloso que la “marca España” sea co-rresponsable de las matanzas de civiles en ese país); la ley mordaza que tan “buenos miedos” está dando; la presencia de un país llamado España en el Consejo de Derecho Humanos de la ONU (a pesar de vulnerar día tras días muchos de esos mismos derechos)…
  • En tercer lugar: que a fuerza de hacer del “no hacer” un verdadero arte, M. Rajoy acaba por convencerse de que lo correcto y “normal” es no protestar, no reivindicar, no exigir nada a este señor y al gobierno de la inacción. En definitiva: pasar de ciudadanos a súbditos (dóciles, buenos…)
  • Por último (y, sin lugar a dudas, lo más importante) que “eso”, “eso” que no nombra (no vaya a ser que exista o sea real o relevante o problemático), “eso” en lo que “no nos debemos meter”, “eso” que “nos aleja de la buena dirección”, “eso” que no resuelve problema alguno, sino que lo acrecienta; “eso” tan terrible no es otra cosa que la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Es posible que lo terrible de ese “eso”, sea el hecho de que suena a  “feminismo”, suena a “mujer”.

Por cierto: parece ser que M. Rajoy dijo lo que dijo, porque “estaba resfriado”. Cuánto mejor volver a los tiempos del plasma.

Brecha salarial entre hombres y mujeres y nivel educativo

30 Jun

30/6/2016

En 2014, el sueldo bruto medio anual fue de 22.858 euros. Sin embargo, esa cifra oscila hacia arriba o hacia abajo en función del sexo: el salario medio de los hombres fue de 25.727 euros anuales frente a los 19.744 euros de las mujeres. La última Encuesta de Estructura Nacional  que ha publicado el INE cifra la brecha salarial en el 13,3%, aunque lo hace teniendo en cuenta la ganancia corriente por hora y no contabiliza otros pluses y remuneraciones extra que aumentan la desigualdad. Otros estudios, como el de la OIT, la eleva hasta el 17%, o hasta el 24% en el caso de un informe de UGT con datos del INE.

1. Formación. Los datos del INE muestran que los sueldos de los trabajadores cualificados son, en general, superiores a lo de los no cualificados. Sin embargo, incluso entre las personas con más formación la brecha salarial se mantiene e, incluso, se ensancha. Entre los trabajadores con educación primaria, el sueldo medio de las mujeres es 6.500 euros más bajo que el de los hombres. Si hablamos de personas con licenciaturas y doctorados, esa diferencia se amplía a los 9.500 euros.

brecha salarial nivel educativo

2. Por sectores. La brecha existe en los tres grandes sectores de actividad: industria, construcción y servicios. Sin embargo, es en construcción, donde hay menos presencia femenina, donde es más estrecha. Contrariamente, servicios, un sector muy feminizado, registra una diferencia ostensible entre los salarios de hombres y mujeres: ellos cobran de media 25.198 euros al año mientras que ellas perciben 19.477 euros. En este sector trabajan, por ejemplo, las camareras de hotel, cuya precariedad laboral han denunciado colectivos de trabajadoras y sindicatos. La brecha en la industria es similar a la de la construcción.

3. Edad. Es entre las personas más jóvenes donde las diferencias salariales se estrechan. Sin embargo, a partir de los 35 años, cuando la presencia de hijos y de otras cargas familiares es más frecuente, las diferencias comienzan a aumentar. Las trabajadoras de entre 35 y 44 años cobran cerca de mil euros menos que los trabajadores de esa edad. La brecha pasa a ser de 4.000 euros en la franja e edad que va entre los 45 y los 54 años y se mantiene parecida por encima de esa edad.

brecha salarial edad

4. Más presencia en los salarios bajos. El INE señala que casi el 13% de los trabajadores tienen ganancias bajas. De ellos, el 64% son mujeres. Hay más mujeres que hombre entre los trabajadores que cobran el salario mínimo interprofesional (655 euros al mes) y también son más las que lo superan pero siguen sin llegar al salario más frecuente (16.500 euros anuales). La situación se invierte entre los salarios altos, que cobran más hombres que mujeres.

5. Antigüedad. El tiempo en el puesto de trabajo tampoco evita la brecha salarial. Independientemente de si la antigüedad es de un año o de veinte, la diferencia entre los sueldos medios de hombres y mujeres ronda los 5.000 euros.