Tag Archives: democracia

La anestesia democrática del nacionalismo español | ctxt.es

23 May

23/5/2018

http://ctxt.es/es/20180418/Firmas/19083/nacionalismo-Espa%C3%B1a-Ignacio-Sanchez-Cuenca-Catalunya.htm#.WwQchumiuyU.twitter

Anuncios

Las sentencias por enaltecimiento del terrorismo se multiplican por cuatro desde que ETA dejó de matar

21 Abr

22/4/2018

https://www.eldiario.es/politica/Enaltecimiento-terrorismo-delito-multiplico-ETA_0_762923970.html

“Los borbones son unos ladrones”: los raperos desafían a la ley mordaza

9 Abr

9/4/2018

Rapear no es delito. Sin embargo, Valtonyc, Pablo Hasel o La insurgencia irán a la cárcel por sus canciones. Ahora, 13 raperos ponen voz al tema Los borbones son unos ladrones, una “autoinculpación musical colectiva” para reivindicar la libertad de expresión y condenar “la represión” que sufren los músicos condenados por injurias al rey y/o por enaltecimiento del terrorismo.

El videoclip, grabado en la antigua cárcel Modelo de Barcelona, cuenta con la participación de bandas y artistas como Frank T, Sara Hebe, Elphomega, Rapsusklei, Clara Peya, Machete en Boca, Homes i Dones Llúdirga, La Raíz, Ira, Los Chikos del Maíz, Tribade, Def Con Dos, Noult y Zoo.

El título de la canción recuerda a una de las rimas por las que Valtonyc ha sido condenado a tres años y medio de prisión. “Rapear no es delito. En las cárceles los más débiles, los más pobres, ¿es o no? En Ginebra los patriotas escondiendo el montón”, comienza la canción que desafía a la Justicia.

PRESOS POLÍTICOS: La fuerza del Estado de la fuerza – Público

24 Mar

24/3/2018

Ana Pardo de Vera.

“”La fuerza del Estado” se invoca, sobre todo, desde las cargas policiales del 1-O (la única violencia y que Llarena omite) como una cuestión de fe (“¿A quién se le ocurre desafiar al Estado?”) Como si el Estado fuera una deidad patria inamovible, intachable, incorrupta e inmutable en lugar de un conjunto de instituciones, poderes y leyes conformadas durante 40 años por seres humanos con mejor o peor intención, con mayor o menor acierto, pero imperfectos en todo caso y nunca atemporales.

La decisión de Llarena, sus argumentos políticos y profundamente ideologizados en el sentido opuesto al independentismo (que no es la unidad, sino la uniformidad y negación de la diferencia territorial, entre otras), no constituyen “la fuerza del Estado”, sino el Estado de la fuerza de un sistema que adaptó la dictadura a una democracia limitada y conformada por una red de poderes que buscan su supervivencia, empezando por la monarquía inútil y terminando por un parlamento configurado gracias a una ley electoral obsoleta que no responde ante la sociedad sobre la que legisla.

Ver en el independentismo el gran problema del Estado -de este Estado de la fuerza- es un error de luces cortas que nos deja indefensos ante esa red de poderes enquistados y corrompidos dispuestos a perpetuarse como sea. El independentismo, de hecho, solo es uno de los objetivos a abatir por “la fuerza del Estado” de la fuerza””.


En este punto, termina el artículo. Pero cabría identificar otros muchos objetivos a “abatir” por ese “Estado de la fuerza”. Por ejemplo todo atisbo de crítica o disenso por parte de artistas, humoristas, twiteros, internautas anónimos, titiriteros, raperos…, así como toda protesta social, más o menos organizada, canalizada a lo largo de estos años por movimientos ciudadanos como el 15M, la PAH, las “mareas” y plataformas creadas en defensa de servicios públicos…

En la misma línea, un Estado así caracterizado, asume como objetivo irrenunciable el de intervenir ante cualquier posible freno o limitación a los beneficios de los “grandes”: “sus” grandes. Para ello no duda en aniquilar derechos básicos de los trabajadores (llevando a cabo “reformas” “laborales”, “fiscales”, “mentales”…), como tampoco duda en vaciar la hucha de los pensionistas, “rescatar” bancos y autopistas (que no las vidas de esos refugiados que se ahogan en el mediterráneo) y/o trocear servicios públicos (sanidad, educación, pensiones…) con el fin de repartir las porciones entre sus golosos amigos.

Independientemente de que los enemigos a abatir por ese “Estado de la fuerza” sean independentistas, trabajadores o el mismo modelo de Estado de Bienestar, la lógica para conseguir su aniquilación es la misma: fabricar distorsiones (falsear la realidad) e infundir todo tipo de miedos en los ciudadanos.

Quizás haya que pensar que el miedo no es un error en el sistema (algo a combatir o erradicar), sino un elemento esencial para el funcionamiento “correcto” de un sistema (el capitalista), profundamente injusto y desigual. Porque, ¿sería posible que un sistema como el actual perviviera sin tantos “miedos” (y sin consumo)?

Estrasburgo, a lo Barrio Sésamo | ctxt.es

15 Mar

12/3/2018

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España por atentar contra la libertad de expresión (…). Hoy sabemos lo que piensa el Tribunal de Estrasburgo sobre que en nuestro país se persiga y se condene a prisión a dos jóvenes por quemar un retrato de los reyes Juan Carlos y Sofía…

http://ctxt.es/es/20180307/Firmas/18340/Espana-justicia-libertad-expresion-Estrasburgo-sentencia.htm#.WqlBP-eNd5Q.twitter

Una agencia de la UE concluye que las ONG sufren “amenazas y presiones inaceptables” en Europa

2 Feb

2/2/2018

En un escenario mundial de violencia creciente contra los defensores de derechos humanos, las ONG y las entidades sociales que operan en Europa sufren “un patrón de amenazas y presiones” en todo el continente. Así lo ha denunciado en un reciente informe la Agencia de los Derechos Fundamentales (FRA), un organismo independiente que asesora en esta materia a la UE y sus Estados miembros.

Además de las amenazas, ataques físicos y descalificaciones, las organizaciones están enfrentándose a cambios en la legislación que perjudican su actividad, a recortes de fondos y a una falta de participación en la elaboración de leyes y políticas.

Por otra parte, con frecuencia son blanco de un discurso político negativo que cuestiona “su legitimidad y su reputación” y “ridiculiza” sus actividades. Los efectos son varios: socava la confianza en las ONG, alimenta la hostilidad y la falta de seguridad, y desmotiva al propio personal.

El informe señala cómo algunas ONG y defensores en Europa han sido acusados de ser “agentes extranjeros” o “traficantes de personas”, según la Agencia. En este sentido, se muestra preocupada por  quienes defienden los derechos de los migrantes y recoge el caso de un activista que denuncia insultos por parte de policías en la frontera francesa, así como las amenazas recibidas el verano pasado por la defensora española Helena Maleno.

Por otro lado, varios países como Holanda, Suecia y España mantienen una legislación penal que prohíbe la difamación o el insulto a los funcionarios del Estado. “Los activistas necesitan con frecuencia criticar al Estado y pueden sentir menos poder si se enfrentan a sanciones criminales”.

Las rapadas del franquismo | ctxt.es

26 Dic

31/12/2017