Tag Archives: desigualdad económica

Yo quiero la clase media trabajadora que fuma Albert Rivera

12 Oct

13/10/2018

Anuncios

¿De tal palo, tal astilla? Profesiones que se heredan

11 Sep

11/9/2018

En la España actual existen grandes desigualdades en el acceso al factor más importante para el estatus socioeconómico (clase social y sueldo): el nivel educativo. Son los hijos e hijas de profesionales liberales quienes disfrutan de mayores oportunidades de conseguir un título universitario. También existe un alto grado de herencia de la ocupación entre padres e hijos, y que son las ocupaciones que conllevan la propiedad o gestión de pequeños negocios y grandes empresas, las profesiones liberales con sistemas exigentes de selección (jueces, magistrados, médicos) y las ocupaciones de baja cualificación del sector primario y servicios las que más se transmiten entre generaciones.

Por último, existe también una brecha de clase en la que los hijos de profesionales liberales (abogados, profesores de universidad, economistas) y empresarios son los que obtienen mayores ventajas en el mercado de trabajo en comparación con hijos de la clase obrera (albañiles) con el mismo nivel educativo. Por tanto, parece que, como indicaba Pau-Marí Klose en otro post en este diario, las clases-medias altas en España son capaces de acaparar las oportunidades tanto en el sistema educativo como en el mercado de trabajo, lo que conduce a situaciones indeseables para el bienestar del conjunto de la sociedad.

Solo el 4% de los niños españoles recibe servicios sociales de cuidados, frente al 40% de la UE | ctxt.es

5 Mar

5/3/2018

Nueve desahucios | ctxt.es

2 Mar

2/3/2018

“No nos metamos en eso” (M. Rajoy y la igualdad de género)

25 Ene

25/1/2017

Cuando ayer, miércoles 24 de enero,  el señor Mariano Rajoy fue preguntado por un locutor de Onda Cero acerca de si el gobierno debería intervenir para acabar con la brecha salarial existente entre hombres y mujeres, éste respondió lo siguiente:

“No nos metamos en eso, eh. Demos pasos en la buena dirección, que normalmente es como mejor se resuelven los problemas”. 

¿Qué decir de todo esto? Dejando a un lado lo de “eh” (y reflexiones del tipo “un vaso es un vaso y un plato… no”), nos atrevemos a deducir unas cuantas cosas:

  • En primer lugar, queda claro que a M. Rajoy le gusta (como buen “runner”) “dar pasos” en la “buena dirección”; aunque, dicho esto, no nos resulte demasiado fácil saber “cuál” ha de ser esa dirección “buena” (si es que la hay), ni tampoco si es cierto que hay una dirección más allá de la que nos vaya marcando el “dios mercado“, sus profetas y sacerdotes.

  • En segundo lugar, que eso de dar pasos en la “buena dirección” debe consistir en “no meternos en eso”; esto es: dejar las cosas como están o como van estando, aunque estén como estén o estén de “déjamela estar”. También se puede deducir que, para este señor,  “normalmente”, lo normal es que los problemas se resuelvan solos… O no se resuelvan y, a fuerza de convivir ellos, los consideremos como “de la familia”. Problemas como el paro juvenil, la precariedad laboral o esa especie de “privilegio” de verme obligado a firmar un contrato basura; la falta de pluralismo informativo, los sueldos de miseria, los casos “aislados” de corrupción política (y empresarial), los sobres negros, la financiación ilegal de políticos y partidos, los Gürtel, los Pokemon, los Taula, los Lezo y los Campeones y así hasta más de 70 casos abiertos ante la justicia;  los desahucios y los rescates a la banca (esa banca que desahucia sin miramientos); la manipulación televisiva,  el control político y económico de los medios de comunicación, la LOMCE, el impuesto al sol, la violencia de género, las privatizaciones y externalizaciones de lo público, las puertas giratorias para los de siempre, todos esos “Wert” que ven como sus “destrozos” en materia educativa y social son generosamente premiados, con generosos sueldos y retiros en embajadas y “parises”; los niveles escandalosos de pobreza con los que convivimos desde hace más de ocho años; el reparto desigual de esa “recuperación económica“, en la que un 1% se ha beneficiado del 40% de la misma; la pérdida de poder adquisitivo entre los jóvenes trabajadores en un 33%, en relación al 2008, la sangría de los Máster (algunos de dudosa utilidad para el que lo paga), la mala educación de Andrea Fabra; la persecución a tuiteros, titiriteros y raperos, por fiscales y jueces que “nada tienen que ver con el poder ejecutivo”; las leyes hechas para robagallinas, las vallas de Ceuta y Melilla, los abusos cometidos en los CIES contra los extranjeros, las concertinas del PP, las devoluciones en caliente -denunciadas por la UE y la comunidad internacional, la persecución a Helena Maleno por impedir que el Mediterráneo se trague a más seres humanos; el conflicto olvidado de Yemen (porque, mientras siga olvidado, no resultará tan escandaloso que la “marca España” sea co-rresponsable de las matanzas de civiles en ese país); la ley mordaza que tan “buenos miedos” está dando; la presencia de un país llamado España en el Consejo de Derecho Humanos de la ONU (a pesar de vulnerar día tras días muchos de esos mismos derechos)…
  • En tercer lugar: que a fuerza de hacer del “no hacer” un verdadero arte, M. Rajoy acaba por convencerse de que lo correcto y “normal” es no protestar, no reivindicar, no exigir nada a este señor y al gobierno de la inacción. En definitiva: pasar de ciudadanos a súbditos (dóciles, buenos…)
  • Por último (y, sin lugar a dudas, lo más importante) que “eso”, “eso” que no nombra (no vaya a ser que exista o sea real o relevante o problemático), “eso” en lo que “no nos debemos meter”, “eso” que “nos aleja de la buena dirección”, “eso” que no resuelve problema alguno, sino que lo acrecienta; “eso” tan terrible no es otra cosa que la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Es posible que lo terrible de ese “eso”, sea el hecho de que suena a  “feminismo”, suena a “mujer”.

Por cierto: parece ser que M. Rajoy dijo lo que dijo, porque “estaba resfriado”. Cuánto mejor volver a los tiempos del plasma.

La violencia de la “recuperación económica” (Oxfam Intermón)

24 Ene

24/1/2018

Según  Oxfam Intermón, España batió su récord de personas en situación de pobreza con 10,2 millones. A pesar de ello, el país ya cuenta con 25 multimillonarios en la lista Forbes.

Las recuperación económica se ha traducido en más desigualdad, denuncia Oxfam Intermón. Si se mira a la riqueza generada en el último año, el 1% más rico ha acaparado el 40% mientras que el 50% más pobre se reparte sólo el 7%.

Tener un salario no garantiza poder cubrir las necesidades básicas y dicen, mucha culpa es de la reforma laboral de 2012. “El 13,6% de los trabajadores son pobres en España, un récord después de tres años de crecimiento”.

Para los jóvenes es todavía más complicado, los que se enfrentan al primer empleo ahora, el sueldo es un 33% inferior al de hace una década. El Gobierno asegura que trabaja para acabar con estas desigualdades.

“Vamos mejorando salarios a medida que la recuperación económica se va consolidando“, dice el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

Amazon organiza unos juegos del hambre en los que todos los candidatos perderán

14 Dic

13/12/2017