Tag Archives: Educación pública

Pobreza y fracaso escolar.

25 Abr

25/4/2017.

Aunque se trate de artículos de hace unos años, siguen teniendo toda la actualidad. Todos ellos son accesibles a partir del siguiente enlace.

Con o sin trabajo, con o sin privilegios

24 Mar

24/3/2017

Un poco simplista, pero la idea queda bastante clara.

La década horrible de la universidad española, en cifras

3 Oct

2/10/2016

Desde que empezaron los recortes en 2008, los campus españoles han perdido fondos, alumnos y profesores, mientras las tasas suben y las becas bajan.

“No existen precedentes en estas últimas décadas de un impacto de estas características tan prolongado en el tiempo”, avisan los expertos

Algunos datos:

Brecha salarial entre hombres y mujeres y nivel educativo

30 Jun

30/6/2016

En 2014, el sueldo bruto medio anual fue de 22.858 euros. Sin embargo, esa cifra oscila hacia arriba o hacia abajo en función del sexo: el salario medio de los hombres fue de 25.727 euros anuales frente a los 19.744 euros de las mujeres. La última Encuesta de Estructura Nacional  que ha publicado el INE cifra la brecha salarial en el 13,3%, aunque lo hace teniendo en cuenta la ganancia corriente por hora y no contabiliza otros pluses y remuneraciones extra que aumentan la desigualdad. Otros estudios, como el de la OIT, la eleva hasta el 17%, o hasta el 24% en el caso de un informe de UGT con datos del INE.

1. Formación. Los datos del INE muestran que los sueldos de los trabajadores cualificados son, en general, superiores a lo de los no cualificados. Sin embargo, incluso entre las personas con más formación la brecha salarial se mantiene e, incluso, se ensancha. Entre los trabajadores con educación primaria, el sueldo medio de las mujeres es 6.500 euros más bajo que el de los hombres. Si hablamos de personas con licenciaturas y doctorados, esa diferencia se amplía a los 9.500 euros.

brecha salarial nivel educativo

2. Por sectores. La brecha existe en los tres grandes sectores de actividad: industria, construcción y servicios. Sin embargo, es en construcción, donde hay menos presencia femenina, donde es más estrecha. Contrariamente, servicios, un sector muy feminizado, registra una diferencia ostensible entre los salarios de hombres y mujeres: ellos cobran de media 25.198 euros al año mientras que ellas perciben 19.477 euros. En este sector trabajan, por ejemplo, las camareras de hotel, cuya precariedad laboral han denunciado colectivos de trabajadoras y sindicatos. La brecha en la industria es similar a la de la construcción.

3. Edad. Es entre las personas más jóvenes donde las diferencias salariales se estrechan. Sin embargo, a partir de los 35 años, cuando la presencia de hijos y de otras cargas familiares es más frecuente, las diferencias comienzan a aumentar. Las trabajadoras de entre 35 y 44 años cobran cerca de mil euros menos que los trabajadores de esa edad. La brecha pasa a ser de 4.000 euros en la franja e edad que va entre los 45 y los 54 años y se mantiene parecida por encima de esa edad.

brecha salarial edad

4. Más presencia en los salarios bajos. El INE señala que casi el 13% de los trabajadores tienen ganancias bajas. De ellos, el 64% son mujeres. Hay más mujeres que hombre entre los trabajadores que cobran el salario mínimo interprofesional (655 euros al mes) y también son más las que lo superan pero siguen sin llegar al salario más frecuente (16.500 euros anuales). La situación se invierte entre los salarios altos, que cobran más hombres que mujeres.

5. Antigüedad. El tiempo en el puesto de trabajo tampoco evita la brecha salarial. Independientemente de si la antigüedad es de un año o de veinte, la diferencia entre los sueldos medios de hombres y mujeres ronda los 5.000 euros.

Así fue la educación durante el franquismo

3 Feb

La plaza en una escuela pública no es más cara que en la concertada

14 Jun

Un informe desmiente que la plaza escolar pública sea más cara que la concertada

Sofia Pérez Mendoza (eldiario.es) 13/06/2014

  • Un estudio elaborado por el Área Federal de Educación de Izquierda Unida concluye que, en condiciones equiparables, al Estado le costaría lo mismo una plaza en la escuela pública que en la concertada.
  • El informe señala que la ratio de alumnos y profesores por aula y las condiciones salariales del personal, entre otras variables, explican la diferencia en el gasto medio anual por escolar
  • Los programas de diversificación curricular y la atención a estudiantes con necesidades educativas especiales representan un mayor porcentaje en la enseñanza pública que en la privada-concertada

¿La plaza en la escuela pública es más cara que en la concertada? Un informe elaborado por el Área Federal de Educación de Izquierda Unida y presentado este jueves desmiente una idea que ha sido repetida como un mantra para justificar el número creciente de conciertos educativos. Y es que, según datos del citado estudio, España está muy por encima del resto de la UE en porcentaje de enseñanza privada concertada: en el curso 2010-2011, representaba un22,6% de toda la educación primaria y secundaria, 16 puntos por encima del 6,5% de media en Europa.

Para derribar lo que han llamado un “tópico habitual para difundir el supuesto ahorro”, el informe denuncia que los cálculos de “gasto por alumno” comparativamente en la pública y en la privada-concertada no son del todo válidos porque “no están obtenidos a partir de condiciones equiparables”. Es decir, que no responden a criterios homogéneos por varias razones: la primera, que la inversión total en educación pública incluye ámbitos que la enseñanza privada no atiende (por ejemplo, la compensatoria o las enseñanzas en régimen especial); la segunda, que la ratio de estudiantespor aula y de docentes por grupo no es la misma y, por último, que no se consideran las diferentescondiciones salariales del personal que trabaja en los centros educativos.

Teniendo en cuenta estas tres variables, Izquierda Unida señala que, a igualdad de condiciones –esto es, con los mismos servicios, salarios y ratios–, el coste medio por plaza resulta casiidéntico en la enseñanza pública que en la privada-concertada: 4.185 euros frente a 4.184 en el año 2011. Y añaden que, sin equiparar –donde, apuntan, está el “engaño”– las cifras distan mucho entre uno y otro modelo: 4.185 euros de la pública por alumno al año frente a 2.944 en la concertada.

Gasto por alumno comparativamente entre la enseñanza pública y la privada. \ Informe El coste de la plaza escolar en la pública y en la concertada.

Gasto por alumno comparativamente entre la enseñanza pública y la privada. \ Informe El coste de la plaza escolar en la pública y en la concertada.

Esta diferencia se puede explicar, por ejemplo, si observamos los sueldos de los docentes. Según las conclusiones del estudio, el coste medio anual por profesor en la privada concertada es de 5.808 euros menos que en la pública.

El gasto de las Administraciones educativas dedicado a la enseñanza concertada ha pasado de3.207,4 millones de euros en el 2001 a 5.779,1 millones de euros en el 2011, incrementándose en 2.571,7 millones de euros. En esa década hay un crecimiento continuo del gasto total, de hasta 83,7 puntos. Sólo se registra una leve disminución en 2010 y 2011, fruto de las políticas de racionalización presupuestaria.

Gasto medio anual por docente en la enseñanza pública y en la privada concertada, según el informe de Izquierda Unida.

Gasto medio anual por docente en la enseñanza pública y en la privada concertada, según el informe de Izquierda Unida.

Tanto el número de escolares por grupo como el de docentes por aula también repercute en lo que supone para las arcas del Estado cada plaza escolar. El propio Consejo Escolar del Estado señala en este sentido que “el 68% de las diferencias de gasto público por alumno entre comunidades autónomas se explica por sus diferencias en la ratio alumno/profesor”.

De acuerdo con los cálculos que hace Izquierda Unida, la ratio de alumnos por clase es de 21,3 en la pública y de 22,6 en la privada-concertado. El ahorro, por tanto, tiene que ver, según el informe, con “un mayor número de escolares por aula y menos docentes por grupo”. También, apuntan, con un “total desinterés por ubicarse en áreas poco rentables, como las zonas rurales o los municipios de menor población, donde el coste medio por alumno es menor”. “Esto pone en evidencia que allá donde no hay negocio no hay educación concertada. Entonces, se queda en manos de la pública, que llega hasta el último rincón”, argumenta Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO.

El propio informe advierte, sin embargo, de que estos datos hay que tomarlos con todas las cautelas porque en las fuentes oficiales que toma como base el estudio (MECD, INE y Consejo Escolar del Estado), no aparecen desglosados los números referidos a los colegios concertados de los relativos a los privados. De modo que algunos de los datos que aporta el estudio, como las ratios o los salarios docentes, se han inferido a través de estimaciones.

Todas las cifras a las que se refiere el estudio son de 2011, lo que, según la CEAPA, no da una idea del contexto actual, “mucho peor que hace unos años”. “Si este informe se hubiera elaborado dentro de dos años, probablemente la plaza pública habría resultado ser más barata que la concertada porque se está dejando de invertir en lo de todos en favor de una educación que llaman de ‘excelencia’. O al menos esa es la imagen que quieren transmitir, aunque la realidad es bien distinta, y así lo ponen en evidencia los datos”, explica Jesús Salido, presidente de la confederación. Y se pregunta: “¿Y si la conclusión de este estudio apuntara hacia un mayor coste de la concertada, se haría por cambiar el modelo? Tenemos que ver que más que rentabilidad, que es una barbaridad en educación, es ideología”.

Menos adaptaciones curriculares

El abaratamiento teórico del coste por alumno se debe, según el informe, a otros factores que los propios datos del Ministerio de Educación ponen en evidencia. Por ejemplo, el menor número de programas de diversificación curricular que ponen en marcha los centros concertados. Según cifras de la cartera que dirige José Ignacio Wert, en el curso 2010-2011 el porcentaje de alumnado con adaptación de currículo representaba el 13,4% en el último ciclo de secundaria de los centros públicos, frente al 6,1% en los concertados. Los privados se desmarcan todavía más de estos números con solo un 0,3% de estudiantes.

“Uno de los requisitos de estos programas”, apunta el informe, “es su reducido número de escolares por grupo [máximo, 15]”, lo que encarece esta modalidad educativa, no solo por su baja ratio, sino por tratarse de grupos añadidos a los ordinarios. Y algo similar ocurre con los alumnos de necesidades educativas especiales, que representa un 5,8% en los centros públicos y solo un 4,4% en los concertados. La atención de estos escolares requiere, además, la contratación de especialistas en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje.

Por último, y aunque no se disponen de datos que así lo confirmen, la escolarización de casi un82% del alumnado extranjero en la escuela pública –estudiantes que en muchas ocasiones necesitan apoyo educativo– también impacta, según el estudio, en un mayor gasto medio por escolar. El porcentaje de familias inmigrantes que eligen la opción de la concertada responde, dice el informe, a otro perfil que no requiere habitualmente de estos recursos complementarios.

“Si hay una conclusión que puede extraerse del estudio –indica Isabel Galvín– es que la privatización de servicios no beneficia al ciudadano. No sale a cuenta porque, en realidad, no son baratos. Los costes que se reducen son a costa de las condiciones laborales de los trabajadores y el aumento de las ratios, lo que repercute en un peor calidad y funcionamiento de los centros escolares y, por tanto, en una peor calidad educativa”.

Cómo piensa la LOMCE de Wert acabar con el abandono escolar

16 Jul

Cuando meses atrás logré hacer el acopio suficiente de paciencia y fuerza para leer uno de tantos borradores de la LOMCE como han ido saliendo a la luz, tras su lectura salí con la impresión de que la nueva ley buscaba paliar las cifras negativas de abandono escolar, sin abordar el problema del abandono y sí el de las cifras. El artículo que a continuación presento, confirma dichas impresiones, impresiones que tras compartirlas con algún que otro compañero y amigo había conseguido desterrar de mi cabeza, pensando quizás que algo tan mezquino y cutre nunca llegaría a ver la luz. Lamento profundamente haber estado en lo cierto. ¡Maldita intuición!

Ahí va el artículo en cuestión: Ingeniería estadística para reducir el abandono escolar” (El País, el 15 de junio del 2013).

“La reforma educativa que promueve el Gobierno reducirá enormemente y de golpe el abandono escolar temprano en España, al menos, en lo que a la estadística se refiere. Se trata de que a los titulados en la nueva FP Básica no se les incluirá en el porcentaje de abandono escolar temprano (un 24,9% de los jóvenes de 18 a 24 años no continúan estudiando después de la enseñanza obligatoria y no consiguen un título de FP o de bachillerato). Es decir, esos graduados estarán un escalón por encima de la ESO, a pesar de no haber conseguido el título de enseñanza obligatoria.

La FP Básica sustituirá, según el proyecto de reforma educativa (Lomce) que se está tramitando en el Congreso, a los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI). Con ellos, los estudiantes con dificultades para completar la ESO empiezan a aprender un oficio y siguen avanzando en sus competencias básicas (lectora, matemática…). Pueden acceder, a partir de los 15 años, tras cursar tercero de la ESO (excepcionalmente, tras cursar segundo), los alumnos que hayan repetido o vayan a repetir y a los que así se lo aconsejen sus profesores; los padres deben dar su consentimiento. La diferencia con los PCPI es que van a ser dos cursos obligatorios; ahora, el segundo es opcional y con él los estudiantes obtienen, si lo aprueban, el título de ESO. Algo que no tendrán con el graduado en FP Básica; para sacarse la educación obligatoria tendrán que aprobar la futura reválida.

En este curso que acaba de terminar había 84.000 alumnos matriculados en PCPI y se espera que una cifra similar pasará a la FP Básica, aunque no todos se sacarán el título, claro. En la Memoria de Impacto Normativo de la Lomce, el ministerio fía al aumento de los futuros titulados en FP Básica el gran vuelco para mejorar las cifras y alcanzar en 2020 el objetivo marcado por la UE para España: rebajar el abandono al 15%. En esa memoria, calculan que se sacarán la FP Básica entre el 8% y el 12,5% de los jóvenes (aproximadamente, entre 35.000 y 54.000 al año). El Gobierno ha insistido una y otra vez en la necesidad de sacar adelante la reforma —a pesar de las dificultades y la evidente falta de consenso en muchos puntos— para atajar el problema de abandono escolar temprano.

En 2012, esta cifra era del 24,9% (en torno a 863.000 jóvenes de entre 18 y 24 años), el doble de la media europea, a pesar de que durante la crisis se ha reducido enormemente; en 2008 era el 31,9%. El objetivo europeo “se traduce en que un 85% de los alumnos debe conseguir, en la nueva estructura educativa propuesta, el título de Bachiller, un Ciclo Formativo de Formación Profesional de Grado Medio o el Título de Formación Profesional Básica”, dice el Programa Nacional de Reformas 2013 aprobado en abril por el Gobierno.

wert españolizarLa secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, confirmó a este diario que el título de FP Básica no contará como abandono escolar porque se colocará en la misma categoría internacional que la FP de Grado Medio y el bachillerato. El argumento del Gobierno es que los nuevos programas estarán claramente insertados en el sistema de Formación Profesional (a diferencia de lo que ocurre ahora, asegura el ministerio, con los PCPI), tendrán dos cursos obligatorios y que, cuando completen el segundo año de FP Básica, los alumnos ya habrán pasado por la escuela el número de años suficientes (11) como para colocar ese título en la misma categoría internacional.

Sin embargo, para Francisco García, responsable de Enseñanza de CC OO, no es más que un truco estadístico. “Esto maquilla el nivel educativo del país. Cuando la OCDE determina, como así lo ha hecho, que para tener una protección mínima ante el desempleo y la exclusión, los ciudadanos ya no deben tener únicamente la educación secundaria de primera etapa (ESO), sino la de segunda (FP de Grado Medio y bachillerato), no se refiere, obviamente, solo a la obtención del título, sino al nivel de las competencias asociadas al mismo y a sus efectos profesionales y académicos. Por tanto, la FP Básica ni es equivalente ni es equiparable, aunque técnicamente cumpla los requisitos para inscribirse en ella”, asegura García”.