Tag Archives: falacias

Qué es un cuñado – Nueva Revolución

4 Jul

Cuestiones de lógica o más bien de falacias

http://nuevarevolucion.es/opinion-que-es-un-cunado/

Anuncios

Rafael Hernando arremete contra los medios por la muerte de Barberá

24 Nov

24/11/2016

Rafael Hernando no acusa. Rafael Hernando no personaliza, ni generaliza. Rafael Hernando tan solo reflexiona en voz alta e invita a reflexionar.

Rafael Hernando nos dice “lo que ha pasado”. Y eso que “ha pasado” no es otra cosa que, “si el PP apartó a Rita Barberá fue para evitarla el linchamiento al que algunos le estaban sometiendo“. Queda claro.

Lo que no se entiende muy bien es por qué, al ver la ineficacia de la medida, no volvieron a recibirla de inmediato en el seno de las filas del Partido Popular. Da la impresión de que fue abandonada conscientemente en manos de esas “hienas” de las que habla el señor Hernando (José María Aznar, que es más prudente a la hora de aparecer en los medios de comunicación, prefiere decir que el PP la excluyó) .

Por otra parte, tampoco arroja demasiada luz el hecho de que, a sabiendas del “linchamiento mediático” al que le estaban sometiendo, sus mismos compañeros no repararan en todo tipo de críticas hacia su persona, al tiempo que abiertamente le daban la espalda.

En fin: descanse en paz (a no ser que estén ya pensando en su próxima canonización).

Por cierto: la siguiente crónica de Ángel Expósito no tiene desperdicio. Su argumentación raya la falacia conocida como “petición de principio”.

 

Inda (y Marhuenda) y sus falacias “ad hominen”

14 Jul

3/7/2016

Bronca entre Inda y Ana Pardo de Vera en la que el primero intenta zafarse de las acusaciones de Ana Pardo recurriendo a la “falacia ad hominen“. Dejemos esta vez a un lado el tono machista de su intervención.

Pablo Iglesias: “La corrupción como forma de gobierno”

25 Sep

25/9/2015

Fragmento del libro de Pablo Iglesias, “Disputar la democracia. Política para tiempos de crisis“, sobre los numerosos intentos por convertir la corrupción en un mal radicado en la naturaleza humana y, en consecuencia, en algo perfectamente generalizable a cualquier profesión. Frente a este tratamiento falaz (y bastante benévolo) de la corrupción, solo cabe resituarla en el lugar que la corresponde: el de las reglas de juego político actualmente vigentes.

Éste es el fragmento.

Alan Greenspan recurrió en su momento al pesimismo antropológico para explicar la corrupción: para el antiguo presidente de la Reserva Federal estaría en la “naturaleza humana“. Los partidos políticos del turno español no van tan lejos y suelen sostener que la corrupción en la política es equivalente a la de cualquier profesión; puede haber algunas manzanas podridas cpablo iglesias disputar la democraciaomo en todas partes, pero la gran mayoría de los políticos son gente honrada. 

Atribuir la corrupción a la naturaleza humana o compararla con la falta de honestidad individual en el ejercicio de una profesión resulta tan falaz como comparar el presupuesto de una familia que no llega a fin de mes con la hacienda pública, para justificar los recortes sociales. Una familia no puede perseguir el fraude fiscal, ni emitir bonos de deuda, ni aumentar
la progresividad del sistema impositivo. Y del mismo modo, la corrupción no tiene que ver tanto con la ética individual como con las reglas de funcionamiento de la política. Esos intentos de “despolitizar” la corrupción (Slavoj Zizek apunta, muy inteligentemente, que la “despolitización” es una operación ideológica crucial) recuerdan esos argumentos que pretenden definir el fascismo como una patología mental antes que como fenómeno histórico social y político
“.

Iglesias, P., Disputar la democracia. Política para tiempos de crisis, AKAL Pensamiento crítico, Madrid, p. 153.

5/10/2015.

Ampliación: García-Margallo y la falacia naturalista