Tag Archives: feminismo

La Audiencia de Lleida impone una pena mínima por abuso sexual porque a la víctima “le pudo faltar contundencia” para decir ‘no’

19 Feb

19/2/2019

La Audiencia de Lleida ha condenado a dos años de cárcel a un hombre por abusos sexuales a una mujer con discapacidad intelectual, delito por el que ya se condenó a un menor a 20 meses de libertad vigilada, y ha absuelto a un tercer implicado que hizo fotos de la agresión. El único condenado deberá indemnizar con 3.000 euros a la víctima.

La Fiscalía pedía siete años de cárcel para ambos encausados, pero el tribunal ha impuesto una pena mínima al único condenado por dos motivos: la ambigüedad de la víctima a la hora de rechazar la relaciones sexuales y un “error” de percepción en el acusado sobre el consentimiento. Los acusados alegaron que las relaciones fueron consentidas.

En concreto, los magistrados han apreciado que a la víctima “le pudo faltar contundencia” para negarse a mantener relaciones sexuales. En consecuencia, el acusado pudo, según los jueces, “considerar de forma errónea que las relaciones sexuales lo fueran un marco de consentimiento prestado por una persona en la que pudo no detectar la disminución que padecía”.

Asimismo, a la hora de atenuar la pena, los magistrados también han valorado que la víctima accedió de forma voluntaria a acompañar al acusado y sus compañeros al domicilio del menor donde se produjo la violación y que su discapacidad “era difícil de evidenciarse a simple vista, tal y como pudo comprobar la sala y como declararon tanto las forenses como la psicóloga”.

La sentencia considera probado que en mayo de 2017, en la vivienda de uno de los tres implicados, el condenado mantuvo relaciones sexuales con la chica uniéndose después el menor llegando a formar un trío. La joven, continúa la sentencia, llegó a manifestarles que se estaban pasando “un montón” y que les dijo “quita quita”, a lo que los agresores contestaron “quédate quédate“.

Según la sentencia, la chica pidió ir al lavabo y los dos acusados mayores de edad se fueron del piso quedándose la joven con el menor de edad hasta las 8.30 de la mañana, hora en que salió ella sola de la vivienda. Las prácticas sexuales fueron presenciadas por el acusado que ahora ha sido absuelto, que, desde una silla en la misma habitación, tomó algunas fotografías con su teléfono móvil en las que aparecía la chica manteniendo relaciones sexuales con uno de los jóvenes.

Anuncios

Por amor

13 Feb

13/2/2019

 

¿Por qué la extrema derecha está obsesionada con la “ideología de género”? | ctxt.es

2 Feb

2/2/2019

https://ctxt.es/es/20190130/Politica/24099/Fernanda-Rodr%C3%ADguez-sistema-neocon-idelogia-de-genero-Dworkin-y-MacKinnon-pornografia.htm

¿Hay algo más feminista que un vientre de alquiler? Albert Rivera.

24 Ene

24/1/2019

Proyecto cuéntalo

24 Ene

24/1/2019

En 10 días generó casi 3.000.000 de tuits con historias de violencia machista de mujeres de más de 60 países. El movimiento empezó con la sentencia de La Manada y un tuit de la periodista #lafallaras

Una web (proyecto cuéntalo) recopila los tres millones de tuits con el hashtag #cuentalo

La ‘culpa’ es del alcohol o de la ropa provocativa: la cultura de la violación se resiste a desaparecer

24 Ene

24/1/2019

Que “el causante” de una violación es el alcohol. Que la mayor parte de agresiones se producen por parte de desconocidos. Que si una mujer no tiene intención de tener relaciones sexuales con un hombre, no debería coquetear con él. Los estereotipos que rodean a las agresiones sexuales aún no han sido del todo desterrados.  Lo demuestra la encuesta hecha pública estos días sobre  Percepción Social de la Violencia Sexual elaborada por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, que pone el acento en algunas creencias que todavía persisten.

(…) Hay algunas cifras especialmente relevantes: el 50% en el caso de los hombres y el 45,6% en el de las mujeres, opina que el alcohol es a menudo el causante de una violación. El 20,8% de los hombres y el 17,3% de las mujeres cree que si una mujer se viste “de forma provocativa” no debería sorprenderse si un hombre intenta obligarle a mantener relaciones sexuales. El 43,6% de los hombres y el 37,3% de las mujeres considera más probable que una mujer sea violada por un desconocido que por un conocido.

 Pensar que la persona que convive contigo o tus conocidos son incapaces de agredirte es uno de los mitos más frecuentes. Es una creencia generalizada que en última instancia silencia este tipo de situaciones. Si la gente considera que quién te va a agredir es un desconocido, cuando una mujer traslada que ha sido su marido o compañero de trabajo, no le van a creer”, interpreta la investigadora Bárbara Tardón, autora de la tesis  La violencia sexual: desarrollos feministas, mitos y respuestas normativas globales.

El estudio, realizado a través de 2.465 entrevistas, apunta a un dato más en este sentido: casi cuatro de cada diez hombres (40%) y algo más de dos de cada diez mujeres (20%) manifiesta algún grado de acuerdo con la afirmación “cuando un hombre presiona a su pareja para mantener relaciones sexuales, esto no puede llamarse violación“.

(…) Según la última Macroencuesta de Violencia contra la Mujer, elaborada en el año 2015, solo el 18,6% de las violaciones que se producen fuera del ámbito de la pareja son cometidas por desconocidos. Es decir, la mayoría son cometidas por hombres que la víctima conoce.

Culpa de la víctima e impunidad del agresor

Este estereotipo se suma a la lista de ideas preconcebidas erróneas que a veces son creencias asentadas y que en última instancia implican culpabilizar a la víctima o eximir al agresor. “Aunque la inmensa mayoría de la población condena a nivel teórico la violencia sexual, cuando se pregunta por determinados comportamientos o actitudes que suponen una agresión sexual, éstos no siempre se identifican como tales“.

Así, el 16,7% de las personas entrevistadas manifiesta algún grado de acuerdo con que si una mujer es agredida sexualmente estando borracha tiene parte de la culpa “por haber perdido el control” y el 15% considera que “cualquier mujer que sea tan poco precavida como para andar sola de noche por callejones oscuros tiene parte de culpa si es violada“.

“Los mitos se contruyen en base a una serie de prejuicios definidos por la ideología patriarcal al establecer cómo debe ser el comportamiento de las mujeres y de los hombres. Se nutren y consolidan gracias a esta ideología que los sostiene y están ahí permanentemente alimentados por la cultura, los medios de comunicación, la socialización diferenciada y sexista de niños y niñas o la ausencia de políticas públicas para combatir la violencia sexual”, explica Tardón.

(…) “En el sistema judicial también se reproducen los mitos, lo que provoca que las mujeres no acceden en igualdad de condiciones a la justicia“. Una opinión que coincide con la de Tardón al identificar el peligro de los estereotipos: “Lo que hacen es dejar totalmente en solitario a las víctimas frente a una vulneración de derechos humanos”.

Lo queer como respuesta | ctxt.es

23 Ene

23/1/2019

Hoy en día, ser gay o lesbiana, estar fuera del armario, ya no es algo necesariamente revolucionario. No en nuestro país; no en el ámbito urbano. De hecho, el mencionado matrimonio igualitario y el derecho a la adopción han puesto de manifiesto que dentro de la subcultura gay-lésbica también existe un cierto grado de conservadurismo. En el mundo gay vemos plumofobia, rechazo a las relaciones afectivas y eróticas que vayan más allá de la pareja convencional, prejuicios a las personas que viven con VIH, transfobia, racismo, menosprecio hacia determinadas relaciones interraciales o intergeneracionales… Definitivamente, mostrarse como lesbiana, pero sobre todo como gay, ya no implica, de manera automática, un acto de reivindicación social. Hoy en día, se puede ser gay y encajar sin problemas en la normatividad; de hecho, en nuestra sociedad es lo que suele suceder. La identidad gay normativa ha acomodado sus privilegios sobre siglos de lucha activa contra la discriminación, sobre un activismo que, poco a poco, empezamos a olvidar. Y esto abre una grieta dentro de la comunidad.

(…)

 Ser queer implica una actitud de inconformismo hacia la heteronorma, y también hacia esta homonorma de nueva cuña; implica ver que hay muchas luchas vigentes y que el matrimonio igualitario no supone el final del camino, ni a nivel legal, ni por lo que respecta a igualdad social; significa ser crítico respecto al capitalismo y el régimen neoliberal que beneficia a los que tienen poder (adquisitivo y social) a costa de perjudicar y de precarizar a otros individuos; exige una lucha activa contra la transfobia, la serofobia y la plumofobia que todavía existen en nuestra sociedad; invita a luchar codo a codo con otros colectivos minorizados, y a menudo también invisibilizados.

 

Artículo de Isaias Fanlo en CTXT