Tag Archives: Filosofía

“Piratear la filosofía” (Amador Fernández-Savater)

26 Feb

24/2/2017 Amador Fernández-Savater (eldiario.es)

“A lo largo de los años, siempre enredado con otros, he seguido insistiendo más o menos en la misma relación con el pensamiento: precaria y desordenada, movilizada desde preguntas o pasiones vitales, sin aspiración a “saber”, sino más bien a construir una mirada propia, como parte de una pelea por la autonomía. Hay que pensar si no queremos ser pensados por otros, si no queremos limitarnos a vivir según las categorías establecidas

“Una definición clásica de la filosofía (que podemos encontrar en los diálogos platónicos) dice así: es el diálogo de uno consigo mismo. Lo podemos traducir y entender del modo siguiente: pensar es el esfuerzo por recuperar y mantener una relación de intimidad con nosotros mismos. Es decir, por plantear nuestros propios problemas e inventar nuestras propias respuestas (que no “soluciones”). No delegar el relato sobre lo que somos. Pero parece preciso añadir algo a la definición clásica: no se trata de una conversación solitaria, algún tipo de monólogo o soliloquio, sino que se desarrolla con otros, en compañía de otros, a través de otros, tomando (“robando”) las palabras de otros para construir las nuestras.

Llegamos así a la “filosofía pirata”, que es el nombre que le vamos a dar aquí a esta otra relación con el pensamiento de que venimos hablando. Aunque sería mejor hablar de “piratear la filosofía”, porque se trata de una acción, de una práctica y no de una doctrina (ni siquiera pirata). Le decimos “pirata” porque agarramos la filosofía desde algo no filosófico. La abordamos más bien, es un abordaje”. Ese “algo” puede ser una pregunta, un problema, un choque con la realidad, una pasión… Es algo que nos afecta vitalmente en todo caso y nos empuja a pensar.

Fundamentación metafísica de la autoridad: Trump y su veto a inmigrantes y refugiados

13 Feb

13/2/2017

Palabras de G. Vattimo acerca de la metafísica.

“Si observamos un poco, nos daremos cuenta de que todas las formas de autoritarismo están basadas en ciertas premisas de naturaleza metafísica. La única razón para que así sea es la siguiente: la autoridad interpretada metafísicamente es más fácil de explicar y aparentemente más vinculante que un gobierno u autoridad filosófica tratando de persuadirnos de que determinada acción, creencia o política mira únicamente por tu propio interés. Si, por ejemplo, le explicamos al presidente Bush que los riesgos de la guerra en Irak son demasiado grandes, él responderá: “Pero esa gente es terrorista””

(Caputo, J. D y Vattimo, G.  Después de la muerte de Dios. Conversaciones sobre religión, política y cultura, Paidós, Barcelona 2010, pp. 62-63)

Esto se corresponde muy bien con mi idea de la metafísica, que defino como la imposición violenta de un orden que se declara objetivo y natural y que, por tanto, no puede ser violado ni objeto de discusión”

(Ibid, p. 142)

La forma de justificar y legitimar el veto a inmigrantes y refugiados musulmanes de diversos países por parte de Trump, ¿no será un exponente de la fundamentación metafísica del poder y la autoridad?

El recurso al terrorismo o, lo que es lo mismo,  la asociación entre islam y violencia (terrorismo), ¿no significa apelar, una vez más, a un mundo o plano de realidad diferente al nuestro, para intentar someter y dominar a aquel en el que nos movemos? Metafísica cutre y barata.

Filosofía: Saber y ser sabido | EL PAÍS. Manuel Cruz

9 Dic

https://www.google.es/amp/elpais.com/elpais/2016/11/18/opinion/1479482332_543375.amp.html?client=ms-android-huawei

Humanidades obligatorias | Opinión | EL PAÍS

6 Oct

6/10/2016

En su libro Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita las Humanidades, Martha Nussbaum argumenta que las crisis más urgentes son la medioambiental y la educativa. Le preocupa especialmente la segunda (…). Ella señala que la elección a la que nos enfrenta la crisis de las Humanidades es entre una educación para la sociedad o una preparación para la rentabilidad”

Un año de formación humanística debería ser obligatoria para obtener una titulación universitaria (…) En Estados Unidos, por ejemplo, todos los alumnos están obligados a tomar cursos de escritura y lectura crítica, así como de Great Books. También la élite entiende el valor de las humanidades sin necesidad de explicaciones: cuando, recientemente, Marco Rubio, senador del partido republicano estadounidense, afirmó que la sociedad necesitaba más fontaneros y menos filósofos, no se refería con el sintagma “la sociedad” a sus hijos, que leerán a Homero en las mejores universidades del país. Hay aquí, finalmente, una cuestión de clase: en España se ha hecho creer a las clases media y baja que existe una correlación entre el tipo de estudios realizados y la posibilidad de encontrar una ocupación laboral. Sin embargo, en un país donde más de la mitad de los menores de 35 años no encuentra empleo a pesar de sus múltiples titulaciones esta creencia desaparecerá si no lo ha hecho ya. La estadística muestra que tener o no trabajo no es una cuestión primordialmente de tipo de estudios cursado, sino de linaje. Como ha sido siempre.

definir las Humanidades como saberes que también ofrecen trabajo refuerza la visión mercantilista de la universidad para la cual sobran.

Deberían haber defendido las Humanidades desde sus propias tradiciones y términos, mostrando su indispensabilidad para entender a otros desde sus lenguas, culturas y cosmovisiones; para promover la igualdad y la justicia social; para manejar crítica y lógicamente información compleja y contradictoria; para ser capaces de considerar una cuestión desde múltiples perspectivas; para pensar creativamente; para la convivencia democrática; para la comprensión de las fuerzas históricas que construyen la realidad; y para aprender, entender y moverse con soltura en el conjunto de las mejores respuestas que la humanidad ha dado a sus grandes preguntas

Con la LOMCE la religión se impone a la filosofía

21 Jun

20/6/2016

La sociedad y la escuela necesitan una asignatura obligatoria para todos los alumnos que trate sobre valores personales, sociales y políticos de un modo no dogmático. Y esta asignatura no puede ser la Religión, debe ser la Filosofía

Sin filosofía no puede haber verdadera democracia

25 Feb

25/2/2016

¿Es posible una verdadera democracia sin filosofía? (la pregunta, ya lo aviso, es pura retórica)

La supresión por parte de la LOMCE de la “Educación para la ciudadanía” (en 2º de la ESO), de la “Educación ético-cívica” (en 4º de la ESO) y de la Historia de la Filosofía (en 2º de Bachillerato), no contribuye precisamente a fomentar el espíritu crítico entre los ciudadanos.

 

Más filosofía en secundaria

15 Feb

Artículo de Pedro Reina “Filosofía en la Enseñanza Secundaria” (14/2/2016)

Casi todos los profesionales de la enseñanza secundaria en España que yo conozco opinan, como yo, que la distribución de asignaturas y sus currículos es totalmente inadecuada. Hace mucho tiempo que los políticos en España no piensan seriamente en este asunto tan importante. Las leyes educativas se suceden como una especie de partido de tenis en el que los dos partidos hegemónicos se lanzan la pelota a la peor esquina; nunca hay consenso ni se pide la opinión a los profesionales de la enseñanza. Los resultados globales son cada vez peores, los asuntos que se debaten versan sobre cuestiones secundarias y las importantes se ignoran.

Uno de los conocimientos cada vez peor tratados es el que nos invita la filosofía a explorar. Como asignatura, la Filosofía es ninguneada cada vez con más ahínco; se intenta relegar a los rincones de los cursos y parece que el objetivo último de los políticos fuera eliminar todo vestigio de pensamiento racional en la enseñanza secundaria; corrobora esta idea el tratamiento pragmático que se da a la lengua y la matemática suprimiendo sus componentes artístico y fundamental y relegándolas a meros “instrumentos”. Como conocimiento, la filosofía parece percibirse como un elemento indeseable que va en contra de la monetización que se quiere ir aplicando a esta etapa educativa.

pienso luego estorboSin embargo, la filosofía es el saber capital del que emanan los demás; nos obliga a un examen de nuestros métodos científicos y de nuestros sistemas de creencias; nos hace mirar a nuestro interior y a relacionarlo con nuestro exterior; intenta dar un sentido unitario a tantos saberes desperdigados por la maraña de asignaturas en que se ha convertido la Educación Secundaria Obligatoria.

Mi visión del tratamiento de la filosofía es diametralmente opuesto del que se está llevando a cabo actualmente. Propugno que exista una asignatura denominada simplemente Filosofía en los cuatro cursos de ESO y en los dos de Bachillerato, seis cursos en total en la etapa secundaria, que corresponde al tramo de edad de los doce a los dieciocho años. Los contenidos deberían ser decididos y consensuados por la comunidad educativa, con una voz principal a cargo de las personas que la van a impartir, que serán preferentemente licenciados, graduados o doctores en Filosofía. Ellos sabrán perfectamente cómo ir graduando los contenidos durante esos seis cursos según la psicología de cada edad: nuestros alumnos cambian muy deprisa en estos seis años y los contenidos, por tanto, también deber ir evolucionando de un curso al siguiente.

Esta materia tendría una carga horaria de entre tres y cuatro periodos lectivos semanales, ya que menos es sencillamente una broma inaceptable (ahora mismo está ocurriendo, hay asignaturas de uno o dos periodos semanales). La presencia de una asignatura de esta importancia supondría eliminar la multitud de pequeños granitos que tenemos ahora: Ética, Valores Éticos, Ciudadanía, Religión confesional, Medidas de Atención Educativa, etc. Y devolvería la importancia que tienen a saberes que se están perdiendo, como la historia de la religión cristiana, o que nunca se han atendido, como la historia de las religiones no cristianas.

Esto nos lleva a un punto importante: yo no creo que el lugar de la enseñanza religiosa confesional sea la escuela pública, pero también creo que no se puede dar la espalda al hecho religioso desde el punto de vista humano, ya que la historia nos ha enseñado lo importante que es la religión para la humanidad. Por un lado, nuestros alumnos que no cursan Religión Católica se ven privados de unos conocimientos que son fundamentales para entender correctamente la cultura europea; por otro lado, ninguno de nuestros alumnos conoce ni remotamente qué creencias religiosas sustentan otras culturas del mundo. Ambos aspectos quedarían cubiertos si la asignatura de Filosofía que propugno incluyera el epígrafe “Historia de las religiones” en algunos de sus seis cursos.

Si esta propuesta se llevara a cabo, los alumnos que decidan cursar Bachillerato entrarían en él con cuatro cursos de Filosofía en sus cerebros y podrían afrontar con un nivel académico mucho mayor no solo los otros dos cursos de Filosofía que les aguardan, sino muchas otras asignaturas, de modo que nuestros alumnos terminarían sus estudios de enseñanza secundaria mucho mejor preparados personal, científica y humanamente. Quizá esto es lo que quieren evitar nuestros políticos.