Tag Archives: gay

El corto viral que demuestra que los flechazos de instituto no son solo hetero

6 Ago

6/8/2017

In a Heartbeat, es un corto creado por Esteban Bravo y Beth David apoyándose en una campaña de crowfunding. El cortometraje, producido por el mexicano Esteban Bravo y la estadounidense Beth David, normaliza algo que, hasta ahora, no se ha tratado demasiado en el mundo de la animación: las relaciones entre personas del mismo sexo.


Anuncios

El reconocimiento de los derechos de los homosexuales en el mundo

9 Abr

8/4/2016

Marruecos y la homofobia: la brutal agresión a una pareja gay

29 Mar

28/3/2016

10 libros infantiles con mucho orgullo (gay)

30 Jun

Tomado de elasombrario.com.

Son los 10 libros que Wert, ministro de Educación y Cultura, no querría ver en las estanterías de las escuelas públicas. Sobre todo, después de haber fulminado Educación para la Ciudadanía, que no era una asignatura perfecta, pero estaba y cumplía su función. Así que aquí está ‘El Asombrario’, aprovechando las celebraciones del orgullo gay, recomendando diez títulos para la tolerancia, desde la historia verdadera de dos pingüinos macho que formaron pareja en un zoo de Nueva York y cuidaron con mimo de su huevo, hasta el cuento -real, pero en otro sentido- del Monarca que decidió elegir su ‘príncipe azul’.

La LOE (2006) -Ley Orgánica de Educación-, vigente hasta la llegada de la apisonadora LOMCE (2013), popularmente conocida como Ley Wert, decía en su preámbulo que, entre los fines de la educación, se debe resaltar el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades afectivas del alumnado, la formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y de la igualdad efectiva de oportunidades entre hombres y mujeres, el reconocimiento de la diversidad afectivo-sexual, así como la valoración crítica de las desigualdades que permita superar los comportamientos sexistas. En la nueva ley educativa, casi todos estos contenidos desaparecen, dando mayor protagonismo a la religión católica y a su particular visión de la sociedad y de la moralidad, que tanto perjudica a las mujeres y al colectivo LGTBI.

Los niños y las niñas necesitan conocer historias que fomenten la igualdad y les ayuden a comprender la diversidad sexual y racial del mundo en el que viven. Por mucho que les pese a algunos estamentos políticos que cierran los ojos ante la sociedad y su diversidad. El hecho es que existen nuevas formas de familias, que comienzan a hacerse visibles cada vez más y que el colectivo LGTBI está y es cada día más presente en la sociedad. Estos dos hechos plantean a los niños y niñas nuevas preguntas y obligan por tanto a padres, madres y maestros a dar nuevas respuestas.

Esa es la intención de presentar hoy estos diez títulos en El Asombrario.

Gran ejemplo el de las editoriales madrileñas Egales y NubeOcho; publican conjuntamente la serie Egalité, que agrupa historias que fomentan la igualdad y ayudan a comprender la diversidad sexual y racial. Por el momento, son tres historias: El lapicero mágico, La princesa LiMi papá es un payaso.

“Cuando la serie nació”, nos cuenta Luis Amavisca y Miryam Aguirre, responsables de NubeOcho, “sabíamos que las familias LGTBI necesitaban un referente en la literatura infantil. Existían poquísimos ejemplos, y no siempre desde un buen punto de vista”. Y añaden: “Pero no sólo los integrantes -los hijos y los padres de estas familias- necesitan estos ejemplos, sino quizás más, y sobre todo los miembros de otras familias. Niños que comparten aula con otros que pertenecen a estas familias tienen que convivir con esta realidad desde la perspectiva de la tolerancia. Compartiéndolo desde el principio, lo entenderán como una perspectiva de diversidad”.

Le preguntamos a NubeOcho por la importancia de que estos relatos lleguen a las aulas. “Con estos cuentos intentamos contribuir a la tolerancia. Pero hay otra razón por la que es importante que los más pequeños entiendan esta realidad. En algunos casos habrá niños que, cuando crezcan y ya de adultos o de adolescentes, se den cuenta de que pertenecen a la comunidad LGTBI, no sentirán trauma o dolor si han vivido una realidad que han comprendido desde niños desde una perspectiva de normalidad y tolerancia.”

Y por esta última razón, no podemos dar la espalda a esos adolescente LGTBI, entre un 5% y un 10% de la población escolarizada, según el CIS, que sufren un alto nivel de acoso y violencia, psicológica y/o física, y que, quizá, integrando la enseñanza del respeto a la diversidad sexual en el Sistema Educativo, empezando desde las aulas de infantil, podríamos hacerlo desaparecer.

Esta diez historias tratan el tema LGTBI desde distintas perspectivas y enfoques. En algunos, el asunto ocupa la trama central de la historia; en otros, se aborda desde un punto de vista transversal.

Ilustración de Oliver

1. ‘Oliver Button es una nena’. Tomie DePaola. Everest

A Oliver Button no le gusta hacer las cosas que supuestamente le gustan a los chicos… Él prefiere coger flores, pasear por el bosque, saltar a la comba, disfrazarse con las cosas viejas del desván, donde canta y baila como si fuera una estrella de cine. Todo esto le causa a Oliver muchos problemas con su padre, pero sobre todo con sus compañeros de colegio, que se burlan de él y le gritan: “¡Oliver Batton es un nena!”.  Estamos ante un historia que nos recuerda mucho a la película Billy Eliot. Ambos niños harán lo imposible para conseguir su sueño; bailar a pesar de todo y de todos. Una historia escrita en 1979 que aguanta bien el paso del tiempo. Un libro que plantea fundamentalmente el tema del acoso escolar hacia el diferente como eje principal.

2. ‘Rey y Rey’. Linda de Haan y Stern Nijland

Llega la hora de casar a un príncipe para que pueda empezar a reinar un país lejano. Su madre, harta de la soltería del príncipe y de su falta de interés en encontrar pareja, decide convocar a todas las candidatas del Reino para que elija. Ninguna será de su agrado. A todas irá descartando; unas por aburridas, otras por demasiado altas… Hasta que por fin llega la última de las candidatas, acompañada de su hermano, el príncipe Azul. Aquí el corazón de nuestro protagonista se acelerará y el flechazo será inmediato. Pero no por la dama, sino por el caballero. Una historia rompedora.

mimami

3. ‘Mi mami ya no tiene frío’. Lorena Mondragón Rocha. Editorial Patlatonalli

No hay nada mejor para quitar el frío que un buen abrazo y estar bien acompañados. Lorena Mondragón nos narra en este cuento la historia de una niña que vive con su mami en un edificio muy alto llamado Oriente. En esta casa, llena de libros antiguos, hace mucho frío. Pero todo empieza a cambiar cuando asisten a un teatro de títeres y su madre conoce a la mujer dueña de las marionetas. Y aunque al principio a la pequeña no le gusta nada que su madre quede con ella, porque tiene que jugar sola, terminará comprendiendo que su mami es feliz, porque ha dejado de tener frío.

Ilustración de 'La princesa Li'.

4. ‘La princesa Li’. Luis Amavisca y Elene Rendeiro. Editorial Egales y NubeOcho

Nos encontramos probablemente ante la primera historia protagonizada por una princesa lesbiana. Toma nota, Disney. La princesa Li vivía con su padre, el rey Wan, en un hermoso palacio. Todo estaba en orden hasta que llegó la hora de casar a la princesa con un joven de la Corte, pero ella confiesa que vive enamorada de Beatriz. El tradicional cuento de magia, con toques de la lejana China, cambia para presentarnos una fábula de igualdad, y, sobre todo, una historia de amor. Maravillosamente ilustrado y con una fluidez narrativa tan especial que parece un libro atemporal, de los que se cuentan ahora, pero que se podría ligar a los relatos de la tradición oral.

Ilustración de 'El lapicero mágico'.

5. ‘El lapicero mágico’. Luis Amavisca y Alicia Gómez Camus. Editorial Egales y NubeOcho

Alicia Gómez acompaña el texto de Luis Amavisca con optimistas collages que nos cuentan la historia de Margarita y sus dos amigos, Daniel y Carlos. Margarita tiene dos mamás y los gemelos Daniel y Carlos dos papás, pero eso es lo de menos en este relato. Lo verdaderamente importante de esta historia de fantasía y amistad es descubrir el poder del lapicero mágico, un artilugio que es capaz de llevar a la realidad todos aquellos sueños e ilusiones de Margarita, Daniel y Carlos. Un viaje para compartir e imaginar, un cuento de amistad e igualdad. Un relato para eliminar prejuicios. Donde el tema LGTBI no es lo principal, sino una característica más de la realidad que vivimos.

Ilustración de 'Mi papá es un payaso'.

6. ‘Mi papá es un payaso’. José Carlos Andrés y Natalia Hernández. Editorial Egales y NubeOcho

Pocos niños pueden decir con orgullo que su papá es un payaso. Sobre todo cuando en el cole no paran de usar esa palabra para meterse contigo. Pero lo cierto es que nuestro protagonista no entiende que esa palabra sea un insulto y no duda en dar las gracias por el elogio. Y es que uno de sus papás es payaso y el otro médico; “las dos profesiones más necesarias del mundo: una cura el cuerpo y la otra el alma”. Nuestro pequeño se siente muy orgulloso de los trabajos de sus papás, pero de lo que verdaderamente se siente satisfecho es de la familia que tiene. Una entrañable historia donde prima lo cotidiano, la espontaneidad, la frescura. Con unas ilustraciones muy ingeniosas en blanco, negro y rojo de Natalia Hernández.

Ilustración de 'El niño perfecto'.

7. ‘El niño perfecto’. Álex González y Bernat Cormand. SD Ediciones

Daniel es un niño perfecto a los ojos de todos: responsable, obediente, ordenado… Pero en la vida de Daniel, como en la vida misma, nada es lo que parece y, como todo el mundo, esconde secretos que sólo se descubren al caer la noche. Un sencillo álbum ilustrado por la sutileza de Bernat Cormand que encaja en perfecta armonía con el texto de Álex González. Un libro con mucha polémica detrás, donde incluso la propia editorial se vio forzada a clasificarlo como un libro ilustrado para adultos. Cuando lo lean, se reirán de semejante absurdez. Tranquilos, no voy a contar el final…

8. ‘El monstruo rosa’. Olga de Dios. Ediciones Apilas

Que tire la primera piedra quien no se haya sentido alguna vez un perro verde. En este caso es la historia de un monstruo rosa que no encuentra su lugar. Ediciones Apila nos presenta una historia que nos ayuda a entender la diversidad como elemento enriquecedor de nuestra sociedad. El monstruo rosa es un grito de libertad. Premio Apila Primera Impresión 2013 al mejor proyecto de autor novel, Premio Aurelio Blanco 2013 al mejor proyecto en la Familia de Artes Aplicadas al libro de la Comunidad de Madrid y ganador del Golden Pinwheel Award en la categoría de mejor álbum para niños internacional en la Shanghai Children’s Book Fair 2013. Un imprescindible.

Ilustración de 'Tres con Tango'.

9. ‘And Tango makes three’ (Tres con Tango). Justin Richardson y Peter Parnell. Ilustrado por Henry Cole. Editorial Simon&Schuster

Esta obra, basada en hechos reales, nos cuenta la historia real de Roy y Silo, dos pingüinos machos barbijos del zoológico de Central Park de Nueva York. Un libro infantil que nos trae los seis años de sus vidas, en los cuales formaron pareja y se les dio un huevo para criar. Ron Gramzay, guarda del zoo, descubrió que estos dos pingüinos machos estaban siempre juntos y eran pareja. En el año 2000, al ver los comportamientos tiernos de Roy y Silo, decidió darles la oportunidad de crear una familia. Así nació Tango, su cría, de un huevo de los pingüinos Betty y Porkey, otra pareja -hembra y macho- pero incapaz de ocuparse de más de un huevo a la vez. Por cierto, se eligió el nombre de Tango para el pingüinito porque se necesitan dos para bailar un tango. Maravillosa historia de la naturaleza que nos logra emocionar. La lástima es que la versión en castellano está descatalogada desde hace años.

vestido

10. ‘El vestido de mamá’. Dani Umpi. Criatura Editora

Al protagonista de esta historia le gusta ponerse el vestido de su mamá. Le gusta mirarse por todos los espejos de la casa, hace muecas e incluso llega a hablar como si fuera otra persona. Para nuestro protagonista, ponerse el vestido de su mamá es algo muy, muy divertido. Desde Uruguay nos llega este libro que nos dice que otros modelos y otras referencias existen para que los niños y las niñas puedan crecer conociendo otras realidades. El autor, Dani Umpi, dijo durante la presentación: “El vestido de mamátrata de un niño fascinado con el vestido de su madre. Son sus aventuras y desventuras, tanto dentro de su casa como fuera, cuando por ejemplo sale a jugar al fútbol con sus amigos. Trata del crecimiento del personaje, de cómo se presenta al mundo con sus gustos, enfrentando rechazos, aprendiendo sobre sí mismo y los demás”.

 

Homofobia en las aulas 2013 (Informe de COGAM)

11 Mar

COGAM ha publicado recientemente el resultado de su estudio acerca de la homofobia en las aulas. Se trata de la investigación más amplia y completa hasta la fecha sobre homofobia y bifobia escolar y ha sido realizada por voluntarios y voluntarias del Grupo de Educación de COGAM durante el curso escolar 2012/2013 en 37 centros educativos de la Comunidad de Madrid.

homofobia en las aulas 2013Según los datos que aparecen en el informe, el 90% de los alumnos de institutos públicos de la Comunidad de Madrid (nueve de cada diez)  sienten que hay rechazo hacia lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB) en las aulas de Secundaria. Entre el alumnado que se define como no heterosexual, con edades comprendidas entre los 12 y 17 años, el 80% oculta su orientación sexual en clase por miedo al rechazo. “Salir del armario” incrementa el nivel de exposición al acoso escolar homofóbico: uno de cada diez estudiantes que han revelado su orientación sexual, sufre agresiones físicas homofóbicas en su centro educativo -tres veces más que entre quienes deciden mantenerla oculta -.

Del total de 5.272 alumnas y alumnos encuestados, sólo un 24% cree que lo contaría en su clase si fuera lesbiana, gay o bisexual, mientras un 32% no lo haría y un 44% no lo sabe. Y es que casi 1 de cada 4 (el 21,5%) cree que sufriría rechazo si saliera del armario y sólo el 15,5% considera que recibiría el apoyo del resto de la clase; el 63% no sabe qué esperar.

El alumnado de origen extranjero tiene mayores expectativas de rechazo y mayores prejuicios. Sin embargo, no tienen un comportamiento más homófobo que el de sus compañeros con padres españoles, aunque su nivel de victimización sí que es mayor, al unirse factores como la xenofobia y el racismo.

En cuanto a la actitud del profesorado, el 42% del alumnado encuestado opina que el profesorado muestra una “preocupante pasividad” ante comportamientos homófobos en el aula, percepción que llega a un abultado 53% entre el alumnado LGB.

Se han analizado de forma combinada hasta siete dimensiones o variables de la homofobia: prejuicios, comportamiento homófobo, rechazo familiar, discriminación en el IES, rechazo por los compañeros, falta de intervención del profesorado y agresiones físicasUn 90,27% del alumnado LGB y del que prefiere no revelar su orientación sexual percibe rechazo hacia la homosexualidad o bisexualidad en, al menos, una de estas siete dimensiones, y el 42% en al menos tres; y la percepción por parte del alumnado heterosexual es casi idéntica.

Estos son algunos de los datos presentes en el estudio Homofobia en las aulas: ¿Educamos en la diversidad?, presentado en la sede de COGAM el 5 de marzo en un encuentro moderado por el periodista Fernando Olmeda.

El coordinador de la investigación, Ekaitz López Amurrio, afirma que “no podemos abandonar a los menores LGB a su suerte, pues la homofobia que perciben como modelo en su hogar convierte en víctimas a los alumnos LGB (o a los que lo parecen). Es necesario contrarrestar esa influencia responsabilizando a toda la comunidad educativa sobre la necesidad de incorporar la educación en la diversidad sexual y de género a través de programas y unidades específicas complementados con acciones transversales, como el uso de un lenguaje inclusivo o el recurso a referentes LGTB en el aula”.

En este sentido, la presidenta de COGAM,  Esperanza Montero, ha indicado que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, debe afrontar el problema mediante protocolos específicos y la formación suficiente al profesorado”.

Documentos: dossier informativo / Informe completo

¿Homofobia en los institutos? Profesores, padres y alumnos…

4 May

Recojo aquí un artículo publicado en “eldiario.es” sobre la homofobia presente en los institutos de educación secundaria. Dos alumnos de 3º de Secundaria de un instituto de Daimiel investigan en su propio centro la homofobia tanto entre alumnos como entre profesores. Los resultados los recogen en el blog “armariosenlasaulas“.

Utiliza el alias de Pseudosafo y es una mujer de 20 años. Las palabras que vienen a continuación forman parte de su experiencia al hacer pública su orientación sexual en su etapa en el instituto: “Estuve cerca de cuatro años aguantando insultos de personas que ni conocía y que no me conocían, solo sabían que era lesbiana y se dedicaban a recordármelo todo el rato de forma muy despectiva. En ocasiones me amenazaban con pegarme, me empujaban y me ponían zancadillas”. Ella estudió en el IES Ojos del Guadiana, en Daimiel, Ciudad Real. Y es en este mismo centro en el que dos alumnos actuales, Iván Prado y Rodrigo Rodríguez, han decidido hacer un estudio sobre la homofobia en las aulas.

Su investigación tiene forma de web y, lo que podría no haber sido más que un trabajo escolar motivado por la participación en un concurso, se está convirtiendo en un documento importante en cuanto a la visión desde dentro y no desde fuera y la viralidad de este tipo de aproximación en otros institutos. Para ponerlo en pie, estos alumnos de 3º de la ESO realizaron un cuestionario con preguntas a alumnos acerca de cómo fue la confesión de su sexualidad, si han sufrido acoso o insultos en el centro escolar, si alguien salió en su defensa o si se han confiado a los profesores. Y a estos últimos se les ha preguntado, al tratarse de homosexuales, si tienen libertad para admitir abiertamente su opción sexual, si se trata el tema de la homosexualidad en sus clases, si piensan que hay homofobia también hacia el profesorado y si algo ha cambiado desde que ellos fueron al instituto en su adolescencia.

El estudio no sólo contempla el acoso y la discriminación entre alumnos sino también entre profesores y entre profesores y alumnos en ambas direcciones. Además de las entrevistas –hechas tanto a homosexuales como a heterosexuales–, se han realizado encuestas y se han recogido experiencias mediante la web.

De las encuestas, trasciende el dato de que un 69% de los alumnos ha presenciado alguna vez una agresión debido a la discriminación hacia alguna compañera lesbiana o gay, transexual o bisexual. También, más de la mitad de los encuestados ha escuchado o leído insultos. A la pregunta “¿crees que en los institutos es fácil o difícil salir del armario?“, la respuesta más contestada es “es difícil porque hay compañeros muy intolerantes“, muy seguida de cerca por “es difícil porque no sabes si tus amigos van a respaldarte o no“.

Iván y Rodrigo conocían bien la realidad de su instituto y no les han sorprendido del todo los resultados. “Gran parte me las esperaba aunque sí que ha habido cosas chocantes” explica Rodrigo, “como que me parece mucha gente la que afirma haber presenciado alguna agresión física leve o grave. También me sorprendió que mucha gente afirme saber que muchos compañeros ocultan su homosexualidad por miedo a esas agresiones, porque eso no se habla luego entre nosotros”.

A Iván le ha llamado la ha llamado la atención un detalle importante: “El hecho de que tanto en las encuestas como en las entrevistas ninguna de las personas homosexuales dijeron su nombre, ni alumnos ni profesores, y siempre preguntaban lo primero si iba a salir su nombre o no. Pensaba que al tenerlo reconocido y sentirse bien con ellos mismos darían el nombre real, por eso fue una sorpresa. También me causó mucha impresión que los votos de la encuesta fueran tan variados y distintos, y no pensé que las personas que se consideraban homófobas respondieran abiertamente que lo son, aunque solo sea un uno por ciento”.

Sara Madour es la profesora –”¡un 10 de profe!” exclama Iván– que les ha orientado, animado y ayudado a sacar el proyecto adelante. Del resultado final, Sara está “muy contenta” por diversos motivos pero, ante todo, porque los autores “son dos chicos cuya salida del armario no fue especialmente fácil y que yo seguí de cerca desde el principio. El que hayan sido capaces de convertir esa mala experiencia en objeto de estudio me parece realmente emocionante. Verlos trabajar este tema sin esconderse es algo realmente grande, porque están en 3º ESO y no son conscientes, afortunadamente, tal vez, de lo que ha costado que eso pueda pasar”.

Además de todo lo que han aprendido desde una perspectiva académica, Iván valora haber aprendido “a nivel emocional” el poder “ayudar a otras personas con el proyecto enfocándolo desde las experiencias personales y a la vez a aprender de la gente y sus experiencias”. Han creado un contexto donde compartir un tema muy sensible que aún hoy sigue siendo difícil de tratar.

Como ejemplo, los alumnos solicitaron que, para poder llegar a una mayor cantidad de alumnos, el Departamento de Orientación encargara a los tutores que estos repartieran los cuestionarios a sus alumnos, lo cual fue denegado. “Era de esperar” explica la profesora. “Los alumnos se sorprendieron mucho, pero si conoces los entresijos de un instituto, sabes que hay mucho miedo a los padres, especialmente en lo relacionado con la sexualidad. El hecho de que en mi centro no haya jornadas de orientación o prevención de enfermedades de transmisión sexual es otra muestra clara de ello. Los padres son el ‘coco’ y no hay que molestarles, incluso si eso supone no avanzar en términos de mejora de la convivencia, como en este caso. Sin embargo, sí que tenemos una jornada informativa con un miembro del Ejército, y a nadie se le ocurre pensar que pueda venir un padre antibelicista hecho una furia a pedirte explicaciones”.

“Nos molestó mucho que no quisieran pasar nuestra encuesta” explican en la web, lo cual les permitió un cambio de enfoque: “Si teníamos que pasar la entrevista online, podíamos abrirla a alumnos de otros centros y así tener una visión más global”. Es más, la profesora les explicó que en lugar de verlo como un problema, lo hicieran “parte del trabajo”, el que hubiera pasado eso ya les daba pistas de que el tema “no está en absoluto normalizado”.

Gracias a esta inesperada oportunidad, los objetivos, más allá del concurso o el trabajo, han cambiado para estas dos personas. “Viendo lo lejos que está llegando y sabiendo que estamos ayudando a personas que están bastante lejos de nosotros, mi objetivo es seguir con el proyecto, seguir ayudando, y que la gente siga ayudándonos a completarlo” admite Iván. “Siempre suelo decir que me gustaría que la gente comprendiera que los homosexuales no son personas raras –dice Rodrigo– que son como cualquiera pero con una condición sexual diferente, y eso es lo que nos gustaría conseguir, un mundo sin tanta homofobia porque nadie se merece ser criticado o juzgado y menos aún por su forma de sentir. Querría seguir con el proyecto para poder ayudar a gente que se encuentre en situaciones difíciles, para que no vayan por la vía fácil, el suicidio, ya que he leído que ha habido muchos casos de suicidios de adolescente por sufrir un acoso continuo por su condición sexual”.

Tras recoger la documentación e interpretarla, Rodrigo e Iván han redactado una serie de propuestas, seis recomendaciones para combatir la homofobia en su instituto, pero que podría aplicarse a otros. Que los insultos o agresiones por razones de orientación sexual sean tipificados como falta muy grave, que se fomente el lenguaje inclusivo –”hemos analizado mil veces “Juan y María se casan”, pero nunca hemos analizado “María y Alicia se casan”– y que el centro asuma de alguna manera como propio este estudio, incluyéndolo en las tutorías y enlazándolo desde la portada de la web del instituto.

Puedes entrar en la web “armariosenlasaulas” y conocer a los creadores del proyecto, acceder a las entrevistas realizadas y participar en la encuesta.