Tag Archives: Historia de la filosofía

“Piratear la filosofía” (Amador Fernández-Savater)

26 Feb

24/2/2017 Amador Fernández-Savater (eldiario.es)

“A lo largo de los años, siempre enredado con otros, he seguido insistiendo más o menos en la misma relación con el pensamiento: precaria y desordenada, movilizada desde preguntas o pasiones vitales, sin aspiración a “saber”, sino más bien a construir una mirada propia, como parte de una pelea por la autonomía. Hay que pensar si no queremos ser pensados por otros, si no queremos limitarnos a vivir según las categorías establecidas

“Una definición clásica de la filosofía (que podemos encontrar en los diálogos platónicos) dice así: es el diálogo de uno consigo mismo. Lo podemos traducir y entender del modo siguiente: pensar es el esfuerzo por recuperar y mantener una relación de intimidad con nosotros mismos. Es decir, por plantear nuestros propios problemas e inventar nuestras propias respuestas (que no “soluciones”). No delegar el relato sobre lo que somos. Pero parece preciso añadir algo a la definición clásica: no se trata de una conversación solitaria, algún tipo de monólogo o soliloquio, sino que se desarrolla con otros, en compañía de otros, a través de otros, tomando (“robando”) las palabras de otros para construir las nuestras.

Llegamos así a la “filosofía pirata”, que es el nombre que le vamos a dar aquí a esta otra relación con el pensamiento de que venimos hablando. Aunque sería mejor hablar de “piratear la filosofía”, porque se trata de una acción, de una práctica y no de una doctrina (ni siquiera pirata). Le decimos “pirata” porque agarramos la filosofía desde algo no filosófico. La abordamos más bien, es un abordaje”. Ese “algo” puede ser una pregunta, un problema, un choque con la realidad, una pasión… Es algo que nos afecta vitalmente en todo caso y nos empuja a pensar.

Anuncios

Fundamentación metafísica de la autoridad: Trump y su veto a inmigrantes y refugiados

13 Feb

13/2/2017

Palabras de G. Vattimo acerca de la metafísica.

“Si observamos un poco, nos daremos cuenta de que todas las formas de autoritarismo están basadas en ciertas premisas de naturaleza metafísica. La única razón para que así sea es la siguiente: la autoridad interpretada metafísicamente es más fácil de explicar y aparentemente más vinculante que un gobierno u autoridad filosófica tratando de persuadirnos de que determinada acción, creencia o política mira únicamente por tu propio interés. Si, por ejemplo, le explicamos al presidente Bush que los riesgos de la guerra en Irak son demasiado grandes, él responderá: “Pero esa gente es terrorista””

(Caputo, J. D y Vattimo, G.  Después de la muerte de Dios. Conversaciones sobre religión, política y cultura, Paidós, Barcelona 2010, pp. 62-63)

Esto se corresponde muy bien con mi idea de la metafísica, que defino como la imposición violenta de un orden que se declara objetivo y natural y que, por tanto, no puede ser violado ni objeto de discusión”

(Ibid, p. 142)

La forma de justificar y legitimar el veto a inmigrantes y refugiados musulmanes de diversos países por parte de Trump, ¿no será un exponente de la fundamentación metafísica del poder y la autoridad?

El recurso al terrorismo o, lo que es lo mismo,  la asociación entre islam y violencia (terrorismo), ¿no significa apelar, una vez más, a un mundo o plano de realidad diferente al nuestro, para intentar someter y dominar a aquel en el que nos movemos? Metafísica cutre y barata.

Salvar la filosofía a pesar de la LOMCE

14 Jul

14/7/2016

Nueve autonomías blindan la Historia de la Filosofía en contra del espíritu de la LOMCE.

filo en España

La Historia de la Filosofía dejará de ser, a partir del curso que viene, una materia obligatoria que todos los centros educativos deben ofertar y todos los alumnos tienen que cursar. En el sudoku que es el currículo estatal de la Ley Orgánica para la Mejora Educativa (Lomce), han ganado peso las Matemáticas y la Lengua, pero ha salido perdiendo una asignatura en la que los estudiantes de 2º de Bachilleratoaprenden quiénes son y qué han hecho Platón, Ortega o Kant. Sin embargo, hay nueve comunidades autónomas que, aprovechando el margen competencial que les permite la ley, han blindado esta materia en sus desarrollos curriculares regionales.

Según los datos recabados por EL MUNDO en los 17 gobiernos autonómicos, los territorios profilosóficos son Cataluña (Junts pel Sí) y Andalucía, Extremadura yAsturias (PSOE), donde todos los alumnos de todas las modalidades deberán cursar obligatoriamente Historia de la Filosofía a partir de septiembre, que es cuando comenzará a aplicarse la Lomce en 2º de Bachillerato.

Hay un segundo grupo en donde también han protegido esta asignatura, aunque no tanto como en el anterior. A él pertenece Cantabria (PSOE+PRC), donde Historia de la Filosofía es obligatoria en la modalidad de Ciencias y en la de Humanidades y Ciencias Sociales, pero no en la de Artes. También está aquíBaleares (PSOE+Més), que regula como Cantabria, aunque va un paso más allá al obligar a los centros a ofertarla en la modalidad de Artes. Y Aragón (PSOE+Cha), que la ha puesto obligatoria en Humanidades y Ciencias Sociales, algo que también han recogido Murcia y La Rioja, que, a pesar de ser del PP, interpretan la Lomce a su manera y se desmarcan de la línea oficial.

Las ortodoxas de la Lomce

El resto de las autonomías ha seguido el espíritu de la Lomce. Mantienen, como establece el real decreto 1105/2014, la Filosofía de 1º de Bachillerato como asignatura troncal, obligatoria tanto en la oferta como en la demanda. Pero, en el 2º curso, la Historia de la Filosofía pierde la condición que tenía con la anteriorLey Orgánica de Educación (LOE) y se convierte en una asignatura que los alumnos de todas las modalidades pueden escoger o no entre otras materias en función de sus intereses y los centros pueden ofertar o no en función de su proyecto educativo.

Estas comunidades ortodoxas con la Lomce son las popularesGalicia, Castilla y León y la Comunidad de Madrid; Castilla-La Mancha (PSOE); la Comunidad Valenciana (PSOE+Compromís); Canarias (CC+PSOE); el País Vasco (PNV), yNavarra (GB+Bildu+IE). Entre las ocho sumaron el curso pasado un total de151.021 alumnos en 2º de Bachillerato, una cifra bastante similar a los 140.964estudiantes de las nueve regiones que han blindado la Historia de la Filosofía.

Así que, a partir de septiembre, la mitad de los alumnos españoles de 17 y 18 años aprenderá obligatoriamente Historia de la Filosofía y la otra mitad sólo la cursará si la elige. Los dos planteamientos son legales, porque la Lomce permite que los gobiernos autonómicos pongan las asignaturas que consideren oportuno dentro de su ámbito competencial -así ha ocurrido, por ejemplo, con Educación para la Ciudadanía, que ha sido recuperada por Andalucía o Extremadura- y tampoco pone impedimentos a su forma de distribuir el horario escolar.

La sensación, tras el análisis detallado de 13 decretos, tres órdenes y dos instrucciones a los centros educativos (el País Vasco y Cataluña no han aprobado aún sus decretos curriculares, a pesar de que la Lomce se implantó el curso pasado en 1º de Bachillerato), es que los gobiernos autonómicos se han enfrentado a un enrevesado puzle burocrático para tratar de cuadrar todas las asignaturas sin quitarles horas a las instrumentales, que son las estrellas del currículo.

El problema, según ha detectado la Red Española de Filosofía, es que a partir del curso que viene comienza la reválida, una evaluación final que, a diferencia de la Selectividad, examinará no sólo de las asignaturas de 2º curso, sino de todo el Bachillerato. El borrador del decreto que regula las características de esta gran prueba, al que ha tenido acceso EL MUNDO, contempla que haya un examen deFilosofía de 1º. Esto significa que los alumnos de aquellas comunidades autónomas en donde no esté blindada la Historia de la Filosofía de 2º y no hayan escogido por su propia iniciativa esta asignatura se van a pasar todo un año sin tratar en las aulas esta materia y van a llegar al examen «menos preparados que el resto».

Agravios comparativos entre autonomías

«Los estudiantes de comunidades autónomas como Andalucía o Cataluña, que han puesto Historia de la Filosofía como obligatoria, van a ir a la evaluación final de Bachillerato mucho más preparados que los de la Comunidad de Madrid, donde buena parte de los alumnos se habrá pasado un año sin saber nada de la asignatura

y, aun así, tendrá que examinarse de ella», resume Esperanza Rodríguez Guillén, portavoz de la Red Española de Filosofía y profesora del Instituto Margarita Salas de Majadahonda (Madrid).

La reválida de junio de 2017 es piloto y no tiene efectos académicos ese año (es decir, no es obligatorio aprobarla para obtener un título), pero su nota contará, no obstante, para ingresar en la universidad.«A veces los alumnos no entran en la carrera que quieren por unas pocas décimas y, en este sentido, la nota de Filosofía va a ser crucial. Es una chapuza absoluta lo que han hecho, porque en algunas comunidades autónomas van a tener la oportunidad de repasar durante este curso y en otras no», opina Víctor Bermúdez, profesor de Filosofía en el Instituto Santa Eulalia de Mérida.

El caso de la Historia de la Filosofía y los currículos es un paradigma de lo que ha ocurrido con la educación en España, donde hay tantos sistemas educativos como autonomías. La Lomce se aprobó con la idea de acabar con tanta dispersión pero, en la práctica, los problemas se han multiplicado. Tanto Bermúdez como Rodríguez Guillén denuncian que, como el Gobierno central aún no ha aprobado el decreto que establece las características de la reválida, «los profesores impartieron la asignatura de Filosofía en 1º de Bachillerato durante el año pasado sin saber cómo será la prueba el curso que viene».

Ángel Vallejo, profesor del Instituto Consuelo Aranda de Alberique (Valencia), resalta otra paradoja: «Algunos gobiernos autonómicos, como el de la Comunidad Valenciana, se han apresurado a aumentar el número de horas de Filosofía en 1º pero, a cambio, quitan la obligatoriedad en 2º».

Una enseñanza en decadencia

Los profesores de la Red Estatal de Filosofía, que coordina a todas las asociaciones, fundaciones e instituciones docentes relacionadas con el ejercicio de la profesión filosófica, insisten en que lo más preocupante es que la asignatura se está quedando «marginada» a marchas forzadas en un contexto de «pérdida de interés» generalizado por las Humanidades y en el que se tiende a agrupar las distintas áreas de conocimiento para optimizar la gestión. La Universidad de Complutense de Madrid, de hecho, está a punto de fusionar la histórica Facultad de Filosofía, donde impartió sus clases María Zambrano, con la Facultad de Filología. Otros campus han realizado ya cambios similares.

«Los alumnos necesitan la Historia de la Filosofía», reflexiona Vallejo. «No sólo por los contenidos, por saber de Platón o Descartes, sino porque competencias como la capacidad argumentativa o el análisis profundo de los textos no se desarrollan tanto en otras asignaturas como en ésta».

Con la LOMCE la religión se impone a la filosofía

21 Jun

20/6/2016

La sociedad y la escuela necesitan una asignatura obligatoria para todos los alumnos que trate sobre valores personales, sociales y políticos de un modo no dogmático. Y esta asignatura no puede ser la Religión, debe ser la Filosofía

Más filosofía en secundaria

15 Feb

Artículo de Pedro Reina “Filosofía en la Enseñanza Secundaria” (14/2/2016)

Casi todos los profesionales de la enseñanza secundaria en España que yo conozco opinan, como yo, que la distribución de asignaturas y sus currículos es totalmente inadecuada. Hace mucho tiempo que los políticos en España no piensan seriamente en este asunto tan importante. Las leyes educativas se suceden como una especie de partido de tenis en el que los dos partidos hegemónicos se lanzan la pelota a la peor esquina; nunca hay consenso ni se pide la opinión a los profesionales de la enseñanza. Los resultados globales son cada vez peores, los asuntos que se debaten versan sobre cuestiones secundarias y las importantes se ignoran.

Uno de los conocimientos cada vez peor tratados es el que nos invita la filosofía a explorar. Como asignatura, la Filosofía es ninguneada cada vez con más ahínco; se intenta relegar a los rincones de los cursos y parece que el objetivo último de los políticos fuera eliminar todo vestigio de pensamiento racional en la enseñanza secundaria; corrobora esta idea el tratamiento pragmático que se da a la lengua y la matemática suprimiendo sus componentes artístico y fundamental y relegándolas a meros “instrumentos”. Como conocimiento, la filosofía parece percibirse como un elemento indeseable que va en contra de la monetización que se quiere ir aplicando a esta etapa educativa.

pienso luego estorboSin embargo, la filosofía es el saber capital del que emanan los demás; nos obliga a un examen de nuestros métodos científicos y de nuestros sistemas de creencias; nos hace mirar a nuestro interior y a relacionarlo con nuestro exterior; intenta dar un sentido unitario a tantos saberes desperdigados por la maraña de asignaturas en que se ha convertido la Educación Secundaria Obligatoria.

Mi visión del tratamiento de la filosofía es diametralmente opuesto del que se está llevando a cabo actualmente. Propugno que exista una asignatura denominada simplemente Filosofía en los cuatro cursos de ESO y en los dos de Bachillerato, seis cursos en total en la etapa secundaria, que corresponde al tramo de edad de los doce a los dieciocho años. Los contenidos deberían ser decididos y consensuados por la comunidad educativa, con una voz principal a cargo de las personas que la van a impartir, que serán preferentemente licenciados, graduados o doctores en Filosofía. Ellos sabrán perfectamente cómo ir graduando los contenidos durante esos seis cursos según la psicología de cada edad: nuestros alumnos cambian muy deprisa en estos seis años y los contenidos, por tanto, también deber ir evolucionando de un curso al siguiente.

Esta materia tendría una carga horaria de entre tres y cuatro periodos lectivos semanales, ya que menos es sencillamente una broma inaceptable (ahora mismo está ocurriendo, hay asignaturas de uno o dos periodos semanales). La presencia de una asignatura de esta importancia supondría eliminar la multitud de pequeños granitos que tenemos ahora: Ética, Valores Éticos, Ciudadanía, Religión confesional, Medidas de Atención Educativa, etc. Y devolvería la importancia que tienen a saberes que se están perdiendo, como la historia de la religión cristiana, o que nunca se han atendido, como la historia de las religiones no cristianas.

Esto nos lleva a un punto importante: yo no creo que el lugar de la enseñanza religiosa confesional sea la escuela pública, pero también creo que no se puede dar la espalda al hecho religioso desde el punto de vista humano, ya que la historia nos ha enseñado lo importante que es la religión para la humanidad. Por un lado, nuestros alumnos que no cursan Religión Católica se ven privados de unos conocimientos que son fundamentales para entender correctamente la cultura europea; por otro lado, ninguno de nuestros alumnos conoce ni remotamente qué creencias religiosas sustentan otras culturas del mundo. Ambos aspectos quedarían cubiertos si la asignatura de Filosofía que propugno incluyera el epígrafe “Historia de las religiones” en algunos de sus seis cursos.

Si esta propuesta se llevara a cabo, los alumnos que decidan cursar Bachillerato entrarían en él con cuatro cursos de Filosofía en sus cerebros y podrían afrontar con un nivel académico mucho mayor no solo los otros dos cursos de Filosofía que les aguardan, sino muchas otras asignaturas, de modo que nuestros alumnos terminarían sus estudios de enseñanza secundaria mucho mejor preparados personal, científica y humanamente. Quizá esto es lo que quieren evitar nuestros políticos.

Cosas modernas que solo entenderás si estudias filosofía

31 Ene

Parece que la nueva reforma educativa permite que un alumno se gradúe sin pasar por el estudio de la Filosofía. No es necesaria, dirán muchos, o, al menos, no tanto como las ciencias, que abren la puerta a carreras universitarias ‘con futuro’. Además, es un rollazo lleno de palabras raras y ejemplos que poco tienen que ver con la vida real, pensarán algunos jóvenes. Menuda inutilidad, ¿verdad?

Pero la diferencia de la Filosofía con respecto a otras asignaturas es que, por muy rollazo que sea o por muy inútil que parezca, ayuda a ver las cosas con ojos críticos. No construye puentes, ni gestiona empresas, pero siembra dudas necesarias en todo lo que sucede a nuestro alrededor. Enseña a leer entre líneas y a no dar por sentado todo lo que nos cuentan. Menuda chorrada, ¿eh?

1. Porque, por ejemplo, ¿a quién le interesa la democracia? Pensar que nuestro derecho a voto (y a la queja) nació porque un par de filósofos consiguió que se nos considerara a todos los seres humanos personas autónomas y críticas… ¿Qué diferencia hay entre ser humano y ser persona? ¿qué es ser autónomo? ¿qué es tener jucicio crítico? Pueden buscarlo en Google, o pueden aprenderlo en los colegios. A elección.

2. ¿El feminismo no era eso de lo que habla Beyoncé en las entrevistas? Parece obvio que las mujeres somos iguales a los varones. Súper obvio y, sin embargo, y aunque por suerte hemos alcanzado logros sociales que ahora damos por sentados, cada día nos cruzamos con pequeños gestos, expresiones o actitudes que tomamos como naturales y, sin embargo, son profundamente discriminatorias. Aprender a detectarlas es mantener los ojos muy abiertos pero, sobre todo, leer, leer a las filósofas feministas, darse cuenta de que no existen las diferencias inamovibles, sólo las distinciones y los prejuicios culturales. Y después agradecer a Beyoncé su ayuda.

3. ¿Qué tienen en común el escritor Philip K. Dick, Martin Luther King, Woody Allen o Susan Sontag? No habrían sido quienes son o fueron si no hubieran empezado estudiando filosofía. Tampoco algunos miembros de El Mundo Today. Para que luego digan que es una asignatura aburrida.

4. Y si los griegos te parecen vintage, siempre puedes aprender estoicismo con Paris Hilton o postestructuralismo a partir de las barbas modernas. La Filosofía tendrá muchos siglos, pero eso no implica que no sea aplicable al XXI. Si algo demuestran páginas como Espongiformes, creada hace tiempo por estudiantes de la materia, es que no hay filósofo aburrido. Además, te enseña a ganar cualquier discusión sesuda de bar y a refutar cualquier opinión (te la creas o no). Y a todos nos gustas tener razón, ¿no?

5. Lo bueno es que también te enseña a quitártela. La filosofía anula cualquier intento de totalitarismo y ayuda a entender que hay cosas que no puedes entender, pero sí respetar. Menuda tontería, ¿eh? ¿Qué necesidad hay de intentar convivir con otras culturas y sistemas de pensamiento en el siglo XXI? ¡Ninguna!

6. ¿Y a quién le interesa entender por qué existen los hipsters, por qué seguimos ciertas modas o a dónde va a llegar la adicción a la tecnología? Si, a fin de cuentas, nadie lee sobre eso nunca, ¿verdad? Es mejor reírse de las barbas largas, hacer cola de dos días por el nuevo iPhone o criticar al que se gasta dinero en Chanel. No hace falta leer a Boudieu, ni a Simmel, ni a Ortega. Tenéis razón, eso no nos da de comer.

 

Recursos para Historia de la Filosofía.

19 Feb

Recursos para la materia de Historia de la Filosofía de 2º de BACH (hasta que la LOMCE de Wert y su empeño por “mejorar la calidad de la enseñanza” tenga a mal disponer otra cosa), elaborados por Arturo Porras Guardo en su web “Filex“.

files filosofos

Se trata de unos materiales muy bien elaborados y completos, divididos en 5 grandes temas: los comienzos de la filosofía griega,  la figura de Sócrates y los sofistas, los problemas fundamentales de la filosofía platónica, Aristóteles y el reto del cambio, así como una introducción a la filosofía medieval y al problema de la relación fe-razón.

Cada bloque temático consta de una breve introducción y un índice que da paso al tema en cuestión. Cuando entramos en cada unidad,  una columna en la parte izquierda de la pantalla nos indica en qué apartado concreto nos encontramos, lo que facilita la navegación.

Lo más destacable de estos materiales es que, junto a una detallada y amplia exposición de los contenidos, podemos encontrar toda una batería de actividades (de reflexión, comentarios de texto, autocorregibles como cuestionarios, completar huecos, crucigramas…).

Cada bloque termina con una propuesta de tareas dirigidas al alumno, actividades que sirven para reforzar los aprendizajes adquiridos y ampliarlos.

Otro aspecto a destacar es la cantidad de enlaces a otras páginas web, que se abren en una ventana emergente, lo que permite comprobar el interés de dicho recurso, sin necesidad de abandonar la página en cuestión.

En definitiva: materiales y recursos muy interesantes tanto para la didáctica de la filosofía dentro del aula, como para la ampliación y desarrollo de lo explicado (en este caso, fuera del aula).