Tag Archives: igualdad

Rap feminista para fulminar a machirulos – Yorokobu

26 Ago

“Qué belleza la que tu presentas bajo de ese traje,
¡qué belleza mujer! pero que sea más tu coraje”

MARE (MÉXICO).

“Tú no me vas someter, tú no me vas a golpear.
Tú no me vas denigrar, tú no me vas obligar”

ANA TIJOUX (CHILE).

“Somos guerreras abriendo paso a las nuevas, por condiciones de igualdad que dejen de lado las guerras”

GARZÍA (ESPAÑA).

“Harta de letras denigrantes de machitos anormales,  justifican violaciones mediante pajas mentales”

KLITOSOVIET (ESPAÑA).

“Lo fácil cae ligero, lo duro pesa mucho, el tiempo va volado, ya que puede, tiene que volar.Cada uno en su lugar, todo está muy claro. Tu origen te marca, tú eliges la charca donde quieres remar”

LA MALA RODRÍGUEZ (ESPAÑA).

Anuncios

Brecha salarial entre hombres y mujeres y nivel educativo

30 Jun

30/6/2016

En 2014, el sueldo bruto medio anual fue de 22.858 euros. Sin embargo, esa cifra oscila hacia arriba o hacia abajo en función del sexo: el salario medio de los hombres fue de 25.727 euros anuales frente a los 19.744 euros de las mujeres. La última Encuesta de Estructura Nacional  que ha publicado el INE cifra la brecha salarial en el 13,3%, aunque lo hace teniendo en cuenta la ganancia corriente por hora y no contabiliza otros pluses y remuneraciones extra que aumentan la desigualdad. Otros estudios, como el de la OIT, la eleva hasta el 17%, o hasta el 24% en el caso de un informe de UGT con datos del INE.

1. Formación. Los datos del INE muestran que los sueldos de los trabajadores cualificados son, en general, superiores a lo de los no cualificados. Sin embargo, incluso entre las personas con más formación la brecha salarial se mantiene e, incluso, se ensancha. Entre los trabajadores con educación primaria, el sueldo medio de las mujeres es 6.500 euros más bajo que el de los hombres. Si hablamos de personas con licenciaturas y doctorados, esa diferencia se amplía a los 9.500 euros.

brecha salarial nivel educativo

2. Por sectores. La brecha existe en los tres grandes sectores de actividad: industria, construcción y servicios. Sin embargo, es en construcción, donde hay menos presencia femenina, donde es más estrecha. Contrariamente, servicios, un sector muy feminizado, registra una diferencia ostensible entre los salarios de hombres y mujeres: ellos cobran de media 25.198 euros al año mientras que ellas perciben 19.477 euros. En este sector trabajan, por ejemplo, las camareras de hotel, cuya precariedad laboral han denunciado colectivos de trabajadoras y sindicatos. La brecha en la industria es similar a la de la construcción.

3. Edad. Es entre las personas más jóvenes donde las diferencias salariales se estrechan. Sin embargo, a partir de los 35 años, cuando la presencia de hijos y de otras cargas familiares es más frecuente, las diferencias comienzan a aumentar. Las trabajadoras de entre 35 y 44 años cobran cerca de mil euros menos que los trabajadores de esa edad. La brecha pasa a ser de 4.000 euros en la franja e edad que va entre los 45 y los 54 años y se mantiene parecida por encima de esa edad.

brecha salarial edad

4. Más presencia en los salarios bajos. El INE señala que casi el 13% de los trabajadores tienen ganancias bajas. De ellos, el 64% son mujeres. Hay más mujeres que hombre entre los trabajadores que cobran el salario mínimo interprofesional (655 euros al mes) y también son más las que lo superan pero siguen sin llegar al salario más frecuente (16.500 euros anuales). La situación se invierte entre los salarios altos, que cobran más hombres que mujeres.

5. Antigüedad. El tiempo en el puesto de trabajo tampoco evita la brecha salarial. Independientemente de si la antigüedad es de un año o de veinte, la diferencia entre los sueldos medios de hombres y mujeres ronda los 5.000 euros.

La “regla de la inversión”: igualdad de género.

9 Abr

9/4/2016

  • ¿Quieres que te explique un sistema para saber cuándo una situación es discriminatoria para la mujer?
  • ¡Sí!
  • Tienes que aplicar la regla de la inversión. 
  • ¿La qué?
  • La regla de la inversión, es decir, darle la vuelta a la frase o a la situación. Allí donde está el hombre, poner a la mujer, y al revés (…) De esta forma se puede saber cuándo una determinada situación es machista o discriminatoria para la mujer.

GEMMA, L., El diario violeta de Carlota

¿Es posible ser feminista y de derechas?

20 Feb

18/2/2016.

Aumenta la brecha salarial entre hombres y mujeres

20 Feb

19/2/2016

¿No te ha pasado que…? Micromachismos

10 Feb

Guía para detectar a neomachistas

2 Oct

El machista de toda la vida tiene los días contados, y él lo sabe. Por eso se ha reciclado y reinventado, abandonando el “¡mujer tenía que ser!” y tomando el pasivo-agresivo: “yo creo en la igualdad pero tú no buscas eso” o el mucho más novedoso “lo tuyo no es feminismo, es hembrismo”. Con cada ola de feminismo hay una ola de machismo, que se adecúa al contexto para intentar mantener el statu quo. Te damos algunas pautas para que reconozcas al neomachista, ya que a simple vista pueden parecer personas normales.

  1.  Usa la palabra hembrista (que es como el cultismo de ‘feminazi’): El hembrismo, según los neomachistas, engloba a todas aquellas feministas con las que no están de acuerdo. Es un movimiento que tiene, al parecer, el objetivo oculto de conseguir acabar con el patriarcado para instaurar un matriarcado. El neomachismo argumenta que las hembristas (como servidora, por ejemplo) odian a los hombres, los motivos de este odio puede estar causado por varios motivos:
    1. Porque eres mala. (¿Qué hay peor que una mujer mala?).
    2. Porque un hombre alguna vez te hizo algo y lo pagas con todos. (¿O acaso una mujer puede enfadarse o sufrir en la vida por algo que no tenga que ver con un hombre?
    3. Porque no practicas el sexo todo lo que deberías. (Ya sabemos que el pene es la solución a todos nuestros problemas, y si no tenemos sexo con frecuencia, pasa lo que pasa, no nos relajamos, nos enfadamos y pagamos esa frustración contra el hombre).
    4. Eres lesbiana. (Imagínate una mujer que ni ha visto un pene, ¡lo que puede ser eso!).
    5. Todas las anteriores son ciertas.
  2. El neomachista defiende la igualdad, pero lo que él entiende por igualdad, no lo que entiendas tú, mujer. El neomachista siempre te dirá que él cree que todos somos personas y que por eso no se puede diferenciar entre sexos. Se molestará si le parece que luchas (o incluso hablas de feminismo) demasiado, porque una cosa es creer en la igualdad y otra ser pesadita con el tema. Una cosa es ‘ayudarte’ en casa y otra repartir las tareas del hogar al 50%. Una cosa es combatir el machismo y otra dejar que las mujeres escriban artículos feministas sin quitarle la razón en varios puntos: igualdad sí, pero sin crecernos demasiado, no nos vayamos a flipar. El neomachista quiere, básicamente, que defendamos la igualdad en voz baja, en aquel rincón, donde a él no le llegue el barullo.

Sigue leyendo (eldiario.es)

Orígenes: de Guía parrafo Detectar neomachistas ONU