Tag Archives: Israel

Mitos sobre Israel a 70 años de la Nakba palestina

20 May

16/5/2018

CTXT

El Estado de Israel celebra cada 14 de mayo el aniversario de su fundación. Para el pueblo palestino, se cumplen 70 años de la Nakba (Catástrofe), un éxodo masivo de más de un millón de refugiados, cuyos hijos y nietas son parte de la diáspora palestina, hoy integrada por más de cinco millones de personas en el mundo

La ‘Catástrofe’

En diciembre de 1947, los palestinos eran más dos tercios del total de la población, mientras que los judíos eran una minoría. Del total de la tierra cultivada, la mayor parte pertenecía a la población nativa y sólo un 5,8% estaba en manos de colonos judíos. La mayoría de los judíos estaban concentrados en tres ciudades (Haifa, Tel Aviv y Jerusalén) pero su presencia en el resto de las regiones era ínfima. Aún así, la resolución de la ONU le otorgó al nuevo Estado judío el 56% del territorio. Como señala Waled Khalidi, esto fue una llamada para ocupar el resto de las tierras, para lo cual había que expulsar a la población local. En el relato de los colonizadores, la resistencia palestina a la invasión se transformó en una agresión. Las operaciones militares de los ocupantes se narraron como una “legítima autodefensa”.

Pappé afirma que la Nakba fue un plan sistemático de limpieza étnica mediante la ocupación, destrucción de aldeas y expulsión de la población con el objetivo de “desarabizar” los territorios.

Anuncios

Eurovisión en Gaza | ctxt.es

19 May

19/5/2018

 

La masacre de Gaza llena de sangre la inauguración de la embajada de EEUU en Jerusalén

15 May

15/5/2018

Por su parte Estados Unidos defendió este martes en la ONU que la violencia de este lunes en la frontera de Gaza no tiene ninguna conexión con el traslado de su embajada a Jerusalén y defendió la respuesta dada por Israel a las protestas. La representante estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haleyculpó de todo lo ocurrido a Hamás y consideró que Israel ha demostrado mucha “contención” en su reacción. “¿Quién entre nosotros aceptaría este tipo de actividad en su frontera? Ningún país en esta sala actuaría con más contención que Israel“, dijo.

Contrasta la postura de EEUU con la defendida por la ONU, según la cual Israel mata de una forma que “parece indiscriminada”

“Parece que cualquiera puede ser asesinado o herido; mujeres, niños, reporteros, personal de primeros auxilios, si se acercan a más de 700 metros de la valla. Dispararon a un amputado doble, ¿que amenaza es un amputado?”, afirmó el portavoz en Ginebra de la Oficina, Rupert Colville.

Parece bastante claro que se está matando de forma indiscriminada”, precisó Colville. “El uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, no el primero y debe responder a una amenaza a la vida. El intento de saltar o dañar una valla, o lanzar cocteles molotov no es claramente una amenaza de muerte”, subrayó el portavoz, que puntualizó que el hecho de que no había “amenaza real de muerte” contra el Ejército israelí se demuestra en el hecho de que solo un soldado israelí resultó herido leve. “La comparación de cifras habla por si sola”

Según datos de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), 58 personas murieron este lunes como consecuencia de la represión israelí contra las protestas palestinas en Gaza. Una cifra que el Ministerio de Salud palestino ha elevado a 60, entre los que hay ocho menores de edad. De los más de 2.700 heridos ─entre los que hay 225 menores─, la mitad fue por impactos de bala o metralla.

“Ayer fue el día más violento desde la guerra de 2014”, ha denunciado Unicef. Entonces, perdieron la vida más de 2.000 palestinos en 50 días durante la operación israelí militar Margen Protector. Ahora, desde que comenzaran las protestas de la denominada Marcha del Retorno el pasado 30 de marzo han muerto 109 palestinos y más de 12.000 han resultado heridos, la mitad de ellos por munición real.

Los palestinos conmemoran este martes la Nakba (Catástrofe) que supuso para ellos el nacimiento del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, con una huelga general y un día de duelo por los fallecidos de ayer en medio de la inauguración de la embajada de EEUU en Jerusalén. Se esperan nuevas protestas y enfrentamientos con las fuerzas israelíes en Gaza y Cisjordania.

Colville recordó que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, ha definido lo que ocurre en Gaza como “muertes ilegales” porque el la Franja es un territorio ocupado por Israel, y es una violación de la cuarta Convención de Ginebra, el tratado que rige la actuación en zonas de conflicto. Al mismo tiempo, Colville definió la situación en Gaza como de “pesadilla” dada la falta de camas de hospitales y de personal para tratarlos y denunció que “Israel una vez más no ha dejado salir de la Franja a palestinos heridos para obtener tratamiento en otro lugar”.

El portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Jens Laerke, confirmó que Israel sigue “controlando” la salida desde Gaza y que la situación sanitaria es “una tragedia” dada la falta de capacidad para atender a “cientos de heridos” y que se están quedando sin materiales esenciales y se quedarán sin carburante en menos de una semana.

Tarik Jasarevic, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), añadió que la capacidad de reacción de los hospitales de Gaza está en mínimos desde hace una década a causa del bloqueo israelí a la franja, y que una de cada cinco medicinas esenciales se han agotado y se necesitan urgentemente tanto antibióticos para tratar a los heridos como tratamientos para el cánce

Protestas en Palestina: Los soldados israelíes han herido de bala a más de 250 menores en las protestas de Gaza – Público

11 May

11/5/2018

 

http://m.publico.es/internacional/2043447/los-soldados-israelies-han-herido-de-bala-a-mas-de-250-menores-en-las-protestas-de-gaza

Yaser Murtaja, periodista de 30 años, asesinado un francotirador israelí

9 Abr

9/4/2018

Yaser Murtaja, de 30 años, es uno de los nueve palestinos que murieron en la jornada de protestas en Gaza del viernes, una semana después de que otros 21 cayeran bajo las balas de los soldados israelíes. Murtaja recibió una sola bala de un francotirador cuando estaba al menos a 100 metros de la barrera fronteriza, según testigos. No representaba una amenaza violenta ni pretendía pasar al otro lado. Era un periodista que tomaba imágenes con su cámara de vídeo. Llevaba puesto un chaleco identificado con la palabra Prensa.

Los asesinatos se inscriben dentro de “La gran marcha del retorno“. Dicha idea ha sido “cocinada” durante semanas por varios partidos políticos, incluido el nacionalista Al Fatah del presidente Mahmud Abás, y por organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil que plantearon un nuevo estilo de protesta de larga duración.

La fecha elegida para el comienzo de la marcha fue el 30 de marzo, conocido como Día de la Tierra, que recuerda una manifestación de 1976 contra la confiscación de tierras por parte de Israel en la que murieron seis árabes israelíes – minoría de origen palestino en Israel – en enfrentamientos con el Ejército.

El último día, y clave, será el próximo 15 de mayo, conocido como Día de la Nakba (catástrofe), que para los palestinos supuso el exilio de 700.000 personas, según cifras de la ONU, con la creación del Estado de Israel en 1948.

La convocatoria reclama el derecho al retorno, el fin del bloqueo de la Franja y del enquistamiento de la situación cuando se cumplen 70 años y se percibe un deterioro desde que el presidente de EE.UU., Donald Trump, declarase Jerusalén como capital de Israel y anunciara el traslado de la embajada desde Tel Aviv para el próximo 14 de mayo, día de la Independencia de Israel.

Volviendo al asesinato de Yaser Murtaja, los portavoces militares israelíes presumen de que hacen un uso selectivo de su fuerza y que sólo disparan a aquellos que suponen una amenaza para los soldados o que dirigen las protestas. Murtaja no cumplía ninguna de esas características –lo que no quiere decir que las demás víctimas mortales supusieran una amenaza–, y eso no impidió que un francotirador apuntara y disparara sobre él

(Sigue leyendo)

Médicos del Mundo vuelve a Gaza para curar a la población civil bloqueada

11 Sep

10/9/2016

¿Por qué es imposible que prospere un proceso de paz entre Israel y Palestina?

10 May

Artículo de opinión recogido de eldiario.es el 9/5/2014, escrito por Aitor Hernández Carr y Ferran Izquierdo Brichs y que lleva por título “Israel y Palestina: un proceso de paz ficticio“. Muy interesante de cara a entender el porqué de 20 años de fracaso y a diseñar los pasos que se han de dar para alcanzar un escenario de negociación real.

10-05-2014 20-36-34

“Han transcurrido ya casi más de 20 años desde que se iniciara el llamado proceso de paz o de negociaciones entre israelíes y palestinos. El “proceso de paz” ha tenido una importante falta de credibilidad desde sus inicios y se ha dado por muerto en repetidas ocasiones, la última hace ya un mes. A continuación apuntamos algunos elementos que pueden ayudar a comprender el significado y las consecuencias del fracaso del proceso de paz.

1. Los medios de comunicación y los políticos implicados nunca mencionan lo más importante respecto al llamado proceso de paz: nunca ha sido una realidad. Nunca ha habido negociaciones reales entre israelíes y palestinos, de la misma forma que nunca ha habido y nunca habrá negociaciones entre el fuerte y el débil. En cualquier tipo de conflicto, desde el nivel personal hasta el nivel internacional, si hay una parte mucho más fuerte que otra, el fuerte nunca negociará con el débil, por la simple razón de que no necesita hacerlo. Y ha habido muy pocos conflictos en la historia con tanta diferencia de poder como el que enfrenta a israelíes y palestinos. Israel ocupa militarmente, coloniza de forma inexorable y ha creado un sistema de apartheid basado en la discriminación racial. La realidad sobre el terreno es que Israel rige sobre la vida de los millones de palestinos que viven entre el Mediterráneo y el río Jordán e incrementa ininterrumpidamente su acumulación de tierras y recursos pertenecientes a los palestinos. El poder y la capacidad de negociación de los palestinos es ínfima.

2. Entonces, si no hay negociaciones entre israelíes y palestinos, ¿quién está negociando con quién? Las negociaciones se producen a tres niveles distintos: en primer lugar, se produce una primera negociación entre distintas élites políticas, económicas y militares israelíes. En la sociedad israelí hay unos sectores que ganan mucho capital y poder gracias a la tensión y la inseguridad que genera el conflicto (los ejemplos más evidentes son los sectores militares y de producción de armamento, y también los partidos coloniales y ultranacionalistas como el Likud). Pero también hay élites que pierden a consecuencia del conflicto, como las empresas de la economía civil, o los políticos que defienden una visión más moderada del sionismo. Según la evolución del conflicto, la inversión, el presupuesto y los votos van en una dirección u otra, con lo que hay algunas élites israelíes muy interesadas en mantener la tensión mientras que otras quieren disminuirla. La negociación permanente entre estos dos grupos tiene efectos en las políticas sobre los territorios ocupados palestinos (evolución del muro del apartheid, de la creación de colonias, de la represión sobre los palestinos…). En segundo lugar, se produce la negociación entre los gobiernos israelíes y Washington. En este sentido, el ministro de defensa israelí afirmaba en conversaciones privadas con periodistas y responsables políticos, filtradas a la prensa, que los palestinos en realidad no participaban en las negociaciones, y que éstas se producen entre Estados Unidos e Israel. En estas negociaciones, paradójicamente, la parte fuerte es el Gobierno israelí, gracias a la influencia que tiene el lobby proisraelí sobre los políticos norteamericanos. Finalmente, el producto de estas dos negociaciones se presenta como un ultimátum a los palestinos: o lo aceptas o diremos que no estás interesado en la paz. Tal y como señalaba recientemente el historiador israelí Zeev Sternhell, hasta el momento las negociaciones de paz han sido más bien un intento de “certificar por escrito la rendición absoluta de los palestinos” más que un intento de encontrar una solución justa para todos los habitantes de ese territorio. Hace falta un cambio de paradigma en el enfoque de las negociaciones de paz.

3. En la reciente ronda de negociaciones esta situación se expresó en que John Kerry no presentó ninguna exigencia de fondo al Gobierno israelí, a pesar de que al final reconoció que el fracaso era responsabilidad del Gobierno de Netanyahu. En palabras de John Kerry: “Israel se negó a liberar a los prisioneros palestinos pactados y se anunció la construcción de 700 nuevas unidades en Jerusalén Este y, poof… ése fue el momento”. Sin embargo, sí presentó a Abu Mazen la nueva exigencia, entre otras, de que reconociera a Israel como un Estado judío, lo que es totalmente inaceptable para la totalidad de los palestinos pues supone renunciar al derecho al retorno de los refugiados, y también implica la aceptación de que los palestinos que permanecen en Israel (el 20% de la población israelí) tendrán siempre un estatus de ciudadanos de segunda en sus propias casas.

4. ¿Cómo cambiar la situación y crear las condiciones para una verdadera negociación? La única forma es crear un mayor equilibrio de fuerzas entre quienes deben negociar. En una reciente conferencia a la que asistimos en la universidad de Berkeley (Estados Unidos), Menahem Klein, quien fue asesor del Gobierno israelí en las “negociaciones” de Camp David y Taba en el año 2000, afirmaba que la única forma de avanzar en las negociaciones es con presiones exteriores sobre Israel, y que las élites palestinas (tanto de Fatah como de Hamas) dejen de administrar la ocupación para llamar nuevamente a la resistencia. Para ello, la sociedad palestina deberá ser lo bastante fuerte como para obligar a sus élites a poner el objetivo de la resistencia por delante de la lucha mezquina de la competición por las migajas de poder que deja la ocupación israelí. El momento en que los palestinos han sido más fuertes fue durante la primera Intifada, un ejemplo de resistencia civil masiva y un antecedente de las movilizaciones populares y pacíficas de la primavera árabe. En este sentido, se ha hablado de la posibilidad una tercera Intifada basada en la resistencia no-violenta en el interior y en el boicot desde el exterior. Sin embargo, no parece que el reciente acuerdo entre Fatah y Hamas sea un gran avance en esta dirección, pues no tiene el objetivo de llamar nuevamente a la lucha popular. No obstante, el acuerdo sí es imprescindible para que se puedan producir tanto la resistencia como una negociación mínimamente creíble.

5. Hasta el momento Israel no ha tenido ninguna presión externa real, ni incentivos para modificar el status quo y la dinámica sobre el terreno. Los Estados Unidos, la Unión Europea y la comunidad internacional no plantean a Israel la obligatoriedad de respetar la legalidad internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. Al contrario, establecen acuerdos comerciales y de seguridad que no hacen más que reforzar la ocupación-desposesión de la población palestina (ejemplos cercanos de extrema gravedad son la compra de armamento de España a empresas israelíes o los múltiples acuerdos firmados bajo la tutela de la Generalitat de Catalunya).

6. Ante la falta de presión externa, la realidad sobre el terreno avanza inexorable: más tierras confiscadas, más colonias, menor libertad de movimiento para la población palestina, castigo colectivo sobre la población de Gaza, etc. Ante la situación de flagrante y continuada violación de los derechos más fundamentales de la población palestina y la enorme desigualdad sobre el terreno, sólo queda el camino de ejercer una presión externa que nivele la correlación de fuerzas y permita que, en el futuro, se produzcan unas negociaciones de paz mínimamente equilibradas y reales.

7. Para ello, a nivel internacional se ha abierto una nueva perspectiva a través de dos procesos. En primer lugar, la entrada de la Autoridad Nacional Palestina en diferentes organismos internacionales y las posibilidades que abre en cuanto a reclamaciones contra los militares y políticos israelíes por la comisión de crímenes contra la Humanidad y de crímenes de guerra, y contra las permanentes violaciones de los derechos de los palestinos. En segundo lugar, la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS), inspirada en el movimiento internacional que contribuyó al fin del régimen de Apartheid sudafricano, está dotando a la ciudadanía de unos instrumentos de presión e intervención que no necesitan de la aprobación de los gobiernos occidentales. Todo ello ha de servir para que, finalmente, los representantes del pueblo palestino e israelí negocien de igual a igual la solución que consideren más apropiada conforme a los principios de la legalidad internacional”.