Tag Archives: Lenguaje

La generación más formada hoy es la más pobre y mañana será la más enferma | ctxt.es

8 Ago

8/8/2018

http://ctxt.es/es/20180711/Politica/20651/derechos-jovenes-generacion-pobreza-enfermos-Jose-A-Llosa-Workforall.htm

Anuncios

Pedro Almodóvar: “no se apropie de mi silencio, señor Rajoy”.

29 Sep

Tomado de El Huffington Post (28/9/2012)

A veces ocurre que, cuando estás en plena tarea, construyendo una ficción, te invade la sensación de que lo importante está ocurriendo fuera, algo mucho más poderoso que la historia que tú estás creando con mimo y obsesión. Es cierto que el ser humano contemporáneo necesita una dosis diaria de ficción, sin la que no sabría vivir, pero también es cierto que en muchas ocasiones los rugidos de la realidad que atraviesan nuestras televisiones y las pantallas de nuestros ordenadores son tan potentes que te dejan sin aliento y con la sensación de que una película es algo insignificante comparado con ellos. Me ocurrió el martes mientras montaba la mía y un impresionante tsunami ciudadano bramaba en la Plaza de Neptuno por su derecho a disentir con los políticos que dicen representarles, reunidos a la sazón en el Congreso. Los gritos de esta marea, cercada y en ocasiones apaleada y arrastrada por los 1.300 policías en la Plaza de Neptuno, han llenado las primeras páginas de todos los periódicos del mundo pero no han conseguido hacer vibrar el tímpano de Mariano Rajoy, en sus días neoyorquinos. En su conferencia en la American Society/Council of the Americas, Rajoy ha vuelto a editar la realidad a su antojo, agradeciendo desde Nueva York a “la mayoría silenciosa de los españoles que no se manifiesta”.

Sr. Rajoy, yo soy parte de esa mayoría silenciosa que no se manifestó el 25S y le ruego que no tergiverse y mucho menos se apropie de mi silencio. Que no estuviera físicamente en Neptuno no significa que no me indigne ante las cargas policiales, la desmedida reacción de la delegada del Gobierno, la manipulación por parte de la televisión estatal de las imágenes de lo ocurrido, la chulería de los agentes que se negaron a identificarse en la estación de Atocha e intimidaron a los viajeros (todo ello lejos del Congreso) mientras le prohibían a algunos fotógrafos que siguieran trabajando, el empeño en que los madrileños nos encontráramos desde por la mañana con una ciudad sitiada y que esta circunstancia nos predispusiera contra los manifestantes (misión fallida, los madrileños sufrimos en silencio o a gritos, pero no nos creemos a las personas que nos gobiernan desde el Ayuntamiento o en nuestra Comunidad, personas electas por la fatalidad y por las ventajas de estar incluidas en una lista electoral cerrada).

Las imágenes y todo lo que las rodea son manipulables, el color, las palabras, los gestos, las intenciones, todo depende del narrador. Cualquier realidad puede significar algo o lo contrario, según los intereses de quien la narre. Los voceros del gobierno, el propio presidente, pueden narrar lo ocurrido en Neptuno como les plazca, lo hacen cada día, pero por suerte en los tiempos que corren resulta imposible ser el único narrador, por muchos mamporros que la policía esté dispuesta a repartir a todo aquel que porte una cámara.

Vivimos en un mundo dominado por las nuevas tecnologías (en esta ocasión, benditas sean), además de múltiples cámaras profesionales (impresionante verlos trabajar en el centro mismo del seísmo, a la manera de los reporteros de guerra. Admirable el testimonio que han dejado, tanto por su valor moral como artístico) la mayoría de los manifestantes portan además de gritos y eslóganes muy certeros (“Roban, pegan, no nos representan”) una cámara de fotos o un simple teléfono, cuyas imágenes no verán la luz en TVE pero uno puede contemplarlas en otros medios digitales, o en YouTube. En esas imágenes podemos ver con toda nitidez la porra, absolutamente real, de un policía enmascarado, (todos lo están, excepto algún infiltrado, que también los hubo y también hay testimonio de ello), y el rostro descubierto de su víctima, pálido, con una brecha en la cabeza, una brecha tan real que mana abundante sangre que a su vez resbala por las mejillas de la víctima y le salpica la camisa. Sangre roja, documentada, narrada por cualquiera de los asistentes al “acto”.

2012-09-27-efefotosmadrid.8106554.jpeg
Un hombre herido por la policía. Foto: EFE.

He puesto como ejemplo una sola foto, pero en los medios no estatales hay muchísimas más, tantas como narradores que contradicen las versiones oficiales y que al menos por esta vez, están encontrando un amplio eco en los medios internacionales. Pueden seguir sucediendo barbaridades como las de esta semana, pero nuestra cruda realidad (“cruda” en sentido fotográfico, es decir, la primera imagen de la realidad cuando no está retocada), tan compleja y a la vez tan simple, va a tener múltiples narradores y muchos puntos de vista. A los responsables del orden público les va a resultar extremadamente difícil silenciarlos. No bastará con disparar pelotas ni arrastrar a los manifestantes por el asfalto.

¡Qué simpático, don Cristóbal Montoro!. Los hombres de negro no vendrán.

10 Jun

¡Qué simpatía la don Cristóbal! Con qué sencillez y claridad habla. “Los hombres de negro no van a venir a España”.

Se agradece que, ante el temor de una intervención (rescate) de la economía española, un dirigente político se dirija a los medios en un lenguaje cercano y asequible, esbozando además una amplia sonrisa llena de autocomplacencia y profunda seguridad.

España (añade el ministro) no es rescatable. No necesita esto. Lo que se necesita es más Europa, más mecanismos“.

Claro está: hay gente un pelín más exigente (bastante rara, por cierto) que espera de  un ministro algo más que sonrisas y bromas. Para tal público don Cristóbal regaló un argumento realmente convincente: “ Los acreedores no quieren que España caiga, porque lo que quieren es cobrar“.

No cabe duda de que don Cristóbal es un hábil intérprete de la no siempre clara y diáfana voluntad de los mercados y que nadie mejor que él para indicarnos los “deberes” que hemos de realizar, a fin de volver a la senda de prosperidad y crecimiento… ¡AMÉN!.

La pena es que, tan sólo cuatro días después de sus declaraciones en Onda Cero, España ha sido “rescatada”. Para que nos entendamos:  

  • Los hombres de negro, aquellos que no iban a venir, “ya están aquí”. 
  • España, más conocida por la “no rescatable”,  la que “no necesitaba” una medida de este tipo, “ha sido rescatada”.
  • Sobra decir que los acreedores no quieren que España caiga: quieren  literalmente que “se hunda”.

Que me disculpe el Gobierno, por utilizar expresiones tan “desagradables” y carentes de “tacto”. Reconozco que,en un momento de debilidad me he dejado llevar por el tono con el que  la  prensa internacional habla hoy de la medida.

No cabe duda de que los términos oficiales utilizados por  el “ex” de Lehman Brothers  en su comparecencia de ayer (“ayuda a la banca”, “respaldo europeo”, “crédito en condiciones extremamente favorables”…),  gozan de un mayor predicamento dentro de las fronteras de nuestro país y que éste no es el momento de lanzar “mensajes equívocos” al Mercado.

Como pueden ver, yo también he hecho mis deberes y me he aprendido los contenidos de esa lección magistral de lengua, impartida desde hace meses por nuestro Gobierno . Lo mismo que Rajoy, quien tras afirmar ayer que “había hecho los deberes“, ha marchado hoy a ver un partidillo de fútbol.

Seguro que algún mal pensado, olvidando los deberes del jefe del ejecutivo, critica su presencia en la Eurocopa, justamente el mismo día que los “hombres de negro” llegan a nuestro país.

¡Qué le vamos a hacer: una cosa es que Rajoy “haga las cosas como dios manda” y otra bien distinta es que, como dios, pueda estar en todos los lugares al mismo tiempo. Descanse en paz.

De “las cosas como dios manda” a un verdadero “sindiós”

5 May

Excelente artículo de J. José Millás en el País del  27 de Abril.

Los que alardeaban de hacer las cosas “como dios manda“, no están quedando lo que se dice muy bien, a tenor de las múltiples “contradicciones” en las que día a día incurren, a fuerza de intentar justificar lo injustificable.

No es que yo entienda mucho de lógica, pero esto me parece (como muy bien dice Millás) un auténtico “sindiós”.

Os dejo con un excelente artículo en relación a todo esto.

“Desde que los ministros de Rajoy, en especial Montoro y Ana Mato, decidieron explicar didácticamente los porqués de la demolición del Estado, entendemos las cosas mucho mejor. He aquí un resumen, claro como el agua, de sus argumentos: Se pone precio a la sanidad para que continúe siendo gratuita y se expulsa de ella a determinados colectivos para que siga siendo universal. Se liquidan las leyes laborales para salvaguardar los derechos de los trabajadores y se penaliza al jubilado y al enfermo para proteger a los colectivos más vulnerables. En cuanto a la educación, ponemos las tasas universitarias por las nubes para defender la igualdad de oportunidades y estimulamos su privatización para que continúe siendo pública. No es todo, ya que al objeto de mantener el orden público amnistiamos a los delincuentes grandes, ofrecemos salidas fiscales a los defraudadores ambiciosos y metemos cuatro años en la cárcel al que rompa una farola. Todo este programa reformador de gran calado no puede ponerse en marcha sin mentir, de modo que mentimos, sí, pero al modo de los novelistas: para que la verdad resplandezca. Dentro de esta lógica implacable…” (Sigue leyendo)

Lenguaje del siglo XXI.

28 Abr

Excelente recurso el diccionario por entregas que nos ofrece Jose A. Pérez en su blog “mi mesa cojea“.

En unos momentos como los actuales, en los que la deformación de la realidad parece un imperativo irrenunciable en manos de nuestros políticos, la perversión del lenguaje se ofrece como el instrumento más indicado para tal fin.

No basta con aplicar recortes, suprimir derechos, bajar salarios, demonizar lo público para posteriormente privatizarlo… Es necesario inventar nuevos términos o cambiar de significado a los ya existentes, con el fin de ayudarnos a entender la realidad.

Ahí va un ejemplo de todo ello, lleno de ingenio e ironía. Tan sólo una pequeña muestra

Deslocalizar:
Acto patriótico que realiza una empresa para una patria diferente a la suya.
Inmigración:
Conjunto de personas baratas usadas por el sistema capitalista para mantener el nivel de crecimiento económico
Hipoteca:
Medida de control social, desarrollada de forma natural por el capitalismo, cuyo objeto es anular cualquier atisbo de revolución desde su fase embrionaria.
.

(Sigue leyendo)