Tag Archives: Lógica

Qué es un cuñado – Nueva Revolución

4 Jul

Cuestiones de lógica o más bien de falacias

http://nuevarevolucion.es/opinion-que-es-un-cunado/

El presidente de RTVE sobre la conquista de América: “España no fue colonizadora, sino evangelizadora”

4 Abr

4/4/2016

Rafael Hernando arremete contra los medios por la muerte de Barberá

24 Nov

24/11/2016

Rafael Hernando no acusa. Rafael Hernando no personaliza, ni generaliza. Rafael Hernando tan solo reflexiona en voz alta e invita a reflexionar.

Rafael Hernando nos dice “lo que ha pasado”. Y eso que “ha pasado” no es otra cosa que, “si el PP apartó a Rita Barberá fue para evitarla el linchamiento al que algunos le estaban sometiendo“. Queda claro.

Lo que no se entiende muy bien es por qué, al ver la ineficacia de la medida, no volvieron a recibirla de inmediato en el seno de las filas del Partido Popular. Da la impresión de que fue abandonada conscientemente en manos de esas “hienas” de las que habla el señor Hernando (José María Aznar, que es más prudente a la hora de aparecer en los medios de comunicación, prefiere decir que el PP la excluyó) .

Por otra parte, tampoco arroja demasiada luz el hecho de que, a sabiendas del “linchamiento mediático” al que le estaban sometiendo, sus mismos compañeros no repararan en todo tipo de críticas hacia su persona, al tiempo que abiertamente le daban la espalda.

En fin: descanse en paz (a no ser que estén ya pensando en su próxima canonización).

Por cierto: la siguiente crónica de Ángel Expósito no tiene desperdicio. Su argumentación raya la falacia conocida como “petición de principio”.

 

Pablo Iglesias: “La corrupción como forma de gobierno”

25 Sep

25/9/2015

Fragmento del libro de Pablo Iglesias, “Disputar la democracia. Política para tiempos de crisis“, sobre los numerosos intentos por convertir la corrupción en un mal radicado en la naturaleza humana y, en consecuencia, en algo perfectamente generalizable a cualquier profesión. Frente a este tratamiento falaz (y bastante benévolo) de la corrupción, solo cabe resituarla en el lugar que la corresponde: el de las reglas de juego político actualmente vigentes.

Éste es el fragmento.

Alan Greenspan recurrió en su momento al pesimismo antropológico para explicar la corrupción: para el antiguo presidente de la Reserva Federal estaría en la “naturaleza humana“. Los partidos políticos del turno español no van tan lejos y suelen sostener que la corrupción en la política es equivalente a la de cualquier profesión; puede haber algunas manzanas podridas cpablo iglesias disputar la democraciaomo en todas partes, pero la gran mayoría de los políticos son gente honrada. 

Atribuir la corrupción a la naturaleza humana o compararla con la falta de honestidad individual en el ejercicio de una profesión resulta tan falaz como comparar el presupuesto de una familia que no llega a fin de mes con la hacienda pública, para justificar los recortes sociales. Una familia no puede perseguir el fraude fiscal, ni emitir bonos de deuda, ni aumentar
la progresividad del sistema impositivo. Y del mismo modo, la corrupción no tiene que ver tanto con la ética individual como con las reglas de funcionamiento de la política. Esos intentos de “despolitizar” la corrupción (Slavoj Zizek apunta, muy inteligentemente, que la “despolitización” es una operación ideológica crucial) recuerdan esos argumentos que pretenden definir el fascismo como una patología mental antes que como fenómeno histórico social y político
“.

Iglesias, P., Disputar la democracia. Política para tiempos de crisis, AKAL Pensamiento crítico, Madrid, p. 153.

5/10/2015.

Ampliación: García-Margallo y la falacia naturalista

Carlos Floriano y Arturo Fernández nos adentran en el mundo de la lógica formal.

19 Feb

Carlos Floriano, vicesecretario de Organización del Partido Popular:

El Estatuto de los Trabajadores ampara los derechos de los trabajadores.   Jesús Sepúlveda es un trabajador de esta casa (“funcionario del PP”).  Por lo que el PP no puede despedir a Jesús Sepúlveda.

Una de las distinciones fundamentales en  lógica, es la que se establece entre “validez” o “verdad formal” de un argumento y “verdad material”.  Un razonamiento es formalmente válido cuando la conclusión se deriva o infiere correctamente de las premisas. En este sentido, lo determinante para saber si es “verdadero” o no (desde un punto de vista formal) es la forma o estructura del argumento, no el contenido (esto es: si lo que afirma o niega, se ajusta o no a los hechos).

¿Tenemos aquí un razonamiento formalmente válido o tan sólo es válido en apariencia? De la información contenida en las premisas, ¿se deriva necesariamente la conclusión?

Carlos Floriano sostiene, a modo de conclusión, que “el PP no puede despedir a Jesús Sepúlveda”, partiendo de lo expuesto en las premisas. Pero, por muy “funcionario de esta casa” que sea el “ex” de nuestra ministra de Sanidad (doña Ana Mato), el argumento no deja de ser una verdadera chapuza, dado que la conclusión no se infiere correctamente de las premisas, sino que va más allá (mucho más allá).

Si Carlos Floriano hubiera querido ser fiel a las reglas de la argumentación (en lugar de pretender a toda costa lavar la imagen de su partido), hubiera formulado su argumento de la siguiente manera:

Si el estatuto de los trabajadores ampara los derechos de los trabajadores y Jesús Sepúlveda es un trabajador, entonces a Jesús Sepúlveda le ampara el Estatuto de los Trabajadores.

Pero esto supondría reconocer que el señor Sepúlveda sigue cobrando del PP (a pesar de tener asuntos turbios con la justicia), “porque es del PP”.

Todo esto nos lleva a una segunda consideración: si bien el argumento de Floriano es formalmente falso, parece que no lo es, si nos atenemos a la “verdad material”: es verdad (a juzgar por el empeño que pone el vicesecretario de Organización en defender la situación laboral del ex alcalde de Pozuelo) que el PP no puede (y no quiere) despedir a Jesús Sepúlveda”.

En conclusión: el argumento del señor Floriano no tiene consistencia alguna, formalmente hablando.

PD.: Ni que decir tiene que, al ser informada la dirección de Partido de tal desliz intelectual, rectificó de forma rauda y veloz, poniendo de patitas en la calle al buen trabajador. Una verdadera lástima, teniendo en cuenta que éste ya no podrá trabajar desde su casa elaborando informes para el PP; unos  informes que, por otra parte, nadie en el partido sabe en qué consisten, ni siquiera si alguien se los pide o incluso si realmente existen. Esperemos que, con lo que le quede del paro y con los 500.000 euros que presuntamente ha sacado de la trama Gürtel, le dé para llegar a fin de mes.

Veamos ahora un ejemplo más, en el que verdad formal y verdad material no van de la mano.

El vicepresidente de la patronal CEOE, don Arturo Fernández, tras enterarse por los medios de comunicación de que en sus empresas parte del sueldo de los trabajadores se paga “en negro”, comentó lo siguiente

“No sólo no sé nada, sino que no es una práctica en esta empresa (…). Nunca hemos tenido una denuncia, sino que se han hecho, por supuesto, inspecciones comunes en donde ha habido irregularidades, como en todas las empresas, que se han subsanado. Y punto.”

Analicemos las palabras del “número dos” de la patronal, llevándolas al campo de la argumentación. Quizás no esté en lo cierto, pero me da la impresión de que Arturo Fernández basa su defensa en el supuesto de que “en todas las empresas hay (o se cometen) irregularidades”. “Y punto”.

“Todas las empresas comenten irregularidades. Arturo Fernández tiene empresas. Luego en las empresas de Arturo Fernández hay (o se comenten) irregularidades”.

El argumento, así expuesto, es válido o verdadero desde un punto de vista formal. Pero si del contenido se trata (su aspecto material), no parece que lo sea. Dejar “caer” que todas las empresas cometen irregularidades, para justificar de este modo sus presuntas prácticas ilegales (pagos en negro), no sólo no es cierto (verdad material), sino que además es injusto y peligroso.

No es de extrañar que ciertas voces del mundo empresarial (Confebask) se hayan apresurado a pedir que “dé un paso atrás” ¿Será esto la antesala de su dimisión ? ¿Tan unido está Arturo Fernández al ex presidente de la CEOE, el señor Díaz Ferrán, que quiere emular sus pasos (siempre, presuntamente hablando)?

“Todo es total y absolutamente falso, salvo alguna cosa que se ha publicado” (Rajoy y Merkel)

5 Feb

¿Cómo puede ser TODO “total y absolutamente” FALSO y no serlo alguna de las PARTES de ese TODO?

¿Acaso Rajoy no sabe de la existencia del principio lógico de NO-CONTRADICCIÓN (aquel que dice que “no es posible afirmar y negar algo, al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto, sin entrar en contradicción”)?

¿Es que Rajoy no ha tenido una “infancia como dios manda” (razón por la que se ha perdido las explicaciones de Epi y Blas sobre  el “todo” y la “parte”)?