Tag Archives: pobreza

Pobreza y fracaso escolar.

25 Abr

25/4/2017.

Aunque se trate de artículos de hace unos años, siguen teniendo toda la actualidad. Todos ellos son accesibles a partir del siguiente enlace.

Con o sin trabajo, con o sin privilegios

24 Mar

24/3/2017

Un poco simplista, pero la idea queda bastante clara.

Así es como consiguen los hijos de la élite que los contraten en trabajos de élite

4 Feb

4/2/2017

Lo que ya se sabía (por lo menos, algunos lo sabían), se intuía y olía. Lauren A. Rivera, profesora de management de la Universidad de Kellogg, responde en su libro “Pedigree”, a la pregunta de por qué los hijos de la élite obtienen los mejores trabajos, mientras que los descendientes de las clases bajas y medias tienen que conformarse con empleos peor remunerados y con mucho menos poder (una situación que se reproduce generación tras generación).

Un artículo que desenmascara los mitos, ensoñaciones y relatos neoliberales que alimentan el engranaje económico y sociopolítico en el que nos encontramos (a pesar de que se centra en EEUU, muchas de sus enseñanzas pueden aplicarse a todas las sociedades occidentales).

pedigree

 

 

Más trabajadores pobres / trabajadores más pobres.

26 Ene

26/1/2017

El tener un trabajo hoy por hoy no asegura a nadie librarse de engrosar las filas de un ejército que cada día crece más: el de la pobreza. La publicación de la Encuesta Financiera de las Familias por parte del Banco de España pone de manifiesto cómo la crisis ha supuesto un verdadero varapalo para las rentas más bajas y también para los más jóvenes.

La riqueza neta de las familias –entendida como el valor total de los activos reales y financieros menos el importe de las deudas sin incluir los vehículos– se situó en 119.000 euros en su mediana  y en 245.000 euros si se tiene en cuenta la media en 2014.

Este dato supone un descenso del 37% respecto al 2008 (comienzo de la crisis). En dicho año, los hogares tenían 190.000 euros de riqueza medida con la mediana, mientras que la media de los hogares tenía 305.000 euros (esto se debe al hecho de incluir en la media al 1% más rico, colectivo que acumula el 20% del total de la riqueza).

Pero son los hogares con menos riqueza los que han sufrido más esta pérdida de patrimonio, debiendo en la actualidad más de lo que hay en sus cuentas o de lo que tienen en propiedad (lo que arroja un saldo negativo de  -1.300 euros). Frente a ello, en el 2008, los más pobres habían logrado conservar una riqueza de 14.000 euros. En el caso del segundo escalón, que estaría entre los más pobres y la mitad de la tabla, la caída de la riqueza es del 42%, hasta los 75.900 euros por hogar.

De este modo la brecha existente entre ricos y pobres se acentúa, ya que al final del 2014 los más ricos tenían de media 1,3 millones de euros, una caída del 4% respecto a 2008.

desigualdad riqueza

Por lo que se refiere a las desigualdades generadas en relación a la renta (lo que incluye las rentas del trabajo y también del ahorro, sin contar los impuestos y cotizaciones), las familias con menos recursos perdieron un 43%, mientras que la renta de las mejor situadas descendió tan sólo un 11,6%.

desigualdad riqueza

Junto a esto,  las rentas más altas han visto cómo sus activos financieros aumentaban su valor en más del 20%.

A partir de lo dicho no nos extrañan noticias como la aparecida hoy en CTXT, según la cual  un 11% de las personas acogidas en Barcelona tiene un contrato laboral. En algunos albergues, la cifra se dispara a casi la mitad de sus ocupantes. Son trabajadores pobres o trabajadores sin hogar.

Terminamos esta entrada con la valoración que hace de los datos publicados, el economista Alejandro Inurrieta en infolibre:

“En resumen, la crisis ha logrado lo que se pretendía. Las rentas más altas han visto engordar su patrimonio, gracias a los rendimientos financieros que han sido manipulados e inflados por los bancos centrales a los dos lados del Atlántico. Los hogares más pobres han visto reducir su riqueza, y por ende su capacidad de negociación ante las entidades financieras, pero también su renta, lo que les deja en muchos casos para siempre al borde de la exclusión social. El endeudamiento se ha ensañado sobre todo entre jóvenes y hogares más pobres, lo que les hace ser más vulnerables y dóciles ante este cambio estructural. A cambio de todo esto, las rentas de los jubilados han permitido sostener a los hogares más jóvenes, lo que sin duda ha hundido el número de hogares creado. Esta anomalía explica también el sentido del voto en España. Los más mayores se han asentado en los pesebres de los partidos tradicionales, especialmente en los caladeros del PP, mientras que los colectivos más jóvenes se han lanzado a encumbrar a Podemos, al verse identificados con un mensaje radical sobre la gravedad de la afrenta contra este colectivo. Por fin un estamento como el Banco de España, consagra, con malos datos, que en España la desigualdad ya es crónica y estructural y los jubilados con pensiones medianamente dignas son los garantes de la paz social”.

Libertad para el capital, crisis, desigualdad y pobreza para el resto | ctxt.es

8 Ene

http://ctxt.es/es/20161102/Firmas/9320/Crisis-desigualdad-pobreza-liberalizacion-Torres-Lopez.htm#.WHF-JFwuzrY.twitter

La extrema derecha es hija de la globalización (Alberto Garzón)

26 Dic

26/12/2016 Alberto Garzón en eldiario.es

 

Humanidades obligatorias | Opinión | EL PAÍS

6 Oct

6/10/2016

En su libro Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita las Humanidades, Martha Nussbaum argumenta que las crisis más urgentes son la medioambiental y la educativa. Le preocupa especialmente la segunda (…). Ella señala que la elección a la que nos enfrenta la crisis de las Humanidades es entre una educación para la sociedad o una preparación para la rentabilidad”

Un año de formación humanística debería ser obligatoria para obtener una titulación universitaria (…) En Estados Unidos, por ejemplo, todos los alumnos están obligados a tomar cursos de escritura y lectura crítica, así como de Great Books. También la élite entiende el valor de las humanidades sin necesidad de explicaciones: cuando, recientemente, Marco Rubio, senador del partido republicano estadounidense, afirmó que la sociedad necesitaba más fontaneros y menos filósofos, no se refería con el sintagma “la sociedad” a sus hijos, que leerán a Homero en las mejores universidades del país. Hay aquí, finalmente, una cuestión de clase: en España se ha hecho creer a las clases media y baja que existe una correlación entre el tipo de estudios realizados y la posibilidad de encontrar una ocupación laboral. Sin embargo, en un país donde más de la mitad de los menores de 35 años no encuentra empleo a pesar de sus múltiples titulaciones esta creencia desaparecerá si no lo ha hecho ya. La estadística muestra que tener o no trabajo no es una cuestión primordialmente de tipo de estudios cursado, sino de linaje. Como ha sido siempre.

definir las Humanidades como saberes que también ofrecen trabajo refuerza la visión mercantilista de la universidad para la cual sobran.

Deberían haber defendido las Humanidades desde sus propias tradiciones y términos, mostrando su indispensabilidad para entender a otros desde sus lenguas, culturas y cosmovisiones; para promover la igualdad y la justicia social; para manejar crítica y lógicamente información compleja y contradictoria; para ser capaces de considerar una cuestión desde múltiples perspectivas; para pensar creativamente; para la convivencia democrática; para la comprensión de las fuerzas históricas que construyen la realidad; y para aprender, entender y moverse con soltura en el conjunto de las mejores respuestas que la humanidad ha dado a sus grandes preguntas