Tag Archives: precariado

¿De tal palo, tal astilla? Profesiones que se heredan

11 Sep

11/9/2018

En la España actual existen grandes desigualdades en el acceso al factor más importante para el estatus socioeconómico (clase social y sueldo): el nivel educativo. Son los hijos e hijas de profesionales liberales quienes disfrutan de mayores oportunidades de conseguir un título universitario. También existe un alto grado de herencia de la ocupación entre padres e hijos, y que son las ocupaciones que conllevan la propiedad o gestión de pequeños negocios y grandes empresas, las profesiones liberales con sistemas exigentes de selección (jueces, magistrados, médicos) y las ocupaciones de baja cualificación del sector primario y servicios las que más se transmiten entre generaciones.

Por último, existe también una brecha de clase en la que los hijos de profesionales liberales (abogados, profesores de universidad, economistas) y empresarios son los que obtienen mayores ventajas en el mercado de trabajo en comparación con hijos de la clase obrera (albañiles) con el mismo nivel educativo. Por tanto, parece que, como indicaba Pau-Marí Klose en otro post en este diario, las clases-medias altas en España son capaces de acaparar las oportunidades tanto en el sistema educativo como en el mercado de trabajo, lo que conduce a situaciones indeseables para el bienestar del conjunto de la sociedad.

Anuncios

La generación más formada hoy es la más pobre y mañana será la más enferma | ctxt.es

8 Ago

8/8/2018

“Entre la ensalada de eufemismos, el mercado laboral, autoproclamado “creador de oportunidades”, contrasta con el 28,5% de jóvenes entre 18 y 29 años que en España están en situación de riesgo de pobreza. Los nuevos trabajadores, los más jóvenes, se consolidan como el grupo de edad que registra mayor tasa de pobreza de la población. Un hecho que los sitúa en el centro de una espiral psicofarmacológica creciente, con un incremento también en el consumo de sustancias adictivas”

(…) Como resultado, la conocida como la generación más formada está aquejada de una serie de problemas que responden a una sensación genuina y auténtica de fracaso y frustración del que se sienten personalmente responsables, ante la promesa de un éxito que no se cumple.

Resulta importante resaltar, por último, el trabajo de Francesca Fiori y sus colegas en Italia, donde demostraron que las condiciones de precariedad en la juventud derivan en problemas de salud mental serios en años posteriores. Así, la generación más formada, hoy también es la más pobre, y mañana será la más enferma.

La propuesta de Cs para eliminar la precariedad es un ataque a la clase trabajadora – Público

27 Mar

27/3/2018

 

La máquina de los contratos en España.

20 Mar

20/3/2018

Radiografía de los datos de empleo en 2016. Nuestro país es una máquina de hacer contratos…, pero  “precarios”. Así se entiende que en dicho año el número de contratos ascendió a casi 20 millones (19.978.954). Ello es posible porque el 25,7 % de los contratos fueron por menos de una semana (5.137.841). En 2016 se crearon 512.483 puestos de trabajo asalariado, lo que equivale a 39 contratos firmados por cada puesto de trabajo creado.

Cobrar una mierda, nuevo y peligroso reto viral entre los jóvenes | El Mundo Today

17 Mar

17/3/2018

 

El destino de los sindicatos y de la clase media unidos por la Gran Recesión

11 Abr

Fragmento del libro de Joaquín Estefanía (“Estos años bárbaros”), en el que el autor conecta el deterioro de las clases medias durante la Gran Recesión (la “Gran Estafa”, según algunos), con la progresiva desaparición de la escena político-social de los sindicatos, debido entre otros factores a la campaña de acoso y derribo a la que han sido sometidos por parte de los medios neoliberales.

estos años barbarosEl resultado la progresiva desaparición de las clases medias en favor del “precariado”, con la consiguiente profundización en la escisión social (la alienación social de la que hablaba Marx).

A medida que el porcentaje de trabajadores sindicados (afiliados a un sindicato) disminuye también empeora la suerte de la clase media (…) Cuando los sindicatos son fuertes pueden garantizar que a los trabajadores se les paguen salarios justos, que reciban la formación que necesitan para ascender a las clases medias y para que se les tenga en cuenta en los procesos de decisión de las empresas. Los sindicatos también fomentan la participación política entre todos los ciudadanos y ayudan a los asalariados a conseguir políticas públicas que apoyen a las clases medias como, por ejemplo, la existencia y subida del salario mínimo interprofesional.

¿Cuántas veces se ha escuchado, en ese entorno de miserabilización, que los jóvenes no pueden encontrar trabajo por culpa de los privilegios de los trabajadores fijos o de los sindicatos que sólo se preocupan de los intereses de estos?

(…) Como consecuencia de las características de la Gran Recesión (2008…) ha aparecido entre nosotros un mundo del “no trabajo”. Pertenecen a él los exempleados que perdieron su empleo, los jóvenes que lo buscan por primera vez y no lo encuentran, las mujeres que, aun no siendo tan jóvenes, lo intentan por dificultades familiares… Son personas, en muchos casos desesperadas, que no saben dónde acudir, y por ello, eprecariadon cada vez más ocasiones, no se encuentran ya entre los parados registrados sino en el colectivo de “desanimados”. También forman parte de este mundo del “no trabajo” muchos “casi ocupados”, estadísticamente con empleo pero excluidos psicológicamente por las condiciones mínimas de ese “casi puesto de trabajo”, y los “trabajadores móviles”, que viven en el purgatorio entre un puesto de trabajo perdido y otro que no encontrarán fácilmente, mucho menos si pretenden unas condiciones salariales y contractuales más o menos similares a las que tenían.

En este contexto de precarización permanente y escala social descendente, las centrales sindicales y los trabajadores permanentes que quedan se convierten, a los ojos de los anteriores, en defensores de los derechos adquiridos. De privilegios. En cabezas de turco. ¿Cuántas veces se ha escuchado, en ese entorno de miserabilización, que los jóvenes no pueden encontrar trabajo por culpa de los privilegios de los trabajadores fijos o de los sindicatos que sólo se preocupan de los intereses de estos? Para evitarlo, se demanda el recorte de los derechos de los instalados en una cierta normalidad con el objeto de conseguir unos cuantos puestos de trabajo más”

ESTEFANÍA, J., Estos años bárbaros, Galaxia Gutenberg, S. L., Barcelona 2015, pp. 140-141.