Tag Archives: Sanidad Pública

El Gobierno no garantiza la atención primaria a los inmigrantes un año y medio después de su anuncio

31 Ago

31/8/2016

 

 

Anuncios

Los mayores empresarios españoles de la sanidad privada escondían 113 millones en Suiza

30 Jun

30/6/2016 (eldiario.es)

Los hermanos Jorge y Antonio Gallardo Ballart legalizaron un patrimonio opaco de casi 113 millones de euros en la amnistía fiscal, pagando apenas 2,7 millones: el 2,4% del dinero opaco que escondían en Suiza a través de dos empresas de Panamá.

Los hermanos Gallardo son dos de las mayores fortunas de España. Son los máximos accionistas (66%) de la catalana Almirall, una de las mayores farmacéuticas españolas, con un valor en bolsa cercano a los 2.500 millones de euros y que fabrica, entre otros, el ‘Almax’, popular medicamento contra la acidez de estómago. Pero sus negocios se extienden a muchos otros sectores: inmobiliario, hotelero, de energías renovables y, muy especialmente, sanidad privada. Desde residencias para ancianos, personas con trastornos de conducta y clínicas dentales (a través del fondo G Square Capital, con la marca SAR Quavitae) hasta hospitales privados, con Vithas.

Con 12 hospitales y 13 centros especializados, Vithas es el segundo grupo del sector de la sanidad privada en España por ventas. Su crecimiento exponencial ha sido paralelo a la crisis, por medio de una agresiva política de compras de otras empresas. Es el primero de capital nacional: el líder del sector en España es IDC Quirón (la antigua Capio), controlada por el fondo británico CVC. Los Gallardo controlan el 80% de Vithas. El presidente de la compañía es Jorge Gallardo Piqué, hijo del presidente de Almirall, Jorge Gallardo Ballart.

La creación de la marca Vithas se anunció sólo una semana después de que el 14 de noviembre de 2012, Jorge y Antonio Gallardo Ballart legalizaran un patrimonio de 112.979.114,13 euros que los dos habían mantenido oculto al fisco español. (Sigue leyendo)

Hacienda NO somos TODOS (Oxfam Intermón)

28 May

Campaña de Intermón Oxfam por una reforma fiscal justa y equitativa, algo realmente necesario si tenemos en cuenta que España es el segundo país de la UE con la tasa de pobres más alta y que el 90% de los impuestos recaen sobre las familias. Mientras tanto, las grandes empresas y fortunas tributan tan solo al 3%.

reforma fiscal justa intermon oxfam

La información no es nueva. Sabemos desde hace tiempo que la riqueza en España conlleva el privilegio de no tener que pagar impuestos, aunque lo que está por dilucidar es si “los ricos no pagan impuestos por ser ricos” o si, más bien, “los ricos son ricos, por no pagar impuestos” (ver “Guía de cómo ser rico y no pagar impuestos“)

A fin de cuentas, ¿qué más da? La mayor parte de la gente (iba a cometer el desliz de escribir “ciudadanos”)  “aplaude con las orejas” cuando el gobierno anuncia “vía plasma”, una bajada de  impuestos (directos, claro), aunque de paso se suban (como es pertinente) los impuestos indirectos (el IVA y demás).

¿Quién, en su sano juicio, se entristece por anuncios de este tipo (tradúzcase aquí “sano juicio” por “hacer las cosas como dios manda“)?

Lamentablemente el discurso neoliberal acerca de los impuestos ha calado tan hondo en la ciudadanía que es realmente complicado ver en ellos lo que son: un mecanismo fundamental de cara a la redistribución de las riquezas y el sostenimiento del Estado de bienestar (sanidad, educación, prestaciones por desempleo…).

Personalmente estoy en contra de que se suba los impuestos a los ricos, mientras estos señores cuenten con mecanismos a su alcance para librarse de sus obligaciones fiscales.  Considero que lo realmente necesario es pedir y exigir a los gobiernos que diseñen mecanismos para hacer efectivo algo tan sencillo como que las grandes empresas y fortunas  PAGUEN IMPUESTOS de una “P…” vez.

O ¿es que vamos a privar a esta pobre gente (los “ricos”) de ser y ejercer realmente como ciudadanos? 

Información de la campaña de Oxfam Intermón en el programa “Más vale tarde” de la Sexta.

Si quieres sumarte a la campaña con tu firma, entra en el siguiente enlace.

Hostiguemos a los “sin papeles” hasta acorralarlos.

11 Abr

No bastaba con excluir a los “sin papeles” del acceso a la sanidad, haciendo oídos sordos a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y mirando hacia otro lado ante el rapapolvo dado por el Consejo de Europa al ejecutivo español (el decreto de Ana Mato vulnera las normas europeas asumidas por España hace décadas al ratificar la Carta Social Europea). Es preferible repetir hasta la saciedad la infantil excusa de que  “los inmigrantes colapsan la sanidad pública” o “abarrotan las urgencias“, a pesar de que los datos oficiales desmienten tales afirmaciones (ver “5 mitos sobre sanidad e inmigrantes“)

Concentracion-Madrid-Decreto-Ley-sanitario_EDIIMA20130910_0761_13

No bastaba con impedir la libre circulación de seres humanos (artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos) multiplicando las vallas, poniendo cuchillas y concertinas y “difuminando” los límites de nuestra frontera para llevar a cabo “devoluciones en caliente“. No era suficiente con esto. Era necesario hostigar a los “sin papeles” hasta la extenuación, haciendo su existencia más penosa de lo que es.

En esta línea, publicaba ayer eldiario.es una información contenida en el artículo 24 del anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, conocida por algunos como la “Ley  Mordaza”. A tenor de dicho artículo, el Gobierno prevé obligar a los negocios privados, como locutorios, cibercafés o desguaces, entre otros, a “cumplir las obligaciones de registro documental e información impuestas por la autoridad competente“, lo que significa que los usuarios deberán presentar su documentación como condición para poder acceder a dichos servicios, algo de lo que carecen los “sin papeles”. Además de cibercafés, locutorios o desguaces, entre los negocios y actividades a los que obligará a elaborar un libro de registro se encuentran el hospedaje, el comercio o la reparación de objetos usados, así como la compraventa de joyas y metales (preciosos o no), objetos u obras de arte.

De este modo, los propietarios que no cumplimenten el libro de registro con los datos de identidad de los clientes cometerán una infracción grave, por lo que se arriesgarán a ser multados con entre 1.001  y 60.000 euros.

La justificación dada por Interior se basa en el hecho de que los locutorios se utilizan, en ocasiones, “para cometer ciberdelitos relacionados, por ejemplo, con la pederastia o participar en foros yihadistas“.  No se trata, por tanto, de “interferir en los derechos de los usuarios“, sino de “vigilar y dar cobertura para que no se cometan estos delitos“, expresa una portavoz oficial.

Junto a todo lo anterior, el anteproyecto prevé para los sin papeles que “hacer botellón”, “ofender a España”, participar en un “escrache”, obstaculizar la actuación pública en la ejecución de un desahucio o incurrir en alguna de las demás infracciones calificadas como graves o muy graves en la futura normativa puede suponer la expulsión.

distintivos nazis

Es posible que la cosa no pare aquí. Lo que tengo claro es que el Gobierno no llegará a obligar a los “sin papeles” a llevar un “distintivo” cosido o pegado a su ropa (a modo de estrella, por ejemplo), dado que algún votante del PP podría interpretar este hecho como “una violación de los Derechos Humanos”. Para todo lo demás… “carta blanca”. 

El “fiestón” de la solidaridad (la mayor injusticia).

10 Feb

Toda solidaridad es buena, salvo los impuestos” (Soledad Gallego, El País, 9/2/2014)

Todo tipo de solidaridad es digno de estímulo. Todas sus maneras de manifestarse son alabadas y consideradas legítimas por el Gobierno. Salvo una: los impuestos. Y sin embargo, en las sociedades democráticas desarrolladas se supone que es la política fiscal la que más interviene, la decisiva, a la hora de provocar un trasvase solidario de recursos.

Lo insólito no es que el Gobierno, en mitad de la crisis, hable de modificar tal o cual impuesto, cuya reforma parece técnicamente aconsejable, o que impulse la adaptación de determinados aspectos del IRPF o del impuesto de sociedades. Eso es siempre razonable y, muchas veces, necesario. Lo que es un poco extravagante es dar aliento a la solidaridad entre los ciudadanos, utilizarla como motivo de autoestima y como referente moral de una sociedad que hace frente a una crisis económica formidable, y a continuación difundir el mensaje de que “hay que bajar los impuestos”, así en bloque.

caridad o justiciaPodría pensarse que la presión fiscal española es superior a la media de la zona euro y que es imprescindible corregirlo. Pero no es así. Según Eurostat, la presión fiscal media en nuestros socios fue en 2012 de 46,3 puntos, frente a los 37,1 en España.

¿Cómo se defiende algo así? Pues con convicción, con la formidable convicción de que no hay que dirigirse a los ciudadanos ofreciéndoles evidencias, sino posiciones ideológicas, presentadas como opciones morales. Eso es lo que, según el profesor estadounidense George Lakoff, gran especialista en comunicación política, la derecha sabe hacer maravillosamente, mientras que la izquierda cree que basta con sumar y restar y pedirles a los ciudadanos que voten de acuerdo con sus intereses. Grave equivocación, porque la experiencia muestra que a los seres humanos no les inspira su mero interés, sino que se dejan llevar más frecuentemente por argumentos morales.

Lakoff, entrevistado esta semana por The Guardian, está furioso. Cree que los socialdemócratas (liberales en Estados Unidos) son tan responsables como los conservadores del retroceso del progreso social que experimentamos. Lo son porque han renunciado a argumentar y defender la superioridad de sus valores sociales, como lo público frente a lo privado; una paga justa por el trabajo, frente a los minijobs; o la educación y sanidad, como derechos que financia la comunidad, frente a quienes los encaran como un sector más del mundo de los negocios. Es verdad que nunca dejaron de sostener la inmoralidad del racismo o de la homofobia, pero, incluso, han empezado a flaquear en la defensa de los derechos de los inmigrantes y exiliados, como sucede en Francia con los gitanos o como reflejaron esos terribles autobuses londinenses que circularon por la ciudad exigiendo a los inmigrantes sin documentación: “Go home”, vete a tu casa, lárgate.

“No existe el centro”, fulmina Lakoff. La izquierda cede el espacio en el debate moral, con la impresión equivocada de que así todo se irá acercando a un centro idílico. Pero cuanto más cede, más claramente los conservadores expresan su propia visión de la sociedad.

Un ejemplo clásico de George Lakoff es el análisis de cómo los conservadores han impuesto el concepto de eficiencia como valor absoluto, y su derivada de que no deben existir barreras en la búsqueda del beneficio. Otro es la habilidad con la que lograron dominar el debate sobre los impuestos con una simple expresión: “alivio fiscal”. Si es un alivio, tiene que ser bueno. En esas estamos nosotros también: el famoso alivio fiscal no desaparece de la boca de nuestros gobernantes. Incluso cuando han subido los impuestos, se las han arreglado para alimentar en nuestras cabezas la idea contraria.

Una advertencia última. Según Lakoff, los progresistas se empeñan en seguir atentamente lo que indican los sondeos. “Los conservadores no siguen los sondeos: quieren cambiarlos”. Se gana espacio político no cuando se queda uno en el medio, sino cuando se logra la aceptación de tu propio esquema de valores como si fueran producto del sentido común”

McDonald´s propone jornadas de 74 horas semanales.

13 Ago

Recogido de Público.es (12 de Agosto del 2013)

Los directivos de McDonald’s en EEUU no han tenido ningún reparo en recordar a sus empleados que están condenados a una vida miserable.

Hace unas semanas, McDonald’s, en colaboración con VISA, publicó esta web para ayudar a sus trabajadores en la organización de sus finanzas personales. En la web aparece un “presupuesto personal típico”. Os dejo aquí la versión en castellano que hicieron para los empleados hispanos y luego lo analizaremos cifra por cifra:

1) Los 1.105 dólares corresponden al sueldo mensual neto de un empleado que trabaja 40 horas semanales. (Los cajeros de McDonald’s cobran el salario mínimo de EEUU: 7,35 dólares/hora.)

2) Para ganar los otros 955 dólares indicados como “segundo empleo”, el trabajador debería tener un empleo adicional de 34 horas al salario mínimo.

Por lo visto a McDonald’s le parece razonable que sus empleados trabajen 74 horas semanales.

3) El presupuesto supone 600 dólares mensuales para pagar la hipoteca o el alquiler. Para poner este dato en contexto: el alquiler medio en EEUU cuesta 1.048 dólares. (En Nueva York son 3.000 dólares).

4) Los 20 dólares mensuales asignados al seguro sanitario son sencillamente falsos. El seguro médico “básico” que McDonald’s ofrece a sus empleados cuesta 61 dólares al mes. Este seguro sólo cubre hasta 2.000 dólares anuales en gastos médicos (olvídate de una enfermedad grave) y requiere no tener hijos.

5) El presupuesto supone cero (sí, sí, cero) dólares para la calefacción. Deberían preguntarles a sus empleados de Chicago, donde la temperatura media en enero es de -6 grados centígrados. (Nota: en la versión actual de la web, McDonalds ha cambiado el “0″ por “20″. Las demás cifras son iguales).

6) McDonalds supone que con los 27 dólares diarios restantes sus trabajadores pagan todo lo demás. Por ejemplo, la comida y los gastos de niños (que no se les ocurra ir a la universidad). Eso sí, trabajando 74 horas semanales, seguro que no gastas demasiado en ocio.

Resulta una lástima que McDonald’s no haya publicado el “presupuesto personal” de su director ejecutivo. El año pasado ganó 8,75 millones de dólares. Como recuerda Bloomberg News, eso corresponde a 480 años de trabajo de un empleado de la compañía.

Lovin’ it

Los médicos piden a Rajoy que “deje de recortar”

30 Jul

Mira que el Presidente de la Asociación Médica Colegial se lo acababa de dejar bien claro a Rajoy: “no nos engañemos con las palabras: sabemos lo que es recortar y lo que es reformar“.

De nada ha servido la advertencia, a juzgar por las palabras de don Mariano: los “esfuerzos” y “renuncias parciales” que han ocasionado los “recortes”, han sido para todos, salvo por supuesto para los “pacientes” (o, como le gusta decir al partido del gobierno: para los “usuarios“).

Excelente ejercicio de coherencia el análisis realizado en este punto, muy acorde con ese “renovado horizonte de tranquilidad y desahogo” con el que sueña Rajoy. Un horizonte en el que el “copago farmacéutico” y la “exclusión de los sin papeles de la sanidad” no tienen cabida. O “¿quizás sí? o, posiblemente…, vaya a usted a saber si todo esto es o no es “como dios manda”.