Tag Archives: terrorismo

‘Guantánamo Kid’: la historia Mohammed El-Gorani, encarcelado cuando era un adolescente por EEUU

22 Sep

21/9/2018

Anuncios

Alternativas al fatalismo tras Barcelona | Opinion Home | EL MUNDO

25 Ago

25/8/2017  Pedro Rojo Pérez, Presidente de la Fundación Al Fanar para el Conocimiento Árabe.

“Atendamos a la teoría de la Escalera de la Radicalización de Fathali M. Moghaddam, de la Universidad de Georgetown, e imaginemos esta escalera en perspectiva con una ancha base desde donde empiezan a subir escalones los individuos que se radicalizan, y en lo más alto un estrecho sexto escalón que es el que alcanzarían sólo unos pocos pero letales terroristas. Cuanto menor sea la base de dicha escalera, menos serán los individuos que trepen todos los escalones hasta llegar al radicalismo violento. La mejor forma de reducir dicha base no pasa sólo por dejar de apoyar a regímenes que fomentan el radicalismo violento como Arabia Saudí o a dictadores como el mariscal Sisi en Egipto que frustran las legítimas aspiraciones de pan, libertad y justicia social que pedían los jóvenes árabes en sus revoluciones, sino también por tomar conciencia de que nuestras sociedades son diversas y, como tal, debemos gestionarlas y disfrutarlas“.

Los procesos de radicalización y captación son múltiples y complejos, pero a grandes rasgos orbitan en torno a dos elementos: por una parte, transmitir una sensación de victoria a sus seguidores mediante acciones como los atentados terroristas o la conquista de territorio como hicieron en Siria e Irak. El segundo elemento se basa en el victimismo hacia el islam repitiendo máximas del tipo “el islam está en peligro, estamos siendo atacados”. Aquí es donde parece que los terroristas están teniendo un mayor éxito”

“Según datos de la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia, los incidentes islamófobos han crecido un 1.200% entre 2014 y 2016 (…) En este ámbito, personajes públicos, desde políticos a youtubers, y medios de comunicación tienen un papel fundamental para frenar esta tendencia evitando generalizaciones y discursos estigmatizadores contra el islam basados en la confrontación de un nosotros (blancos, educados y pacíficos) contra ellos (grupo homogéneo, primitivo, radical). Según los datos que en breve hará públicos el Observatorio de la Islamofobia en los Medios, tras analizar cerca de 1.400 artículos de seis periódicos de tirada nacional, cerca del 70% de los publicados durante el primer semestre de 2017 tienen carácter islamófobo, es decir generan fobia contra el islam y los musulmanes. Otro dato estadístico que nos debe hacer reflexionar sobre la información que recibe el ciudadano de a pie de su vecino musulmán es que el 82% de estas 1.400 noticias tratan temas negativos¿Se imaginan la percepción social de una comunidad, empresa, institución, club de fútbol… de la cual se hable mal en el 80% de los casos?”

 

Alberto San Juan: “Un sistema injusto solo puede mantenerse con la ignorancia y el miedo”

30 Jun

30/6/2016

Entrevista a Alberto San Juan en relación a la causa por enaltecimiento del terrorismo contra Raúl García y Alfonso Lázaro (los dos titiriteros de la compañía Títeres desde Abajo), archivada por el Juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno.

  • ¿Cómo valora la reacción del ayuntamiento de Madrid con los titiriteros?

Contribuyó a su criminalización. Esto es un hecho. Debe ser muy duro vivir bajo tal hostilidad mediática desde que ganaron las elecciones, pero no se puede dudar con los principios. La obra de Raúl y Alfonso no es deleznable, todo lo contrario es muy oportuna. Y la prueba es que les pasó lo que denunciaban en su espectáculo: hay policías, jueces, políticos y periodistas que utilizan la tragedia del terrorismo para criminalizar la protesta social. Y, en definitiva, todo era un ataque contra este ayuntamiento, que, en conjunto, está haciendo una labor magnífica: ha reducido la deuda a la vez que ha aumentado el gasto social. Esto es incontestable.

  • ¿Siente que en España se está viviendo una involución cultural con respecto a la libertad de expresión?

Hay una regresión en todos los ámbitos de la sociedad. Y la libertad de expresión y de información no es compatible con eso. Un sistema de poder injusto sólo puede mantenerse por dos vías: la persuasión y la represión. Es decir, la ignorancia y el miedo. Por eso es fundamental no callar.

El 87% de los atentados yihadistas han sido en países de mayoría musulmana

24 Mar

22/3/2016

El 87% de los atentados perpetrados por organizaciones terroristas islamistas entre 2000 y 2014 se produjeron en países donde la mayoría de la población es musulmana (…) En total, más de 72.000 personas murieron a causa de estos actos terroristas en ese periodo. La mayoría, en países donde el Islam es la religión mayoritaria. La mitad de los ataques de organizaciones islamistas se llevaron a cabo en países que han sufrido graves conflictos bélicos como Irak (27%), Afganistán (15%) y Pakistán (9%). En estos tres países la religión musulmana representa a más de un 96% de la población, según datos del Pew Research Center.

El 0,1% de los atentados, en Europa Occidental

Solo se cometieron 22 atentados en los países de Europa Occidental entre 2000 y 2014. Representan un 0,1% de los 15.818 actos terroristas cometidos por grupos yihadistas en todo el mundo. Unos datos a los que se unirían los nuevos ataques este martes en Bruselas, donde han fallecido 30 personas, y en noviembre de 2015 en París, donde murieron 137 personas.

Entre 2000 y 2014, 248 personas murieron en ataques cometidos por organizaciones terroristas en los países de Europa Occidental. La mayoría en las explosiones del Metro de Londres en julio de 2005, con 56 fallecidos, y el 11M en Madrid. Los ataques de Atocha, llevados a cabo por una célula terrorista yihadista, acabaron con la vida de 192 personas.

Juan Carlos Monedero: “Torquemada y los malditos titiriteros”

8 Feb

‘La Razón’ y Antena 3 señalan a un periodista como uno de los terroristas de París

17 Nov

Origen: ‘La Razón’ y Antena 3 señalan a un periodista como uno de los terroristas de París : (elplural.com). 15/11/2015

La sin razón

El diario La Razón y la web de Antena 3 Noticias se hicieron eco de un burdo montaje fotográficoen el que se señalaba al periodista canadiense Veerender Jubbal como uno de los terroristas de París.

En la foto original aparecía él frente a un espejo con su tablet, que fue sustituida por un ejemplar del Corán. En el montaje, se le añadió, además un chaleco antibalas.

El propio Veerender lo denunciaba a través de su cuenta de Twitter donde aclaraba que la imagen se correspondía con un selfie que se hizo y que jamás había estado en París. El periodista pedía ayuda para viralizar lo ocurrido y que todo el mundo se enterara de que era un montaje de Photoshop.

Espectacular lo del amigo Marhuenda y Antena 3.

Ver la noticia en eldiario.es.

Siete preguntas incómodas sobre ISIS y las guerras contra el terrorismo.

16 Nov

Recogido de eldiario.es (Íñigo Sáenz de Ugarte 15/11/2015)

¿Es el terrorismo yihadista el más peligroso?

Sí, para los musulmanes. Hace unos días, ISIS asesinó a 37 civiles en Beirut en una zona habitada en su mayoría por chiíes. En nuestros países, nadie puso en circulación hashtagso campañas de homenaje. Incluso muchos medios titularon que el atentado se había producido en una “zona controlada por Hizbolá”. No se hacen hashtags por Hizbolá.

En las guerras de Irak y Siria decenas o centenares de miles de musulmanes han muerto en esas guerras civiles cuyo punto de arranque fue la invasión norteamericana de Irak. No lo olvidemos. El derrocamiento de Sadam Hussein tenía como objetivo no ya acabar con una dictadura, sino rediseñar las fronteras políticas de Oriente Medio e iniciar una nueva era. “Seremos recibidos como libertadores”, dijo Cheney en marzo de 2003.

Fue uno de los grandes errores históricos de siempre, a la altura de la invasión soviética de Afganistán o la decisión de Hitler de lanzarse sobre la URSS. Reforzó a Irán al llevar a sus aliados al poder en Bagdad y alentó una paranoia creciente en los regímenes suníes sobre el creciente poder de los chiíes. La campaña de bombardeos saudíes en Yemen debe mucho, casi todo, a esa confrontación que se repite con distintas formas en varios puntos de Oriente Medio y ha creado suficientes monstruos como para que nos atormenten durante años. Siempre estamos a tiempo de crear más.

¿Es ISIS, como antes Al Qaeda, un amenaza real e inminente para los habitantes de Europa y EEUU?

La horrible carnicería de París nos lleva a pensar que el terror tiene en este planeta la forma de un joven musulmán fanático que hará lo que sea para matar a un europeo o norteamericano. La realidad indica que eso no es cierto. En EEUU, es más fácil acabar tiroteado por un compatriota.

Pero hay muertes que no exigen lanzar una guerra universal.

Evidentemente, si el que comete una matanza es un ultra cristiano, no hay que profundizar demasiado. Es sólo un loco. Su odio no representa a nadie y aquí no hay nada más que ver.

¿Nos enfrentamos a una guerra que hay que afrontar como tal y sin contemplaciones?

Ese es el punto de vista de los halcones y de los que piensan que no hay problema estratégico que no se pueda solucionar matando gente. Son los que creen que cada año nos enfrentamos al dilema de Neville Chamberlain y que ignoramos que siempre hay que luchar contra el mal absoluto con las armas en la mano.

Desde 2001, los países occidentales han invadido Afganistán e Irak. Han lanzando sus drones sobre Pakistán, Yemen y Somalia en una campaña permanente que nunca tendrá fin. Han impuesto en Libia una zona de exclusión aérea que propició el derrocamiento de Gadafi. Han tolerado la invasión saudí de Yemen. Han reconstruido ejércitos como el iraquí que se han revelado como una banda mediocre y corrompida. Han anunciado que el régimen sirio debía desaparecer, ayudado a algunos grupos insurgentes y tolerado que saudíes y turcos armen a los más peligrosos de los enemigos de Asad. Han lanzado una campaña de bombardeos contra ISIS que lleva ya 8.125 ataques aéreos hasta el 12 de noviembre (con un coste de 5.000 millones de dólares, una media de 11 millones diarios), a la que ahora se ha sumado Rusia.

No parece que en catorce años la ideología oficial de Occidente haya sido el pacifismo. Sarkozy ha dicho que “nada puede ser como antes, debe ser una guerra total”. Entonces, ¿cómo definiría lo que ya ha ocurrido desde 2001?

¿Es una guerra contra el Islam en la que todos los musulmanes son sospechosos?

Nada gustaría más a los yihadistas que se extendiera esa idea en Europa. No hay que negar que muchos europeos piensan así, de lo contrario Marine Le Pen no insistiría tanto en ello. Para ISIS, sí es una guerra de civilizaciones frente al Occidente de los “cruzados” en la que pretenden reclutar a los musulmanes para convencerles de que la “yihad” que les exige su religión no consiste en esforzarse en vivir bajo sus preceptos, sino embarcarse en una guerra permanente contra los infieles.

Precisamente, eso es lo que sostenía una y otra vez Al Qaeda. Pensemos en todos los artículos tras el 11S que nos alertaban de que la organización de Bin Laden pretendía llevar el Islam al corazón de Europa, recuperar “Al Andalus” y sus glorias del pasado. Era la guerra definitiva en la que la típica pusilanimidad europea hacía prever un futuro oscuro.

Nada de eso ocurrió. No hubo ningún Al Andalus yihadista. Los musulmanes de Francia, Reino Unido y España no se rebelaron contra sus amos paganos. Bin Laden acabó escondido en un chalé viendo cintas de vídeo, fue eliminado a sangre fría y su cuerpo, tirado al mar. Su organización en Irak fue aniquilada (aunque resucitaría con otro nombre, el de ISIS, gracias a ese Estado fallido que es Irak y a la guerra siria).

Hay otra forma de ver lo que Bin Laden consiguió por si nos da alguna pista sobre lo que pasará con ISIS. En una época en la que a los líderes europeos les cuesta dejar su huella, podríamos preguntar si no es cierto que Bin Laden tendría razones, si siguiera vivo, para presumir de sus logros.

En cierto modo, esa guerra permanente ha tenido en Occidente un precio terribleen términos políticos, económicos y morales. Nuestros inmaculados valores se defendieron en la prisión de Abú Ghraib desnudando a los presos y colocándoles una correa en el cuello; en Haditha, Irak, asesinando a sangre fría a hombres, mujeres y niños; y en las prisiones ocultas de la CIA aplicando el ‘waterboarding’ a los sospechosos de terrorismo.

Me pregunto de dónde sacarán algunos que la prosperidad de Occidente nos ha vuelto blandos.

¿Cómo se alimenta la base ideológica del yihadismo?

La superioridad racista y xenófoba que sienten los yihadistas tiene uno de sus principales orígenes contemporáneos en el wahabismo saudí. A partir de aquí, no es necesario escribir más. En estos momentos tan dolorosos sería de mal gusto destacar que los valores republicanos franceses tienen un precio, eso sí, muy alto. Francia venderá a Riad todas las armas que necesite, por ejemplo para sostener futuras guerras como la actual de Yemen. Quizá esas armas vuelvan para despertarnos de nuestros sueños dentro de unos años, aunque habrá quien diga que somos inocentes. Lo nuestro sólo eran negocios.

¿Existe una amenaza interior en Occidente, una quinta columna yihadista?

Si fuera así, hace tiempo que atentados como los de Madrid, Londres y París se habrían repetido con una frecuencia insoportable. Pero es cierto que Francia tiene un grave problema. Cualquiera que conozca Londres y París conoce las diferencias entre ambas ciudades, sabe que en la capital francesa una generación de jóvenes, hijos y nietos de inmigrantes, ha crecido en su rechazo al Estado y el odio al único organismo público con el que tienen relación, la Policía. No conocen nada de laégalité y fraternité que aparecen en las grandes declaraciones de los políticos.

Los poderes públicos sí hacen promesas, muchas, sobre la necesidad de que el Estado no abandone a las banlieues. Diez años después de los disturbios de 2005,“nada ha cambiado”.

Muchos de esos jóvenes se conforman con una cierta violencia de baja intensidad con la que responder a las injusticias, sean reales o exageradas. Algunos pueden ir más lejos y el Estado empieza a temer que sean demasiados como para controlarlos.

¿Significan los atentados de París que ISIS está más fuerte que nunca?

En los últimos días, los yihadistas han sufrido claras derrotas en la guerra siria. Una, ante los kurdos de las milicias del YPG, con el apoyo norteamericano, en la localidad de Sinjar, y la segunda en la provincia de Alepo, donde el Ejército ha levantado el sitio de la base de Kuweiris.

No está más fuerte que hace seis meses. No tiene ninguna posibilidad de avanzar hacia Damasco, mucho menos con el apoyo aéreo ruso a Asad. EEUU está aumentando sus suministros a los kurdos, su única manera de debilitar a ISIS sin fortalecer al mismo tiempo a Al Qaeda o Asad.

Pero hay que aceptar que mientras haya una guerra en Siria y el Estado iraquí sea incapaz de controlar su territorio, ISIS seguirá existiendo.

Cabe una posibilidad muy preocupante, que los yihadistas decidan que su “califato” no verá aumentar el territorio que controlan en Siria, y que su próximo campo de batalla está en Europa. Que quieran emular a la Al Qaeda de Bin Laden y su proyecto de atacar al “enemigo lejano”. Causarán mucho dolor, pero correrán el mismo destino.