Tag Archives: yihadismo

El PP catalán aprovecha los atentados para agitar la islamofobia

29 Ago

29/8/2017

“No hay islamofobia, lo que hay es que son unos señores que han venido a aprovecharse de nuestro sistema”. Esta es una de las polémicas declaraciones que ha lanzado Xavier García Albiol, presidente del PP en Catalunya, este martes en una entrevista en TV3.

Para el líder de los populares en Catalunya hay personas que “se estaban muriendo de hambre, los estaban tratando como perros, los estaban matando a palos y ahora quieren que nuestra sociedad se adapte a sus costumbres”. Con tono enfadado, el presidente del PP catalán ha advertido que “cuando hablo se me entiende bastante” y ha señalado a una parte de comunidad islámica como una amenaza terrorista.

Según Albiol, “ la inmensa mayoría del colectivo musulmán no practica el terrorismo” a lo que ha añadido que “hay una parte minoritaria que hace una aplicación violenta del islam”. Una religión, el islam, que para Albiol es la única en el mundo cuyos practicantes matan en nombre de un dios. Según Albiol, ” la inmensa mayoría del colectivo musulmán no practica el terrorismo” a lo que ha añadido que “hay una parte minoritaria que hace una aplicación violenta del islam”. Una religión, el islam, que para Albiol es la única en el mundo cuyos practicantes matan en nombre de un dios.

//widget.smartycenter.com/webservice/embed/9359/2363632/630/355/0/0/1

Anuncios

Alternativas al fatalismo tras Barcelona | Opinion Home | EL MUNDO

25 Ago

25/8/2017  Pedro Rojo Pérez, Presidente de la Fundación Al Fanar para el Conocimiento Árabe.

“Atendamos a la teoría de la Escalera de la Radicalización de Fathali M. Moghaddam, de la Universidad de Georgetown, e imaginemos esta escalera en perspectiva con una ancha base desde donde empiezan a subir escalones los individuos que se radicalizan, y en lo más alto un estrecho sexto escalón que es el que alcanzarían sólo unos pocos pero letales terroristas. Cuanto menor sea la base de dicha escalera, menos serán los individuos que trepen todos los escalones hasta llegar al radicalismo violento. La mejor forma de reducir dicha base no pasa sólo por dejar de apoyar a regímenes que fomentan el radicalismo violento como Arabia Saudí o a dictadores como el mariscal Sisi en Egipto que frustran las legítimas aspiraciones de pan, libertad y justicia social que pedían los jóvenes árabes en sus revoluciones, sino también por tomar conciencia de que nuestras sociedades son diversas y, como tal, debemos gestionarlas y disfrutarlas“.

Los procesos de radicalización y captación son múltiples y complejos, pero a grandes rasgos orbitan en torno a dos elementos: por una parte, transmitir una sensación de victoria a sus seguidores mediante acciones como los atentados terroristas o la conquista de territorio como hicieron en Siria e Irak. El segundo elemento se basa en el victimismo hacia el islam repitiendo máximas del tipo “el islam está en peligro, estamos siendo atacados”. Aquí es donde parece que los terroristas están teniendo un mayor éxito”

“Según datos de la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia, los incidentes islamófobos han crecido un 1.200% entre 2014 y 2016 (…) En este ámbito, personajes públicos, desde políticos a youtubers, y medios de comunicación tienen un papel fundamental para frenar esta tendencia evitando generalizaciones y discursos estigmatizadores contra el islam basados en la confrontación de un nosotros (blancos, educados y pacíficos) contra ellos (grupo homogéneo, primitivo, radical). Según los datos que en breve hará públicos el Observatorio de la Islamofobia en los Medios, tras analizar cerca de 1.400 artículos de seis periódicos de tirada nacional, cerca del 70% de los publicados durante el primer semestre de 2017 tienen carácter islamófobo, es decir generan fobia contra el islam y los musulmanes. Otro dato estadístico que nos debe hacer reflexionar sobre la información que recibe el ciudadano de a pie de su vecino musulmán es que el 82% de estas 1.400 noticias tratan temas negativos¿Se imaginan la percepción social de una comunidad, empresa, institución, club de fútbol… de la cual se hable mal en el 80% de los casos?”

 

Refugiados, inseguridad, magia | ctxt.es

18 Ago

18/8/2017 Ctxt (Zygmunt Bauman, 30 de diciembre del 2015)

“La Securitización Social”

Los reflejos condicionados pueden prescindir de argumentaciones largas y de persuasiones laboriosas: la autoridad del “das Man” de Heidegger y del “l’on” de Sartre (“así es como se hacen las cosas, ¿no?”) los hace tan obvios y evidentes como prácticamente imperceptibles y difícilmente cuestionables. El reflejo condicionado sigue siendo el mismo, segura y cómodamente irreflexivo –siempre a la distancia de seguridad adecuada respecto de los focos de la lógica. Por eso los políticos recurren, con mucho gusto, a la ambigüedad del vocablo: al facilitarles la tarea y asegurarles a priori la aprobación popular, incluso aunque no produzca los efectos prometidos, ayuda a los políticos a convencer a los electores de que se toman sus reclamaciones en serio y de que actúan con presteza para cumplir el supuesto mandato que esas quejas exigen”

Los gobiernos no están interesados en aliviar la ansiedad de los ciudadanos. Están interesados, al revés, en reforzar la ansiedad que producen la incertidumbre por el futuro y el constante y ubicuo sentimiento de inseguridad“.

La securitización es un truco de magia, calculado para lograr justamente ese efecto: consiste en trasladar la ansiedad causada por los problemas que los gobiernos no son capaces de manejar (o que no están dispuestos a intentar manejar) hacia aquellos problemas que permiten a los gobiernos ser vistos, cada día y en millones de pantallas, abordándolos vorazmente y (a veces) con éxito

“La “securitización”, además de ser desalmada, insufrible, socialmente ciega, así como carente de fundamento e intencionalmente engañosa, puede ser un arma para los reclutadores de terroristas “genuinos” (tan distintos de los falsamente acusados)”

Un estudio reciente del Pew Research Center afirma que ‘los millennials europeos han sufrido desproporcionadamente los recientes problemas económicos en sus países […] Frente a este reto, los jóvenes europeos normalmente se consideran víctimas de su destino’. Este desempoderamiento generalizado de la sociedad explica de alguna manera la atracción por el sentimiento de importancia y control que Daesh instila en sus acólitos”. “Más que ceder a lo reaccionario, la retórica desinformada y populista de las organizaciones de extrema derecha afirma que todos los inmigrantes son terroristas”, advierte Baussand, “pero nuestros líderes tienen que (…) rechazar las posturas del ‘nosotros contra ellos’ y la explosión de islamofobia. Esto solo ayuda al Daesh, que usa este tipo de narrativas como arma de reclutamiento.”

“Recordándonos que “la exclusión social es el mayor puntal de la radicalización de jóvenes musulmanes en la Unión Europea”, y repitiendo, como Jean-Claude Juncker, que “los que organizan estos ataques y los que los perpetran son exactamente aquellos de los que los refugiados escapan y no al contrario”, Baussand concluye: “Mientras que no hay dudas sobre el papel que la comunidad musulmana debe jugar para erradicar la radicalización, solo el conjunto de la sociedad puede abordar esta amenaza común para todos (…) Más que librar una guerra contra el Daesh en Siria y en Irak, las mayores armas que Occidente puede blandir contra el terrorismo deben ser el gasto social, la inclusión social, y la integración en nuestro territorio”.

Isis contra el Choque de civilizaciones

11 Jul

11/7/2016

 

¿Soy capaz de matar?

29 Mar

28/3/2016

Interesante reflexión de una protagonista de la guerra en Siria acerca del hecho de dar muerte a otro ser humano. Recogido del huffingtonpost.

“Puede que mis preguntas y mi incertidumbre no te interesen. Puede que confíes plenamente en ti, como yo hacía antes, que estés seguro de que eres incapaz (o capaz) de cometer asesinato. Pero mi pregunta sigue ahí: ¿acaso todas las vidas son sagradas? ¿Incluso la vida de un militante de ISIS que tortura hasta la muerte? ¿La rendición pasiva hacia tu asesino es otra forma de matar? ¿De matarte a ti mismo? ¿Acabar con tu vida o la vida de aquellos a quienes debías proteger? ¿Convivir con la muerte hasta el punto de que llega a ser familiar, y con toda la ansiedad e incertidumbre que ello conlleva, ha provocado que la respuesta a mi pregunta inicial sea un: “No lo sé”

 

Acuerdo entre la UE y Turquía para la expulsión de los refugiados

24 Mar

18/3/2016

Los refugiados sirios huyen de lo que ha pasado en Bruselas (Juan Soto Ivars)

24 Mar

22/3/2016

Los refugiados aplastados en las fronteras de Europa huyen de lo mismo que ha pasado en Bruselas. Si no los acogemos, si no aprovechamos esta oportunidad para enseñarles que nosotros estamos hechos de otra pasta, demostramos que el dolor no nos hace más sabios, sino más estúpidos.

El terrorismo de Daesh es global: las bombas en Siria e Irak están compuestas por el mismo odio que ha detonado este martes en el aeropuerto y el metro de Bruselas. En Siria, además, los pobres habitantes que desean vivir en paz no tienen un gobierno que les proteja. La crueldad los empuja a recorrer kilómetros, a jugarse la vida sólo para llamar a nuestra puerta.

Mis padres viven en Bruselas. Estas bombas me ponen el corazón en un puño, alimentan mi instinto de tribu, mis impulsos más conservadores. Ha querido la fatalidad que hoy mueran otros padres, no los míos. Mis padres pasaron el sábado por ese aeropuerto que hoy se tiñe de carbonilla y crespones y velas, llegaron sanos y salvos a Murcia a pasar las vacaciones, se han salvado por tres días. Lucía, la mejor amiga de mi mujer, viajaba esta mañana en un avión que ha dado la vuelta minutos antes de aterrizar en Bruselas.

Yo lucho contra mi instinto tribal. Si el terrorismo es una guerra globalizada, entonces cada país seguro debe ser un refugio contra sus consecuencias y cada persona sensata un antídoto contra el fundamentalismo que lo provoca. Daesh quiere destruir nuestra libertad occidental. Hace falta ser muy ciego para no darse cuenta de que la extrema derecha europea persigue exactamente mismo fin que el Daesh.

La solución no pasa por cerrar las puertas a las víctimas que huyen de nuestros verdugos. La prueba es que Bélgica estaba en alerta antiterrorista número 3, el grado máximo sin llegar a interrumpir los transportes. ¿De qué ha servido? Cualquiera puede meter una bomba en el metro de una ciudad vigilante y asustada. Lo comprobamos un atentado tras otro. Sospecho que lo vamos a comprobar muchas veces más.

Aunque Hollande no miente cuando dice que estamos en guerra, olvida que esta guerra la perdemos, por ejemplo, cuando la UE llega a un acuerdo inmoral con Turquía. Ojalá ganar fuera tan sencillo como matar soldados enemigos, pero una cabeza cortada se multiplica como si lucháramos contra la hidra. Si la semana pasada celebrábamos la captura del culpable de los atentados de París, este martes sufríamos su malévola multiplicación.

Del mismo modo, mientras tenemos la vista puesta en Bélgica, mi amigo Alberto Sicilia informa desde Idomeni de que un refugiado se ha quemado a lo bonzo víctima de la más desgarradora desesperación. ¿Estamos con las víctimas o contra ellas?

No se puede combatir una guerra ideológica sin demostrar dónde queda la civilización. Debemos separarnos de la barbarie. Debemos ayudar a esas víctimas de Siria que somos nosotros mismos al otro lado de un espejo de alambre. Habrá que combatir también de puertas para adentro, en los ghettos de Europa, en los barrios marginales donde la juventud musulmana, nacida aquí y sin esperanzas, se deja crecer la barba en las mezquitas wahabistas instaladas por Arabia Saudí.

El #JeSuisBruxelles y el #JeSuisCharlie no tienen sentido sin un honesto #JeSuisRéfugié. El español Miguel de Unamuno dio en el paraninfo de la Universidad de Salamanca la única hoja de ruta posible en esta guerra contra el fanatismo. Convencer será la única forma de vencer.