Tag Archives: igualdad de género

La televisión pública italiana debate si las mujeres del Este son una amenaza “robamaridos” | Blog Mujeres | EL PAÍS

21 Mar

21/3/2017 (elpaís)

La presentadora, Paola Perego, invitó al plató de La vita in diretta a siete personas (tres hombres italianos y cuatro mujeres, italianas y extranjeras) para comentar un decálogo de seis puntos que detalla “el encanto de las mujeres del Este”. Los motivos de este encanto, que la cadena RAI 1 mostró con una infografía, son que “son todas madres pero, después de haber dado a luz, recuperan un físico de mármol; son siempre sexis. Nunca van en chandal ni en pijamas feos; perdonan las infidelidades; están dispuestas a dejar mandar a su hombre; son perfectas amas de casa y desde pequeñas aprenden las tareas del hogar; y no lloriquean, no son empalagosas y no ponen malas caras”.

Los hombres italianos participantes en el debate se reían y bromeaban continuamente y realizaron todo tipo de comentarios insultantes. Uno de ellos respondió que la presencia de las mujeres del Este “no es una amenaza sino un regalo” —solamente por su belleza— y añadió que “un italiano, cuando ve a una mujer rubia, con ojos azules y buen físico, lógicamente se gira y la mira”.

Además de el debate en el plató, el programa de la RAI preparó varios reportajes. En uno de ellos pedían opiniones a mujeres italianas sobre lo que continuamente denominaban “una amenaza” y se preguntaban si es posible que nazca el amor en estos casos (…) “El problema es la mentalidad de estas mujeres del Este”, dijo una mujer italiana. “Capturan a nuestros hombres”, afirmó otra señora, a la que siguió el gesto de una tercera mujer que apuntó que el único motivo está en el interés por el dinero de los italianos

Las perlas del juez que comparó la ley contra la violencia machista con Guantánamo 

29 Oct

29/10/2016. Diario Público.

Francisco Serrano es un juez polémico, azote de las políticas de igualdad emprendidas en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero y que llegó a comparar la situación de los hombres maltratados con Guantánamo.

En su visión, dicha norma fue redactada “contra el hombre” (…). Serrano incluso comparó la situación de los hombres acusados de violencia machista con la cárcel de Guantánamo: “Cuando a un hombre se le denuncia, a la cárcel; y la llave, tirada, aseguró durante una entrevista concedida a Efe en febrero de 2009.

También denunció que las desigualdades y situaciones injustas “llevan a más violencia donde antes no la había e incluso a hombres que se suicidan“. “Esos datos no aparecen en la foto oficial”, añadió.

En su opinión, de los casos denunciados en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, sólo el 14% responde a violencia habitual y el 86% restante “son situaciones de ruptura de pareja en las que se dicen de todo menos guapo”. Esa “foto oficial” la realiza el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial. Y Serrano se convirtió en el azote de esta estadística de malos tratos, al cuestionar que las 700.000 agresiones al año sean todas reales.

“Dictadura” del “feminismo radical”

Aquel año, Serrano declaró que la ley integral estaba “inspirada” en la “dictadura” del “feminismo radical” y encierra “efectos perversos” como las denuncias falsas. “No se puede castigar al hombre por el hecho de ser hombre”, zanjó. La entonces presidenta del Observatorio, Inmaculada Montalbán, dijo que sus afirmaciones carecían de rigor y que parecía imputar “ligereza o arbitrariedad a los jueces” que acordaban las medidas cautelares de protección de las víctimas. Las denuncias falsas por maltrato eran excepcionales. Serrano se querelló contra ella por amenazas e injurias, que no prosperó (…)

“Muy triste” que muera el padre tras matar a la madre

Es muy triste que un niño se tenga que ver sin padre y sin madre porque el hombre mate a la madre y también se tenga que matar el padre después porque se suicide. Hay que evitar esas situaciones, pero sin medicina quirúrgica, porque si tengo un padrastro y me corto el brazo, no tengo padrastro pero tengo un brazo amputado“, dijo entonces (…)

El hembrismo en boga

Autor de libros como Un divorcio sin traumas —donde aboga por la mediación—, Serrano cree que en paralelo al machismo ha surgido un “hembrismo” que considera a la mujer un ser inferior necesitado de protección especial. Ideología que homologa a la de la Sección Femenina de la Falange que también practicaba una discriminación positiva desde un “machismo casposo y cavernícola”.

Este juez impulsó una plataforma para crear un rearme ideológico conservador frente a la “ideología de género”que se extendía entre los poderes públicos, incluido entre los partidos conservadores. La Plataforma Ciudadana por la Igualdad que preside considera que la ideología de género no soluciona las situaciones de abuso, y se han creado otros problemas que retroalimentan “el conflicto”.

El rearme del hombre

Ese pie en pared que impulsa Serrano es seguida por movimientos postmachistas que buscan el rearme del hombre y se alimentan de think tanks como Men’s Rights Activism (Activismo por los Derechos de los Hombres).

El movimiento postmachista es capaz de convertir en mayoritaria el 0,0009% de denuncias falsas que tiene registrada la Fiscalía (datos de la Memoria 2016 de la Fiscalía General del Estado). Esta cifra supone que sólo 1 de cada 5.567 denuncias son falsas en España. La Fiscalía especializada registra como denuncia falsa los casos en los que solicita que se deduzca testimonio. Esto es, las denuncias que pide que sean investigadas por su presunta falsedad.

“El único género que me interesa es el género humano”. Esta frase es reiterada por Serrano, porque considera que las normas para luchar contra la violencia machista son contrarias al principio constitucional de igualdad.

Brecha salarial entre hombres y mujeres y nivel educativo

30 Jun

30/6/2016

En 2014, el sueldo bruto medio anual fue de 22.858 euros. Sin embargo, esa cifra oscila hacia arriba o hacia abajo en función del sexo: el salario medio de los hombres fue de 25.727 euros anuales frente a los 19.744 euros de las mujeres. La última Encuesta de Estructura Nacional  que ha publicado el INE cifra la brecha salarial en el 13,3%, aunque lo hace teniendo en cuenta la ganancia corriente por hora y no contabiliza otros pluses y remuneraciones extra que aumentan la desigualdad. Otros estudios, como el de la OIT, la eleva hasta el 17%, o hasta el 24% en el caso de un informe de UGT con datos del INE.

1. Formación. Los datos del INE muestran que los sueldos de los trabajadores cualificados son, en general, superiores a lo de los no cualificados. Sin embargo, incluso entre las personas con más formación la brecha salarial se mantiene e, incluso, se ensancha. Entre los trabajadores con educación primaria, el sueldo medio de las mujeres es 6.500 euros más bajo que el de los hombres. Si hablamos de personas con licenciaturas y doctorados, esa diferencia se amplía a los 9.500 euros.

brecha salarial nivel educativo

2. Por sectores. La brecha existe en los tres grandes sectores de actividad: industria, construcción y servicios. Sin embargo, es en construcción, donde hay menos presencia femenina, donde es más estrecha. Contrariamente, servicios, un sector muy feminizado, registra una diferencia ostensible entre los salarios de hombres y mujeres: ellos cobran de media 25.198 euros al año mientras que ellas perciben 19.477 euros. En este sector trabajan, por ejemplo, las camareras de hotel, cuya precariedad laboral han denunciado colectivos de trabajadoras y sindicatos. La brecha en la industria es similar a la de la construcción.

3. Edad. Es entre las personas más jóvenes donde las diferencias salariales se estrechan. Sin embargo, a partir de los 35 años, cuando la presencia de hijos y de otras cargas familiares es más frecuente, las diferencias comienzan a aumentar. Las trabajadoras de entre 35 y 44 años cobran cerca de mil euros menos que los trabajadores de esa edad. La brecha pasa a ser de 4.000 euros en la franja e edad que va entre los 45 y los 54 años y se mantiene parecida por encima de esa edad.

brecha salarial edad

4. Más presencia en los salarios bajos. El INE señala que casi el 13% de los trabajadores tienen ganancias bajas. De ellos, el 64% son mujeres. Hay más mujeres que hombre entre los trabajadores que cobran el salario mínimo interprofesional (655 euros al mes) y también son más las que lo superan pero siguen sin llegar al salario más frecuente (16.500 euros anuales). La situación se invierte entre los salarios altos, que cobran más hombres que mujeres.

5. Antigüedad. El tiempo en el puesto de trabajo tampoco evita la brecha salarial. Independientemente de si la antigüedad es de un año o de veinte, la diferencia entre los sueldos medios de hombres y mujeres ronda los 5.000 euros.

¿Para qué el feminismo cuando ya tenemos el liberalismo?

24 May

24/5/2016

Decía hace unos días en Twitter una colaboradora de OK Diario lo siguiente:

“No he visto nada más absurdo y discriminatorio que las listas “cremallera”. Las mujeres como cuota. Las mujeres como reclamo”.

“Sólo hay una fórmula capaz de lograr la igualdad real profesional (y salarial): capacidad (talento) + dedicación (trabajo). Ni más ni menos”.

No es nada nuevo, por otra parte, leer perlas parecidas provenientes de los autoproclamados “liberales en lo económico”. La incapacidad que tienen para analizar la realidad de la mayoría social es apabullante. Incapacidad de analizarla o interés en invisibilizarla, según si hablamos de personas como esta mujer o si el discurso viene directamente de Albert Rivera. Su visión del mundo se reduce a su propia experiencia, sin tener en cuenta las desigualdades reinantes, ignorando desde la de género hasta la de clase . Sólo se preocupan, como buenos individualistas, de que a ellos así les va bien. No piensan (o no quieren dejar ver) que su “éxito” viene más determinado por cuestiones como su género, su clase, su color de piel o su país de procedencia (quizá por eso duele más cuando el discurso viene de una mujer o de alguien de la clase obrera). Pero por más que repitan hasta la saciedad que la fórmula del éxito es la de “esfuerzo + talento” no va a ser más cierta. 

Decir que quienes ascienden o consiguen triunfar en España (o en el mundo) lo hacen por meritocracia, es decir que si las mujeres no ascienden o tienen desigualdad salarial, es porque ni tienen talento ni se esfuerzan los suficiente. Esta fórmula del éxito de los neoliberales para acabar con la desigualdad de género es una trampa que ya usó el capitalismo para acabar con la lucha de clases, y que ahora sale para acallar el auge del feminismo.

Barbujaputa_1Los neoliberales, que son muy de ponerte siempre de ejemplo a Amancio Ortega cuando de desigualdad social se habla, no hacen ninguna lectura más allá del resultado: Amancio Ortega era pobre y ahora está en la lista Forbes, ergo el capitalismo funciona, y esfuerzo y talento es lo único que necesitas. Ni por casualidad se plantean que para que haya un Amancio Ortega es necesario un sistema (el capitalista y liberal, precisamente) que permita que un solo señor del primer mundo pueda explotar a miles de bangladesíes en  sweatshops, y hacerse de oro mientras les paga al mes (si sobreviven) lo que él gana con la venta de una sola camiseta. Para el neoliberal, el fin justifica los medios, claro, pero sólo porque ellos son el fin, y los medios, las tres cuartas partes del planeta. 

Lo mismo pasa cuando extrapolan su mensaje al feminismo. Nada de cuotas, nada de listas cremalleras, nada de diferente trato para sectores desiguales, porque eso es injusto para los ya privilegiados. ¿Y dónde quedarían sus privilegios si desaparecen las desigualdades? El problema realmente es que ese mensaje que beneficia sólo a unos pocos cale tanto entre los sectores desfavorecidos. Ciudadanos, por ejemplo, como buen partido liberal, tiene bastante presente que tratar de igual de forma a dos sectores desiguales es en sí discriminatorio, y eso dejará los privilegios donde están y para los que están, por eso tiene la misma opinión con respecto a las cuotas o a las listas cremalleras que la arriba citada.

Hacer creer que con las listas cremalleras se discrimina al hombre y se acaba con la meritocracia es lo mismo que decir que las mujeres no reúnen los suficientes méritos para ocupar cargos o que no se esfuerzan lo suficiente. Es curioso, porque el liberalismo nunca niegan que exista desigualdad pero, a la vez que te la reconocen, defienden que para deshacerse de ella sólo es necesario talento y esfuerzo, es decir, están pidiendo a las personas que no están en igualdad de condiciones que ellos (ya sea porque son de procedencia pobre, porque tengan diversidad funcional, por ser mujer y sufrir brecha salarial, etc) que multipliquen sus esfuerzos y talentos (?) para saltar todos sus obstáculos y así llegar al mismo sitio donde ellos cayeron -la inmensa mayoría- por casualidad.

La intencionalidad de este discurso en partidos como Ciudadanos o Partido Popular, nunca ha sido otra que la de crear la percepción entre las personas desfavorecidas de que la culpa de su situación es sólo suya por no esforzarse o no tener talento o aptitudes para vivir mejor de lo que lo hacen. Nada les viene mejor a lo privilegiados que el hecho de que el oprimido piense que su situación es exclusivamente culpa suya, así no se rebelará contra ellos y el sistema que los tiene arriba, y por tanto, todo seguirá igual. También con el discurso anti-paridad y las vueltas a la palabra “meritocracia” lo que pretenden -y consiguen- es que muchas mujeres vean ahora injusto y/o vergonzante que haya sitios donde es obligada la presencia de mujeres. Sienten que se les está regalando algo por el simple hecho de ser mujer, sin pensar que es justo al revés, que esa meritocracia de la que habla el liberalismo rara vez ha existido; y para comprobarlo sólo hay que echar un vistazo a los gobiernos y empresas de todo el mundo y ver cómo siempre han estado dirigidos por hombres por el simple hecho de serlo

La “regla de la inversión”: igualdad de género.

9 Abr

9/4/2016

  • ¿Quieres que te explique un sistema para saber cuándo una situación es discriminatoria para la mujer?
  • ¡Sí!
  • Tienes que aplicar la regla de la inversión. 
  • ¿La qué?
  • La regla de la inversión, es decir, darle la vuelta a la frase o a la situación. Allí donde está el hombre, poner a la mujer, y al revés (…) De esta forma se puede saber cuándo una determinada situación es machista o discriminatoria para la mujer.

GEMMA, L., El diario violeta de Carlota

Carta a Cristina Pedroche (Barbijaputa)

5 Abr

5/4/2016

Las mujeres ocupan uno de cada cuatro puestos directivos en España

7 Mar