Archivo | Medios de comunicación RSS feed for this section

Homofobia en las aulas 2013 (Informe de COGAM)

11 Mar

COGAM ha publicado recientemente el resultado de su estudio acerca de la homofobia en las aulas. Se trata de la investigación más amplia y completa hasta la fecha sobre homofobia y bifobia escolar y ha sido realizada por voluntarios y voluntarias del Grupo de Educación de COGAM durante el curso escolar 2012/2013 en 37 centros educativos de la Comunidad de Madrid.

homofobia en las aulas 2013Según los datos que aparecen en el informe, el 90% de los alumnos de institutos públicos de la Comunidad de Madrid (nueve de cada diez)  sienten que hay rechazo hacia lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB) en las aulas de Secundaria. Entre el alumnado que se define como no heterosexual, con edades comprendidas entre los 12 y 17 años, el 80% oculta su orientación sexual en clase por miedo al rechazo. “Salir del armario” incrementa el nivel de exposición al acoso escolar homofóbico: uno de cada diez estudiantes que han revelado su orientación sexual, sufre agresiones físicas homofóbicas en su centro educativo -tres veces más que entre quienes deciden mantenerla oculta -.

Del total de 5.272 alumnas y alumnos encuestados, sólo un 24% cree que lo contaría en su clase si fuera lesbiana, gay o bisexual, mientras un 32% no lo haría y un 44% no lo sabe. Y es que casi 1 de cada 4 (el 21,5%) cree que sufriría rechazo si saliera del armario y sólo el 15,5% considera que recibiría el apoyo del resto de la clase; el 63% no sabe qué esperar.

El alumnado de origen extranjero tiene mayores expectativas de rechazo y mayores prejuicios. Sin embargo, no tienen un comportamiento más homófobo que el de sus compañeros con padres españoles, aunque su nivel de victimización sí que es mayor, al unirse factores como la xenofobia y el racismo.

En cuanto a la actitud del profesorado, el 42% del alumnado encuestado opina que el profesorado muestra una “preocupante pasividad” ante comportamientos homófobos en el aula, percepción que llega a un abultado 53% entre el alumnado LGB.

Se han analizado de forma combinada hasta siete dimensiones o variables de la homofobia: prejuicios, comportamiento homófobo, rechazo familiar, discriminación en el IES, rechazo por los compañeros, falta de intervención del profesorado y agresiones físicasUn 90,27% del alumnado LGB y del que prefiere no revelar su orientación sexual percibe rechazo hacia la homosexualidad o bisexualidad en, al menos, una de estas siete dimensiones, y el 42% en al menos tres; y la percepción por parte del alumnado heterosexual es casi idéntica.

Estos son algunos de los datos presentes en el estudio Homofobia en las aulas: ¿Educamos en la diversidad?, presentado en la sede de COGAM el 5 de marzo en un encuentro moderado por el periodista Fernando Olmeda.

El coordinador de la investigación, Ekaitz López Amurrio, afirma que “no podemos abandonar a los menores LGB a su suerte, pues la homofobia que perciben como modelo en su hogar convierte en víctimas a los alumnos LGB (o a los que lo parecen). Es necesario contrarrestar esa influencia responsabilizando a toda la comunidad educativa sobre la necesidad de incorporar la educación en la diversidad sexual y de género a través de programas y unidades específicas complementados con acciones transversales, como el uso de un lenguaje inclusivo o el recurso a referentes LGTB en el aula”.

En este sentido, la presidenta de COGAM,  Esperanza Montero, ha indicado que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, debe afrontar el problema mediante protocolos específicos y la formación suficiente al profesorado”.

Documentos: dossier informativo / Informe completo

Anuncios

La “sin razón” de la Razón.

6 Mar

Ahí va una portada del periódico “La Razón”, del miércoles 5 de marzo, en relación a la llegada de inmigrantes a Ceuta y Melilla.

inmigrantes ceutaSi tan solo hace unas semanas se nos hablaba de la existencia de 40.000 inmigrantes listos para “invadir España“, ahora el ministro de interior corrige sus previsiones (al alza) y pasa a hablar nada más y nada menos que de 80.000.

A ello obedece la portada de La Razón, periódico que haciéndose eco las declaraciones, procede a hacer un reparto entre inmigrantes y guardias civiles. Al parecer, a cada guardia civil “le toca” un total de 64 inmigrantes (un número algo superior a la ratio de alumnos por aula que establece la LOMCE : de 35 a 45 en bachillerato). 

Lo que la portada de La Razón no dice (o se le escapa) es que el dato de los 80.000 inmigrantes se refiere al número total de subsaharianos que residen en estos momentos en Marruecos y Mauritania. Según ACNUR, existen 30.000 inmigrantes irregulares en todo Marruecos, personas que viven e intentan trabajar allí, pero que no necesariamente intentarán venir a España.

Como señala Juan Luis Sánchez en eldiario.es convertir en enemigos a toda una serie de personas que viven a más de 2.000 km de distancia, “es como si en Francia las portadas hablaran de 250.000 subsaharianos (que son los que viven en nuestro país) que intentan entrar por los Pirineos“.

Puestos a sumar, bien podría valer el siguiente recuento (del todo “inverosímil” -de momento-) a cargo de nuestro ministro de interior (tal y como aparece en la siguiente imagen de Manel Fontdevilla).

Guindos-valla_EDICRT20140305_0002_3

Trabajamos con imágenes.

  • ¿Qué papel juegan en una democracia los medios de comunicación? ¿Cuál es el que deberían jugar?
  • ¿Es posible la libertad de expresión (sobre la base de la diversidad de ideas, opiniones y criterios), sin unos medios de comunicación independientes, plurales, serios y rigurosos?
  • ¿Qué responsabilidad tienen dichos medios de cara a la ciudadanía (se entiende que en una sociedad democrática)?
  • Elabora un decálogo que recoja pautas concretas a seguir por los que desempeñan la tarea de informar a la opinión pública.

La voz de la Razón (Un mundo feliz)

Los 40 grandes éxitos del Gobierno.

14 Ene

Frente al listado elaborado por el Gobierno del PP sobre los 40 grandes éxitos de su gestión, ahí van otros 40 (estos últimos, sobre sus grandes intervenciones mediáticas).

top40

Recogido de “archipielagomachango.com“.

Los médicos piden a Rajoy que “deje de recortar”

30 Jul

Mira que el Presidente de la Asociación Médica Colegial se lo acababa de dejar bien claro a Rajoy: “no nos engañemos con las palabras: sabemos lo que es recortar y lo que es reformar“.

De nada ha servido la advertencia, a juzgar por las palabras de don Mariano: los “esfuerzos” y “renuncias parciales” que han ocasionado los “recortes”, han sido para todos, salvo por supuesto para los “pacientes” (o, como le gusta decir al partido del gobierno: para los “usuarios“).

Excelente ejercicio de coherencia el análisis realizado en este punto, muy acorde con ese “renovado horizonte de tranquilidad y desahogo” con el que sueña Rajoy. Un horizonte en el que el “copago farmacéutico” y la “exclusión de los sin papeles de la sanidad” no tienen cabida. O “¿quizás sí? o, posiblemente…, vaya a usted a saber si todo esto es o no es “como dios manda”.

Manual para evitar dar explicaciones sobre la corrupción

13 Jul

Recogido del blog “sinsentidocomun“, de “eldiario.es”.

  • El Partido Popular está agotando las formas de no dar explicaciones sobre los distintos casos de corrupción que le asolan, creemos que necesitan ayuda.
  • Sinsentido Comun “Excusas Lab Fest” (Un festival de verano que hacemos para escaquearnos de cosas) presente algunas ideas.

Reconozcamoslo: partimos de un listón muy alto. Salir a dar explicaciones embutido en una pantalla de plasma es una genialidad dificilmente superable y que nos lo pone muy difícil a la hora de plantear innovaciones a la hora de escaquearse ante graves casos de corrupción. Sin embargo, tras una intensa sesión de trabajo en el Excusas Lab Fest hemos sacado algunas ideas posibles para que el gobierno siga batiendo marcas en el arte de marer la pérdiz mientras aquí fuera, por decirlo suavemente, vamos muriendo.

Proponemos distintos paquetes según la urgencia, nivel de imputación o fecha y lugar de vacaciones del interpelado:

Nociones Básicas: Ninguno de los métodos anteriormente utilizados deberá ignorarse. No por manidos dejan de ser eficaces.  Se pueden poner encima de la mesa y apostar por ellos gracias a su probada e irritante capacidad para la urticacia social. El y tú más el viejo quiebro de la responsabilidad institucional (ojo, para nada incompatible con el primero y hará de paso las delicias de la oposición)

Nociones Básicas Premium: Denunciar a Anonymous ha sido un golpe de efecto que, la verdad, no esperabamos, y que merece todo el aplauso.

A evitar: Hacer campañas defendiendo el honor en redes sociales. Suelen terminar en mofa y son poco productivas. Los hashtags los  carga el diablo, ya lo sabemos.

DECÁLOGO DE BUENAS PRÁCTICAS PROPUESTO POR EL EXCUSAS LAB FEST

  1. El silencio es su mejor arma. Si no puede contenerse y estar callado, puede graznar, maullar, píar y hasta poner querellas, pero, ante la duda, y si es preguntado, haga como Gonzalez Pons: eche los brazos al cielo, de tres vueltas y manifieste posesión infernal.
  2. La tradicional “ bomba de humo Ninja“, especial para ruedas de prensa, comparecencias públicas y saraos. Aquí un simpático ejemplo.
  3. Amenaza terrorista: Está un poco vista pero puede funcionar. Requiere el uso de fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, pero ¿acaso no están ahí para servirte? La alternativa es la Llamada por Falso Aviso de Bomba. Inolvidable.
  4. Abducción alienigena: A partir del sexto mes de no dar explicaciones empieza a ser recomendable lanzar este tipo de órdagos.
  5. Golpe de Estado: Socorrido, pero costoso y a la gente no suele gustarle por lo de los Derechos Humanos. Ojito con eso.
  6. Silbido y Tarareo: Al rato es molesto y probablemente la gente se vaya marchando. Un ejemplo del presidente del gobierno exponiendo su plan económico.
  7. Dimisiones falsas: Se dice que alguien va a dimitir. Pongamos Ana Mato (un poner) y luego no hace falta que dimita. Si los periodistas preguntan siempre puede decir que es otra persona que se le parece. O su doble malvado. Tampoco preguntan tanto así que tirando.
  8. Viva dentro de una tele… No. Este ya lo ha hecho. Vale. Viva dentro de una tele que está dentro de una tele. Rollo trompe l’oeil muy currado. Se puede conseguir y dará para ensayos de ciencia ficción.
  9. Méese encima en una rueda de prensa: OJO, muy importante no mear a otras personas. No es lo mismo finjir senilidad que representar gráficamente el “Nos estan meando y dicen que llueve”. Otra opción es fingir un orgasmo repentino. A Rafa Nadal le funcionó.
  10. Compre a los ciudadanos: Es caro, pero puede resultar. A partir de un determinado nivel de corrupción se puede hablar incluso de reparto de beneficios. Hablamos eso si de negocios muy millonarios. Tipo “El Ladrillo” (para más información ver los años noventa y/o estafa inmobilaria).

DISCLAIMER

Este post es falso, no creemos que el gobierno necesite ayuda para no dar explicaciones, de momento se le da bastante bien porque han decidido que la democracia es un monologo y el ejercicio de la misma el único delito sobre el que merece la pena hablar o legislar. Así, quienes revindican sus viviendas, su salud o su educación son delincuentes y quienes roban sin dar explicaciones, son demócratas.

Cospedal niega (a su manera) las acusaciones de Bárcenas

11 Jul

Las mentiras no se documentan“, dice Cospedal. Ahí queda otra gran frase para los anales de la historia ¡Qué pena que la realidad sea tan tozuda que se encargue de desmentir una y otra vez el contenido de las comparecencias de los populares! Tanta “belleza argumental” no debería ser castigada tan cruelmente por los hechos.

 

Juan Rosell: “Hay que acabar con esa batalla entre lo público y lo privado”

28 May

Con estas palabras el presidente de la CEOE se despachaba a gusto con la sanidad y la educación (“públicas“, lógicamente), en el II Foro de Economía de El Mundo de Castilla y León celebrado hoy en Valladolid.

“Hay que evaluar los resultados de las grandes inversiones realizadas por la administración pública en sanidad y educación” (nos decía), no sólo porque “se ha gastado por encima de nuestras posibilidades“, sino porque dichas inversiones “no han dado resultados objetivos“. Como ejemplo de mala gestión sanitaria no se le ha ocurrido otra cosa que señalar el alto coste que supone la atención de “pacientes crónicos” (prueba clara e inequívoca de que la sanidad pública es ineficaz, cara e insostenible).

En relación a la educación, más de lo mismo: “habría que plantearse si  con esa ingente cantidad de dinero que dedicamos, estamos sacando resultados“.

Ante este panorama la solución pasaría, según el presidente, por una “industrialización de la sanidad y de la educación”, en una clara apuesta por la rentabilidad de las mismas y, ya de paso, “acabar con esa batalla entre lo público y lo privado.

Siendo de “letras” como soy, no puedo menos de sorprenderme ante manifestaciones de este tipo (algo de lo que, de paso, me alegro). Me sorprende la frescura con la que se mercantilizan derechos básicos. Me sobrecoge el desparpajo con el que se destierra del debate sobre la sanidad, todo aquello que tenga que ver con la “salud”, creando en su lugar un marco ilusorio y artificial, desde el que las únicas cuestiones relevantes y lícitas son aquellas que versan sobre la rentabilidad, el beneficio económico o los famosos “resultados”

¿A alguien se le escapa que los pacientes crónicos no son rentables? A las empresas dedicadas al negocio de la salud está claro que no; de  otro modo no se entendería la práctica de derivar sistemáticamente a los pacientes graves y/o crónicos a la sanidad pública ¿Será entonces que los ciudadanos aspiramos a convertirnos en “pacientes crónicos”? Si así fuera, sería lícito plantearse (como en su día hizo la viceconsejera de Asistencia Sanitaria madrileña, Patricia Flores) “si tiene sentido que un enfermo crónico viva gratis del sistema” Entonces, ¿qué hacemos con los enfermos no-rentables? (esta pregunta va dirigida al Señor Gallardón).

¿Desde cuándo la educación y la salud deben ser accesibles a los ciudadanos en función del resultado? ¿Qué “resultados” deben ser considerados realmente como tales y cómo  han de ser “evaluados” (qué criterios han de tenerse en cuenta)? ¿Desde cuándo la sanidad es un negocio (lo siento: esta pregunta es muy fácil de responder) y por qué ha de serlo?

Dejemos tanta pregunta a un lado y vayamos a las soluciones. El presidente de la CEOE lo tiene claro: hay que “industrializar la sanidad y la educación y acabar con la batalla entre lo público y lo privado“. Personalmente, creo que el sentido de estas afirmaciones queda mucho más claro si invertimos el orden de las mismas, con lo que la cosa quedaría más o menos así: hay que “acabar con la batalla entre lo público y lo privado, industrializando la sanidad y la educación“.

Para que no haya “conflicto” alguno entre lo público y lo privado, para que los servicios públicos no compitan deslealmente con la gran empresa, eliminemos toda asimetría existente actualmente entre ambos. Hagamos de los servicios públicos “empresas” eficientes, solventes y rentables. Para ello, dejemos la salud y la igualdad de oportunidades (educación) en manos de ávidos emprendedores, comprometidos en la obtención de “resultados”. Convirtamos lo que es de todos en empresas (privadas). Que sean éstas las que decidan qué criterios deben regular el acceso de los ciudadanos (clientes) a los derechos básicos, así como la amplitud de los mismos. Desterremos, de paso, el término “público” y busquemos fórmulas  innovadoras para superar la dualidad. No hablemos de “privatización”, sino de “titularidad”, “gestión”, “co-gestión”, “indi-gestión”, “externalización”…, dejando bien claro que buscamos el ahorro, la eficiencia, la calidad de los servicios, la excelencia…

Junto a esta noticia, la Cadena Ser nos adelantaba hoy un proyecto del Ministerio de Fomento por valor de 3.000 millones, de cara a nacionalizar las autopistas ruinosas de nuestro país. Grandes empresas que, incapaces de encontrar rentabilidad, eficiencia y “resultados” en su gestión, se ponen bajo el amparo de lo público, con el fin de ser rescatadas por el Estado.

No sé si es también a esto a lo que se refiere el señor Rosell, cuando propugna con vehemencia “acabar con la dualidad público-privado“. Es posible que la superación de la asimetría pase (una vez más) por privatizar los beneficios y hacer públicas las pérdidas.

Para unos, una de tantas contradicciones y cuentos neoliberales. Para otros, un ejercicio de imaginación y creatividad empresarial (y de responsabilidad política).