Tag Archives: Isis

Refugiados, inseguridad, magia | ctxt.es

18 Ago

http://ctxt.es/es/20151230/Firmas/3543/seguridad-refugiados-Europa-Hollande-Orban-Bauman.htm

La culpa de todo la tiene el islam

13 Dic

13/12/2016

Artículo de José Luis Serrano en “pikaramagazine“.

El Islam fue el culpable del genocidio indígena en América, de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, del holocausto nazi, del esclavismo en África, de la muerte de Manolete” 

Isis contra el Choque de civilizaciones

11 Jul

11/7/2016

 

¿Soy capaz de matar?

29 Mar

28/3/2016

Interesante reflexión de una protagonista de la guerra en Siria acerca del hecho de dar muerte a otro ser humano. Recogido del huffingtonpost.

“Puede que mis preguntas y mi incertidumbre no te interesen. Puede que confíes plenamente en ti, como yo hacía antes, que estés seguro de que eres incapaz (o capaz) de cometer asesinato. Pero mi pregunta sigue ahí: ¿acaso todas las vidas son sagradas? ¿Incluso la vida de un militante de ISIS que tortura hasta la muerte? ¿La rendición pasiva hacia tu asesino es otra forma de matar? ¿De matarte a ti mismo? ¿Acabar con tu vida o la vida de aquellos a quienes debías proteger? ¿Convivir con la muerte hasta el punto de que llega a ser familiar, y con toda la ansiedad e incertidumbre que ello conlleva, ha provocado que la respuesta a mi pregunta inicial sea un: “No lo sé”

 

Acuerdo entre la UE y Turquía para la expulsión de los refugiados

24 Mar

18/3/2016

Qué dicen los filósofos sobre la política europea hacia los refugiados

24 Mar

19/3/2016

Los refugiados sirios huyen de lo que ha pasado en Bruselas (Juan Soto Ivars)

24 Mar

22/3/2016

Los refugiados aplastados en las fronteras de Europa huyen de lo mismo que ha pasado en Bruselas. Si no los acogemos, si no aprovechamos esta oportunidad para enseñarles que nosotros estamos hechos de otra pasta, demostramos que el dolor no nos hace más sabios, sino más estúpidos.

El terrorismo de Daesh es global: las bombas en Siria e Irak están compuestas por el mismo odio que ha detonado este martes en el aeropuerto y el metro de Bruselas. En Siria, además, los pobres habitantes que desean vivir en paz no tienen un gobierno que les proteja. La crueldad los empuja a recorrer kilómetros, a jugarse la vida sólo para llamar a nuestra puerta.

Mis padres viven en Bruselas. Estas bombas me ponen el corazón en un puño, alimentan mi instinto de tribu, mis impulsos más conservadores. Ha querido la fatalidad que hoy mueran otros padres, no los míos. Mis padres pasaron el sábado por ese aeropuerto que hoy se tiñe de carbonilla y crespones y velas, llegaron sanos y salvos a Murcia a pasar las vacaciones, se han salvado por tres días. Lucía, la mejor amiga de mi mujer, viajaba esta mañana en un avión que ha dado la vuelta minutos antes de aterrizar en Bruselas.

Yo lucho contra mi instinto tribal. Si el terrorismo es una guerra globalizada, entonces cada país seguro debe ser un refugio contra sus consecuencias y cada persona sensata un antídoto contra el fundamentalismo que lo provoca. Daesh quiere destruir nuestra libertad occidental. Hace falta ser muy ciego para no darse cuenta de que la extrema derecha europea persigue exactamente mismo fin que el Daesh.

La solución no pasa por cerrar las puertas a las víctimas que huyen de nuestros verdugos. La prueba es que Bélgica estaba en alerta antiterrorista número 3, el grado máximo sin llegar a interrumpir los transportes. ¿De qué ha servido? Cualquiera puede meter una bomba en el metro de una ciudad vigilante y asustada. Lo comprobamos un atentado tras otro. Sospecho que lo vamos a comprobar muchas veces más.

Aunque Hollande no miente cuando dice que estamos en guerra, olvida que esta guerra la perdemos, por ejemplo, cuando la UE llega a un acuerdo inmoral con Turquía. Ojalá ganar fuera tan sencillo como matar soldados enemigos, pero una cabeza cortada se multiplica como si lucháramos contra la hidra. Si la semana pasada celebrábamos la captura del culpable de los atentados de París, este martes sufríamos su malévola multiplicación.

Del mismo modo, mientras tenemos la vista puesta en Bélgica, mi amigo Alberto Sicilia informa desde Idomeni de que un refugiado se ha quemado a lo bonzo víctima de la más desgarradora desesperación. ¿Estamos con las víctimas o contra ellas?

No se puede combatir una guerra ideológica sin demostrar dónde queda la civilización. Debemos separarnos de la barbarie. Debemos ayudar a esas víctimas de Siria que somos nosotros mismos al otro lado de un espejo de alambre. Habrá que combatir también de puertas para adentro, en los ghettos de Europa, en los barrios marginales donde la juventud musulmana, nacida aquí y sin esperanzas, se deja crecer la barba en las mezquitas wahabistas instaladas por Arabia Saudí.

El #JeSuisBruxelles y el #JeSuisCharlie no tienen sentido sin un honesto #JeSuisRéfugié. El español Miguel de Unamuno dio en el paraninfo de la Universidad de Salamanca la única hoja de ruta posible en esta guerra contra el fanatismo. Convencer será la única forma de vencer.